En Casa #2 - Cerveza de temporada


Una de las marcas que nunca falta en mi nevera es Cervesa del Montseny, actualmente la microcervecera operativa más antigua de Catalunya*. Si una cosa destaco siempre sobre la antigua CCM es la gran capacidad de adaptación que han demostrado, que no sólo les ha permitido sobrevivir estos años a una escena altamente dinámica con un planteamiento inicial que hoy no sería válido, sino que les ha permitido situarse entre las cerveceras más respetadas con productos muy fiables. Buena parte de ellos van dirigidos a una cierta transversalidad de paladares, pero cuentan también con una línea de cervezas en lata y colaboraciones con crafts altamente populares para satisfacer al consumidor más inquieto.


'Las cervezas de temporada parecen haber perdido su atractivo como producto de disponibilidad limitada, ante la avalancha de lanzamientos semanales'



Montseny HivernAle

En los últimos meses, incluso antes del confinamiento, he ido disfrutando con cierta recurrencia de la HivernAle, receta con un recorrido de más de 12 años. Una Winter Ale, pionera en la introducción de las seasonals en nuestra escena cervecera, que a pesar de tener una base notablemente inglesa incorpora un elemento distintivo que asocio más a la tradición belga: el anís estrellado.

La cerveza se presenta de color entre cobre y marrón, clara si bien no cristalina, con espuma beige de duración media. Aromáticamente huye de las modas, presentando una gran riqueza de matices maltosos muy bien casados con el frescor ligeramente balsámico del anís y los subproductos de la fermentación. Los aromas de caramelo oscuro, tofe, chocolate, pasas, bollería, fruta confitada o ciruelas dan al conjunto una sensación de dulzor que se compensa a la perfección con el amargor y el especiado. Ligeramente cálida y de cuerpo medio, perdura tras el trago con las notas propias del anís, y me deja con la impresión de haber tomado un after eight.

En sus primeros lotes -hace más de una década-, el anís estrellado cobraba un protagonismo a veces excesivo; algo que con el paso del tiempo se ha ido compensando hasta dar con una cerveza muy bien equilibrada en todos los flancos, ideal para los meses de invierno sin recurrir a altas graduaciones. A 7,2% ABV, nos abre varias opciones en la elección de vaso, si bien mi recomendación es que no sea excesivamente abierto, porque parte del espectáculo es captar el buen abanico de aromas que nos está ofreciendo. Fresca está genial, pero si tenéis paciencia 1 año de guarda le sienta estupendo.


Montseny Florale

Mis vivencias en confinamiento podré relatarlas de maneras variopintas, pero si hablamos de cervezas la Florale será sin duda una de las protagonistas de mi encierro familiar por la cantidad de botellas que hemos llegado a vaciar entre mi mujer y yo. Conmemorativa de los 10 años de la cervecera, se trata de una Saison de tonalidad y potencia alcohólica media -6,2% ABV-, que incorpora hibisco y rosa como ingredientes adicionales. Su particularidad, como seasonal, es que se encuentra disponible solamente durante la primavera, que es la estación seguramente más olvidada por los productores en cuanto a cervezas de temporada.

Se presenta con un ligero grado de turbidez, de color ambarino intenso y brillante, coronada con gusto por una espuma blanca y duradera. En nariz destacan aromas afrutados, especialmente reminiscentes de melocotón, naranja, mandarina, con ligeros toques de plátano y de uva. Aparece un fondo de pan tostado y magdalenas recién horneadas, con una omnipresencia suave de flores y especia que ensancha la nariz y refresca el paladar. Muy sabrosa, si bien no intensa, de carbonatación viva y final seco, pero menos pronunciado que en la mayoría de ejemplos clásicos del estilo.

La clara asociación entre flores y la primera estación del año, en conjunción a ese perfil fresco pero para nada ligero, la convierte en una cerveza ideal para este periodo. Si bien debo reconocer que no me importaría tenerla todo el año: supongo que es que me gustan las Saison, y que entre tanta Pale Ale las echo en falta. Además, es un estilo agradecido en la elaboración, y resultón para buena variedad de paladares al combinar una sensación de dulzor generalizada con un buen nivel de atenuación y sequedad.

---

Recuerdo como hace 10 años, en un momento en que los lotes únicos y las ediciones limitadas no eran la norma sino la excepción, había una gran excitación entre los -pocos- aficionados locales a la cerveza artesana cuando se podían conseguir cervezas de temporada, como las anteriores. La misma emoción que, evolucionada, supongo que ha llevado a un escenario en que las cervezas de temporada parecen haber perdido su atractivo como producto de disponibilidad limitada ante la avalancha de lanzamientos semanales en la que vivimos, quedándose sólo con el hecho de acompañar bien el contexto de una estación del año -si es que, como en el presente caso, está bien conseguido y no es un mero recurso de mercadotecnia-.

Quiero reivindicar, sin embargo, el incentivo e impulso al consumo que me provoca personalmente encontrar cervezas de temporada como las de Montseny, incluidas sus deliciosas Estival y Castanya -de verano y otoño respectivamente-. Su relación calidad-precio, la facilidad para conseguirlas y el buen hacer de la marca, que permite encontrarlas en buen estado incluso en supermercados, sumado a la sensación de que sólo las voy a poder conseguirlas durante 2 o 3 meses -la cual cosa, por cierto, es prueba para el consumidor de su grado de frescor- son simplemente irresistibles. A mi fijación por las cervezas base, que encarnan la evolución y perfeccionamiento de una receta, podemos añadir esta: faltan cervezas de temporada.

Y antes de cerrar, recordad que podéis contactar con Cervesa del Montseny a través de redes sociales para poder adquirir sus 'caixes de supervivència'. Además, en este enlace para conocer los puntos de venta más cercanos, si bien podréis encontrar fácilmente éstas y más cervezas de su gama en distintos comercios y supermercados.


Salut i birra!


* Esto es, contando a partir de la fecha en que sacaron su primer lote -junio 2007-, y si diferenciamos brewpub de microcervecera. De lo contrario, La Cervesera Artesana sería la más antigua.

Comentarios

  1. Hola Joan.
    Me está encantado esta pequeña sección que has creado, porque estás presentando cervezas muy accesibles para los aficionados a la buena cerveza que vivimos fuera de Catalunya (por medio de webs especializadas o tiendas fisicas) que son de calidad indudable y además no son de ese tipo de cerveza de vida efímera y catalogada como ultra-novedad, tan en boga en estos tiempos de beer hunters. Yo desde luego me las estoy apuntado todas y alguna va a venirse de viaje a Zaragoza muy pronto.
    Muchas gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu mensaje, Almogabar. Me alegro que te esté gustando la serie. Tarde o temprano habrá también cervezas más efímeras, al final no dejan de ser cervezas que consumo y que me inspiran a inscribir. Pero sí que es cierto que tengo una cierta preferencia desde hace tiempo por las cervezas insignia, aquellas que se han perfeccionado a base de sacar lotes, así que seguirá habiendo de éstas también. Un saludo :-)

      Eliminar
  2. BUENAS JOAN ¿TE ACUERDAS ESA ÉPOCA EN LA QUE HACIAMOS ACOPIO DE TODAS LAS CERVEZAS NAVIDEÑAS QUE PODIAMOS? COMO TU BIEN DICES, ESAS "POCAS" CERVEZAS ESTACIONALES ERAN LA EXCEPCIÓN ENTRE REFERENCIAS FIJAS. CREAMOS UN MONSTRUO Y AHORA NO HAY QUIEN LE PONGA EL COLLAR JAJAJA. SALUDOS ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, realmente somos los culpables del fenómeno one-off y las whale beers :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Artesanía y localidad - con Jordi Sánchez Puig, de Lupulina

¿Cuál es el objetivo de las ferias?

Cuestionando el modelo actual de las Micros...