Presentación #17 - Etiqueta en lata

Zipper, con un aspecto cuanto menos mejorable, si bien sea seguramente la mejor hazy que haya probado. Al lado, Bellini Vice, atractiva y rica.

Con la expansión de las latas craft, nos llega un nuevo tipo de acabado para las latas. Si la industria nos tenía acostumbrados a latas con un acabado homogéneo, con una impresión en el propio metal unas veces más acertada que en otras, el mundo de la craft beer y su inagotable sed de nuevas referencias diarias nos ha traído un nuevo elemento que persigue, obviamente, abaratar costes.

Un elemento, la etiqueta, que en algunos casos se encuentra muy bien integrado en el envase, jugando con el color de la lata para crear una imagen uniforme. La mayoría de las veces, se trata de plásticos adheridos al envase, que crean una ficción muy aceptable de que nada ha cambiado -seguro que muchos consumidores no se habrán dado ni cuenta-.

Pero luego están aquellas integraciones más precarias, en su mayoría representadas por latas con etiquetas como las que podríamos encontrar pegadas a una botella según el estándar de presentación, y que dan un acabado con distintos grados de amateurismo -o de cutrez desmedida- en función de cada caso. Una bendición para los coleccionistas de etiquetas; un atentado contra la dignidad cervecera.

Créanme, a día de hoy todo queda registrado y se puede tirar de hemeroteca incluso de para cosas menos extendidas: la civilización del futuro tendrá una mirada cruel sobre esta ocurrencia, ensañándose con sus responsables. Sólo se me ocurre una circunstancia atenuante, y es la dificultad de encontrar latas en ciertos mercados -como el nuestro-, y más para pedidos pequeños. Quizás, por ahora, se pueda incluso exonerar a alguno.


Salut i birra!


A fin de entender la motivación detrás de esta serie de posts, se recomienda leer la Introducción.

Comentarios

  1. Pues cuando me encontre mi primera lata con etiqueta, precisamente la Zipper, me lleno de alegria como coleccionista de latas que soy y me hizo soñar con un mundo ideal en que todas las latas viniesen asi, la verdad es que no me resulto cutre en absoluto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo digo en el texto, "una bendición para los coleccionistas de etiquetas; un atentado contra la dignidad cervecera" :-). Salud José Antonio.

      Eliminar
  2. Menos mal que el contenido es bueno hasta hacernos llorar de felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre, pero en los casos expuestos arriba sí :-)

      Eliminar
  3. ...y lo contentos que están los etiqueteros con este sistema en vez de usar decapadores, secadores de pelo, microondas, agua hirviendo,...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí sí, el otro día sin querer me salía una sin tan siquiera tirar de ella

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mash

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad