Premios Birraire 2012... Las Cervezas (de fuera)

Sigamos con los Premios Birraire 2012. Después de ver el lunes pasado los Productores y Sitios ganadores de estos prestigiosos laureles, hoy procedemos a examinar mis mejores birras de 2012 (excluyendo, como ya sabéis, aquellas que aún volviéndome loco ya he probado en años anteriores).

Las categorías premiadas este año desaparecen. El motivo no es otro que la imposibilidad de fijar unas categorías concretas que me satisfagan. El año pasado, descartando la rigidez de los estilos, hice una muy desafortunada clasificación por colores (!!). En ese momento, después de un mal inicio de año, probablemente a las tantas de la madrugada después de darle millones de vueltas al tema, me pareció la mejor de las soluciones. La vergüenza aún pesa sobre mí.

Ante esto, decidí ya a mediados de este año que lo mejor sería, sencillamente, destacar aquellas cervezas que más me habían entusiasmado durante 2012, independientemente de su procedencia o estilo (o color, sí; o color). Eso sí, habrá premios nacionales e internacionales, análogamente a los Productores y Sitios; y por motivos de espacio, vamos a partir el post de mejores cervezas en dos; empezando por las de fuera.

Viendo la lista, podría haber puesto algunas cervezas con nombres más espectaculares que las que aparecen entre las galardonadas, pero estaría faltando al criterio de que se trata de mis gustos, y además éstos se ven determinados también por las circunstancias de cada momento. Ante la dificultad de escoger entre tanta joya, he decidido diferenciar entre las cervezas de barril y las de botella. Y como no podía escoger 10 en cada categoría (me salían mínimo 11), han acabado siendo 17 de unas y 17 de otras, más una mención especial al final. Cualquier excusa es buena para alargar un post, ¿no creéis?

Total, que con las 35 de hoy y las 15 nacionales de la semana que viene, tendré las 50 principales; y sonará mejor que los 40. En fin... vamos allá.

(Esto será como un diario de mis mejores días del año...)


Las 17 de barril:
  • Rogue Oregasmic Chatoe Ale: la primera mejor birra del año cayó durante el segundo día del Barcelona Beer Festival. Una Pale Ale deliciosa, que siempre recordaré por el curioso toque de curry que mi paladar registró.
  • Marble Barley Wine: el barril del principio de la barra en el BBF. Hubo diversidad de opiniones, algunas de las cuales comentaba este viernes pasado. Pero a mí, esta lupulada Barley Wine, me dejó harto contento. Y encima propició que conociera a Álvaro Petrolero.
  • Meantime Yakima Red: con cinco lúpulos distintos, la cerveza de sesión perfecta para los amantes del lúpulo floral. Tomada durante el tercer día de BBF, totalmente a contrapié; no me esperaba nada así. Tuve que recomendarla a todo el mundo.
  • Struise Witte: de barril, es la cerveza de trigo perfecta. Suave, elegante, sabrosa. Se bebe sola. Tuve que moderar mi sed de birra en aquella gloriosa escapada al Drunk Monk.
  • De Molen Vuur & Vlam: probada también el día de mayores placeres cerveceros del año, la V&V es genial en botella (la que más habré repetido este año, quizás), pero esa pinta tomada en el Drunk me hizo calificarla como mi IPA favorita. Ahora está en seria disputa con algunas Kernel.
  • Nogne Kollaborator: día fructífero, el de la previa del Birrasana. Tercera birra, tercer premio. Esta Doppelbock noruega, tostadita y con deliciosos toques de frutos secos y fruta secada. Una genialidad.
  • De Molen Larie & Apekool: y la cuarta de cuatro tomada en el Drunk Monk, también, durante el previo al Birrasana 2012. Probablemente el mejor petróleo del año, con notas de ciruelas asadas y puntos de whisky, flores y un fondo ahumado. Para disfrutar muy lentamente y quedarte mudo.
  • Hobson's Mild: primera birra degustada en el Swansea Bay Beer Festival, y para mi gusto la mejor del festival. Debo mucho al voluntario que me sugerió empezar con esta deliciosa Mild, que tiene todo lo que se puede esperar de una buena birra británica.
  • Timothy Taylor Landlord: la Bitter que todos querríamos tener cerca, reformulada para los nuevos tiempos, desafiando el clasicismo de muchas cervezas británicas. Elogios ha recibido miles, no por casualidad. Y sí, la tomé en un fantástico festival CAMRA.
  • Dieu du Ciel Corné du Diable: aunque con buenas adversarias, ésta fue la cerveza que más me entusiasmo en mi viaje veraniego por tierras canadienses. Una APA fresca y sabrosa; clásica, pero perfectamente hecha; para beber y no parar.
  • The Kernel Ahtanum Cascade Citra: tragada entera en el Animal. Una APA bestialmente afrutada, que con sus 5,1% y su vicioso equilibrio se convierte en una birra de sesión simplemente perfecta.
  • Haandbryggeriet Dark Force: la única escandinava de la lista en barril me la tomé en Animal también, habiendo probado previamente su gran versión embotellada. Compleja como ella sola, con ese toque tan particular de los noruegos. Una Imperial Stout súper bebible y diferente, que también conviene.
  • Pilsner Urquell (sin filtrar): "Ponme otra pinta, Manolo, por favor". Y es que cuando te llevan este clásico en avión desde Praga y en refrigeración continua, hay que aprovecharlo. Grandísima oportunidad la que nos brindaron (en mi caso, en el Freiburg) por el 170 aniversario de la cervecera.
  • Hornbeer IIPA: no sería justo olvidarse de la primera y mejor birra (sí, otra vez la primera) de la celebración de Sant Llúpol, tomada como la anterior en el Freiburg. Hacía tiempo que no probaba una IPA doble que se dejara beber tan bien, sin ese punto empalagoso que tienen tantas (aún estando buenas).
  • Struise Black Berry Albert: disfrutada en el Drunk Monk, en el primer aniversario de Zombier. Lo mejor de la Black Albert, pero con moras y envejecida en barrica de Porto. Con permiso de la Cuvée Delphine, se hace difícil pensar en una mejor variante. Pero hay muchas... cuando las haya probado todas ya os lo cuento.
  • The Kernel Cascade Stella: "¡¡¿¿dónde está el alcohol??!!" es lo que iba repitiendo, cual maniaco suelto, mientras me sentaba en una cómoda butaca al lado de Jordi Expósito en el genial Ale & Hop de Barcelona. IPA de 7,3% que juegan al escondite. Sin darte cuente, de dos tragos te tomas la pinta entera.
  • Birrificio Italiano Imperial Pils: después del Fes-t'hi, tuve que medicarme para dejar de pensar todo el día en esta Pils elaborada con fresco lúpulo Tettnanger Tettnang. ¿A quién no le gustan las lagers? Conviene probar algunas como ésta antes de tacharlas de sosas.


Las 17 de botella:
  • Lost Abbey Judgment Day: fue la primera birra embotellada que me dio sensación de Premio Birraire este año pasado. Una Quadrupel que en Bélgica seguro que no genera dudas. Me gusta, en general, el atrevimiento de ciertas cerveceras estadounidenses con cervezas de estilo belga.
  • Marble Manchester Bitter: Si nadie se había dado cuenta, las cervezas británicas con tendencias vanguardistas van conmigo (las que no, también; pero vamos). Y ésta es un buen ejemplo de ello, demostrando que sólo hacen falta 4,2% para conquistar paladares. Marbleadicto.
  • Alvinne Morpheus Wild Flemish Brown Ale: con un aroma que tumbaba de gran complejidad (madera, tabaco, uva negra, frambuesa ácida, especias...), sólo al olerla me di cuenta de que me encontraba ante una de las candidatas a estatuilla patillera. Y aquí está, aunque sólo para souradictos.
  • Alvinne Mano Negra: otra Imperial Stout para desafiar los límites de lo que se entiende como tal, en este caso gracias a ese genial toque de levadura, marca de la casa. Repetida en varias ocasiones, y más que vendrán.
  • Brewdog Abstrakt AB:06: la complejidad e intensidad hechas Black IPA, pero con un equilibrio bestial. Ese cuero, ese punto ahumado y esa potencia de su alcohol... para tomar con calma, si bien con una bebibilidad para echarse a llorar.
  • Amager Summer Fusion: una Steam Beer (o California Common) danesa. Me la quedé por la curiosidad, y fíjate que al final resultó ser una de las mejores del año. Sutil, pero sabrosa; su regusto me enamoró.
  • Pretty Things Jack d'Or: Primera birra del 1er #FFdA. Una Saison belga reinventada por estos cracks americanos. Otro atrevimiento que merece mi más sincero reconocimiento. (Y además abrazaría a los animalitos de las etiquetas de Pretty Things, lo reconozco).
  • The Kernel India Export Stout: la finura hecha Black IPA. Tomada en casa muy tranquilamente, saboreando su increíble equilibrio, que pasaba la mano por la cara de todas las BIPAs extremas y/o astringentes que hay en este mundo.
  • Yulesmith Holiday Ale: la cerveza perfecta para una noche de verano. Como buena IPA, es refrescante y quita la sed, pero con un punto cálido para que nadie requiera de un suéter. Bestial y, dicho sea de paso, con una botella serigrafiada preciosa. Y como buena summer, estuvo entre #MCV2012.
  • Goose Island 312 Urban Wheat Ale: tomada en buena compañía en la Embajada de los Estados Unidos (no es una vacilada). Creo que no gustó demasiado a nadie... excepto a mí. Sacar pecho con el trigo es posible.
  • Cantillon Cuvée Saint-Gilloise: otra de Sant Llúpol; pero ésta, fuera de menú. Una lámbica finísima y delicadamente floral. Compartida también en el Drunk Monk, en este caso con dos Caçadors de Cervesa y con David.
  • Fantôme Santé-16: la Saison del año; ¡y la mejor hasta la fecha! Tomada en el Drunk Monk... y si encima te la tomas bien acompañado de cierta pareja de blogueros levantinos "no hase falta disir nada más", como dijo aquel.
  • The Bruery Fruet: durante el aniversario de Zombier, la generosidad de Eric propició que pasara cerca de una hora entera oliendo una cerveza. No había probado nada igual anteriormente, y me desmontó mental y sensorialmente. Barbaridad.
  • Mikkeller Black Hole (Red Wine Edition): probada a principios de año y disfrutada... pero para nada al mismo nivel que cuando la probé en Animal, gentileza de Tíbor, acompañado de David Gago y David Blach. Gran birra para un mal momento.
  • Great Divide Chocolate Barrel Aged Yeti: 2do #FFdA; primera birra. Y como la primera acaba siendo la buena, como habréis comprobado, en muchas ocasiones... Nada, que la echaremos en falta a esta Yeti; incluso más que a sus hermanas.
  • Haandbryggeriet Fyr & Flamma: la reinterpretación de la Vuur & Vlam por parte de estos genios noruegos. En botella, para mi gusto, incluso mejora la original. Una IPA algo distinta, y riquísima.
  • Birrificio Italiano Tipo Pils: si la Imperial Pils de esta gente me había destrozado esquemas, no podía quedarme sin probar su cerveza tipo. ¡Y vaya tipazo! Para disfrutar de una cerveza suave y sutil, pero rebosante de aroma de lúpulo alemán.




Antes de dar por finiquitados los premios, como ya es costumbre, una mención especial para una birra que, con permiso de la Voll Damm, es la que más veces he tomado en mi vida, pero que este año he podido degustar con un envejecimiento de cinco largos años en mi bodeguita. La grandiosa Chimay Grande Reserve 2007 me lo hizo pasar en grande, en una particular y sentida celebración de lustro.



Y con ésto, sólo quedará repasar mis 15 mejores birras nacionales de 2012. Hasta entonces, salut i birra!

Comentarios

  1. Espera que me seque las babas... Aún sigo en ello... Bueno creo que ya... No, aún no... ¡Ya! Por fin... Jajaja!! En fin, amic, peazo festival, menudo repertorio de joyones! La verdad es que cómo le comenté a JAB, cuando uno se pone a rememorar todas las joyas a las que le ha echado el guante durante todo un año se da cuenta de que hay muchas destacables. Encantado de haber podido compartir algunas de ellas y esperemos que este 2013 nos dé más ocasiones para repetir. ¡Felicitats i salut company!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, las mismas babas que tuve que secar yo con tu post resumen :-). Yo he tenido un trabajazo a hacer la selección... muy complicado, y grandes nombres que se han caído por otros que a priori son menos reconocidos. La verdad es que el ejercicio, sin embargo, es divertido.

      Un placer, también, haber compartido dos de las diecisiete botellas a vuestro lado. Una abraçada Pau!

      Eliminar
  2. Menuda lista noi! Uff, cuanto me queda por probar, y disfrutar :)

    Lo cierto es que de todas las que citas solo he probado 3 la Struise Black Berry Albert, De Molen Vuur & Vlam (muy buena IPA, pero aun recuerdo las de Great Divide, Titan y Hercules, ¿cuando volveré a probarlas?) y hoy mismo la The Kernel India Export Stout, genial! la segunda que pruebo de esta cervecera, la primera fue una pale ale en la cervecería Jazz, simplemente ESPECTACULAR!

    Saludos Joan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas Javi! ¿La V&V la probaste de botella o barril? En botella es sensacional; en barril galáctica.

      Las Great Divide, si buscas bien, aún quedan sueltas por aquí y por allí. Eso sí, la Titan fresca está difícil.

      En cuanto a The Kernel, sin duda la sensación de los últimos 3 meses. Estamos todos enamorados de la misma, jajaja.

      Salut!

      Eliminar
    2. La V&V la probé de botella, pero por lo que dices si la veo en barril me tomaré una. Antes de ayer estuve en el Drunk Monk y probé de barril la ipa de Fort, mmm, muy buena, me sorprendió gratamente, tanto como su oatmeal porter.

      Si aun queda alguna Great Divide en los estantes andaré con los ojos bien abiertos a ver si puedo cazar una!

      Saludos!

      Por cierto, creo que mañana será el día que conozca por fin el Freiburg ;)

      Eliminar
    3. ¡Buenas Javi! Fort lo está petando :-). Respecto a la V&V, no te la pierdas de barril si la ves.

      ¡Ya contarás qué tal por el Freiburg!

      Eliminar
  3. Joer, tu tampoco te has cuidado mal durante el año pasado... Sólo con las de barril que te has tomado uno se queda alucinado; aunque las botellas alguna de ellas no se quedan atrás.

    Tres de Kernel, un par de Haandbryggeriet y De Molen, como comentaste en una entrada anterior, qué buenos productos elaboran esta gente.

    Mi enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias José! Hombre, la selección de barril la verdad es que este año ha sido francamente espectacular. En botella, quien más quien menos, todos hemos tomado cosas similares, salvo alguna rareza puntual.

      ¡Un saludo macho!

      Eliminar
  4. ME ALEGRA COINCIDIR EN UN TAPADO, LA SUMMER FUSSION DE AMAGER, QUE CREÍ QUE ERA UNA BIRRA DE RELLENO ( DE HECHO, LAS COMPRÉ REBAJADAS EN ZOMBIER )Y RESULTÓ SER LA MEJOR DEL MES DE OCTUBRE ¡MI PRIMER GRAN PREMIO CERVERIANO! JAJAJAJAJA. COINCIDO CON LAS KERNEL, NO HE PROBADO UNA ESPUMA IGUAL CHACHO. SI PUDIERA REPETIRÍA UNAS CUANTAS VECES LA PILSNER URQUELL SIN FILTRAR, FIJO. UN SALUDO ( ¿DONDE COÑO CONSIGUES ESAS BIRRAS? LA MITAD NO LAS CONOZCO, JAJAJAJA )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que es bárbara la Summer Fusion? Si alguien más la ha probado, me gustaría saber su opinión. Aquí ya somos dos que estamos convencidos :-).

      Y el secreto de las que no conoces está en los eventos que se han organizado durante el año, el viaje de verano y la escapada al festival de Swansea, jeje.

      ¡Salud Jorge!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Planta Piloto

Un breve comentario...