Barcelona Beer Festival - Resumen (parte II)...


Después de asimilar la magnitud de lo que ocurría en Barcelona el viernes por la tarde, me levanté el sábado fresco y aún más sediento de cerveza que el día anterior. Mi idea era estar básicamente por la mañana y algo de mediodía, y en este punto parar para no dar rienda suelta a todo el vicio y perversión que llevo dentro (cabe señalar también que no quería perderme el Seis Naciones... pero habría podido volver y no lo hice).

En todo caso, llegué al Convent justo cuando abrían, y me dirigí a la barra en busca de mi primera mini-pinta: pensé que ya que estaba en el BBF, ¿qué mejor que probar la birra del festival? Pues con este simple razonamiento mi vaso se llenó de Hops & Hopes, una Pale Ale ligera con matices florales y herbales por todas partes, cítricos y albaricoques, una base malteada correcta para balancear y hasta un final semi-tostado que le daba mucha originalidad. Bastante amarga y un punto ácida, presentaba también un punto aguado, pero que no estropeaba para nada este inicio refrescante y sabroso que supuso esta cerveza especial.

Con muchas ganas por mi parte, me dirigí al tirador que indicaba una referencia que no había tenido ocasión de probar de la belga Slaapmutske, la Dry-Hopped Lager, que a las mentes rápidas no les sorprenderá si digo que se trata de una Lager con dry hopping. De aroma fino pero contundentemente lupulado, presentaba toques herbales y ligeramente afrutados, además de cereales. Entraba en boca floral y cítrica, con un final más herbal y maltoso. En la boca, un auténtico placer: siendo suave y limpia, y con un final moderadamente seco. En definitiva, que la disfruté un montón y, sin ser la mejor del día, si estuvo peleando por ello. Podría ser un buen exponente, una cerveza puente, para convencer a los lager-escépticos de su miopía cervecera.

Y dejando pequeñas reivindicaciones y baja fermentación aparcados de momento, mi siguiente birra fue de un nivelazo acojonante. La verdad es que ahora, al recordarla, me viene una extraña sensación, entre escalofrío y anticipación en boca. La Chatoe Oregasmic Ale de Rogue me pareció descomunal, una auténtica delicia. Muy turbia y con una nariz muy Rogue, destacaba por su gran cantidad de lúpulo, que le daba interesantes toques a pino, pomelo, cítricos y hasta un poco de fruta roja; complementados todos ellos por una buena base acaramelada y un curioso toque de curry (?). En boca, muy afrutada y floral de inicio, bastante dulce, de final amargo y contundente, ligeramente especiada y con algún pequeño toque a madera. El alcohol se dejaba notar muy elegantemente. Una Pale Ale que me enamoró completamente.

¡Y de APA a APA, y tiro porque me toca! La elegida para cumplir la difícil tarea de preceder a la orgásmica cerveza de Rogue fue una holandesa: la Xtreeme Rosebud de la Bierbrouwerij de Eem. A parte de los aromas y sabores típicos del estilo, en este caso la cerveza destacó por tener una base de malta más contundete de lo habitual, bastante incidencia de la levadura y un punto medicinal. También me pareció detectar un toque muy ligero a clorofila. Sin estar al nivelazo de la anterior, la Xtreem Rosebug se presentó como una birra más que notable del insaciable panorama neerlandés, que no se cansa de sorprendernos últimamente.

Punto y a parte de Pale Ales, antes de seguir escribiendo me voy a quitar el sombrero (de nuevo) ante el arte cervecero de Javier Aldéa, que volvió a lo grande con su Blendead. No querría quitar méritos tampoco a Sami Claret (HumalaBeer) y a la Microcerveseria de Sabadell, ya que era una birra en colaboración. Con 7,0% ABV, se trata de una cerveza difícil de clasificar, siendo a priori una Pale Ale con malta garrapiñada, viura y malvasia. Con una nariz fresca que hacía saltar las lágrimas de emoción, la Blendead presentaba una multitud de matices, con uva, fresa, cítricos, albaricoque, frutos secos, caramelo... Hasta cierto punto me recordó una Saison subida de fruta y sin un carácter demasiado alcohólico. Resinosa, de cuerpo medio y final bastante seco, fue absolutamente sensacional. En clara lucha para ser la mejor del festival.

The Artist.
Con cinco birras en mi expediente, y un nivelazo que da vértigo en todas ellas, descansé un poco debajo de la arcada del convent para evitar el insoportable sol que caía y, a su vez, relajarme mientras comía palitos de pan y bebía agua para hidratarme. Con la boca bien limpita y mi merecido reposo, fui a por mi penúltima cerveza del día, volviendo a la baja fermentación. En esta ocasión me pedí una Braustelle Ehrenfelder Alt, en principio una Altbier; y digo en principio porque me sorprendió que fuera tan turbia. Una vez olida y probada, sí me pareció mucho más Alt, de aquellas que no dejan que su lúpulo quede tapado por la malta, con algún rastro de esteres frutales aún habiendo sido "lagerizada". Los matices más maltosos eran un regalo para los sentidos: equilibrados, limpios, con la intensidad justa, aportando bastante dulzura y cierto carácter de fruto seco. A pesar de ser especial dentro de su familia, me dejó con ganas de tomar cada semana alguna.


Y para poner la guinda en el pastel cervecero del día, tenía clara cual sería mi elección. Aún no había tomado ninguna británica (tampoco abundaban), y había un barrilete al extremo izquierdo de la barra con una referencia semi-improvisada ("A-0") que contenía la que me imagino para muchos podría tratarse, si no de la mejor, de una de las 5 mejores cervezas del festival: la Marble Barley Wine. Muy sorprendente de primeras, con toques propios de IPA americana, al reposar un poco perdía la agresividad inicial del lúpulo para dejar paso a una base suave pero alcohólica, frutal, con caramelo y toques más torrefactos, con un punto de té al final. Dulce y amarga, oleosa y con mucho cuerpo, fue realmente una manera de terminar a lo grande. Elegir entre ésta, la Oregasmic Ale o la Blendead sería francamente difícil. No todos los días puedes beberte tanta y tanta birra que roza el 10.

Cerrando el apartado estrictamente cervecero, en cuanto a socialización, pude acercarme a saludar a Mikel Rius, a quien felicité por el antes (la web, la difusión y el carácter integrador del festival ) y el durante del BBF (que vendría a ser lo que os estoy contando en cada post). Asimismo, estuve con varios conocidos de mis tierras, y me crucé como mil veces con Isaac Beltrán de Reptilian. El día anterior, algo que no apunté en la parte I de esta serie de posts, pude charlar un ratillo con Raül Benages de Bevirra y con la gente de Cerberus, así como conocer a un Caçadors de Cerveses - Beer Hunters.

Aunque mis relaciones seguramente os importan un rábano, y no os daré la culpa por ello, me gusta mencionar estos detalles para destacar la proximidad y facilidad de relaciones con la que el BBF nos obsequió a los locos de la birra: entusiastas, productores y comerciantes, todos en un mismo sitio con horas ociosas por delante. En mi contra diré que no supe aprovecharlo tan bien como me habría gustado por haberme marcado unos horarios bastante estrictos, pero aunque parezca mentira hay otras cosas en la vida a parte de cerveza (todas ellas, sin embargo, se pueden realizar con un vaso espumoso cerca... si no es así es que no merecen la pena :-).

Esta foto la hicimos todos... ¿verdad?

Pues nada, voy a cortar aquí otra vez. Con la siguiente entrega ya me olvido del BBF hasta el año que viene; por ello, incorporaré un pequeño apartado miscelánico al final que espero que os divierta. Salut i birra!




Update:

Podéis consultar los otros posts de la serie en los siguientes links:

Barcelona Beer Festival - Crónica
Barcelona Beer Festival - Resumen (parte I)
Barcelona Beer Festival - Resumen (parte III) y Miscelánea

Comentarios

  1. Nosotros estuvimos también el sabado a primera hora, de echo en la primera foto de la entrada se puede ver a Iker el pequeño de casa correteando por ahí;)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, que bueno :-). Esto es una prueba más de que, probablemente, los que aún no conocemos personalmente hemos estado más de una vez pidiendo cerveza de lado en ferias, festivales y cervecerías, completamente ajenos a ello.

    Entre les 11 y las 11:30 para mi la mejor hora del festival. Será que al no vivir en la ciudad estoy acostumbrado a tener más espacio para deambular.

    Salut company!

    ResponderEliminar
  3. Lo que hubiera dado por un solo sorbo de esa Marble!! Snif, snif!! XD

    El año que viene me cobro la revancha doblemente!! Jejeje!! Por las demás, igualmente envidia pero es que lo que hacen estos tipos británicos me pierde!!!

    Salut company i espero amb ganes el següent post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé mucho en ti cuando la probaba, sabiendo que Marble te gusta. Sería genial que Kernel, Marble o Thornbridge (para citar algunas de las más activas) se dejaran caer en otros festivales como invitados internacionales. El año pasado en Mediona se pasó Brewdog, pero desgraciadamente sin nada que no tuviéramos por las tiendas de aquí (bueno sí, una británica francamente encantadora... pero esto es otro tema ;-).

      A ti, como adicto al lúpulo que te nos presentas, creo que la Oregasmic te habría chiflado. A mi personalmente Rogue no me gustaba tanto cuando la conocí como ahora; son cervezas muy sólidas, menos chillonas que otras en muchos casos, pero mucho más equilibradas.

      Una abraçada i merci pel comentari!

      Eliminar
  4. Estoy contigo Birraire, esa fué sin duda la mejor hora. Quizà sea porque también soy de pueblo i las aglomeraciones me abruman.

    Además hubo una rato en que, con tanta gente, algo de birra encima ya y el niño que no parava quieto casi se me extravia el crio! Suerte de la parienta que como no bebe viene de perlas en estas situaciones :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo que me gustó mucho de primera hora, también, es precisamente ver a familias con niños, así como gente mayor. Si una cosa envidio de los británicos (bueno, más cosas, pero no entraré ahora) es precisamente que cuando van a tomar cerveza están con gente de todas las edades, sean familia, amigos o compañeros del trabajo; y los críos en el patio del pub divirtiéndose :-).

      Y sí, viene muy bien tener una parienta abstemia o semi-abstemia. Hasta ahora con mi mujer tenía un seguro, pero la he llevado por los caminos de la perversión y cada fin de semana nos tomamos ya algunas 75cl. entre los dos :-). Un gusto, la verdad.

      Salut Jurassik!

      Eliminar
  5. Siempre que pienso en estos festivales me abruma un poco la enorme oferta, pero veo que en tu caso llevabas las ideas claras y no fallaste ni una :-D al año que viene, los más experimentados podríais ofrecer vuestros servicios de "guías cerveceros", jejeje :-D. Espero no faltar a la siguiente edición, muy buena la crónica personal :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Deigote!

      Personalmente, ante una oferta tan descomunal, me entra cierta ansiedad pensando que no voy a poder probar todo lo que quiero. Aunque iba con toda la lista bien estudiada, sí que fallé con varias cervezas de las que quería, pero había el condicionante adicional de que estuvieran pinchadas durante mis cortas estancias, cosa que en muchos momentos me hizo estar plantado 10-15 minutos ante los paneles informativos para dar un siguiente paso correcto (véase, escoger la cerveza adecuada).

      Sobre lo de "guías cerveceros" para el año que viene, yo no me considero más experimentado que los demás, ni mucho menos. Soy sólo un simple amateur que dedica mucho de su tiempo a la cerveza porque es su principal actividad de ocio. Ocasiones como el BBF son ideales para planificar bien en función de mis gustos y mis carencias (por estilo, marca, nacionalidad...) como degustador de cerveza; creo que es importante estudiar bien qué quieres y escuchar a amigos y compañeros del mundillo a quien tengas confianza para conocer birras "tapadas".

      Si te pasas el año que viene lo comentas por aquí, twitter o lo que sea y tomamos unas cuantas juntos. Te recomiendo que, si puedes, pruebes de pasarte por Mediona en junio; es otro rollo, pero una maravilla :-).

      Salud!

      Eliminar
  6. Jejeje, bueno, el dedicarle mucho tiempo al final te hace experimentado, es lo normal :-)! Te tomo nota de ambas cosas, Mediona incluida. Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Planta Piloto

Un breve comentario...