Dando la lata...


Como apuntaba en el post de resumen de 2016, el año pasado vimos como las latas ganaban terreno en las estanterías y neveras de nuestros establecimientos cerveceros favoritos. Incluso vimos las primeras latas de cerveza artesana española.

Posiblemente uno de los actores que localmente más ha apostado por este formato hasta ahora es la distribuidora Crusat, que actualmente cuenta con un extenso portfolio de cervezas en lata. Es por ello que, recientemente, ha sacado una campaña dirigida especialmente al público general, 'Dando la Lata', con la que persigue desterrar ciertas creencias ampliamente populares sobre este envase, a la vez que ensalzando sus virtudes. Una buena iniciativa que, como es normal, les beneficia directamente; pero que también nos beneficia a los demás. Así que bien por ello.


"Las principales ventajas de la lata para mí son, por orden, la comodidad y la conservación"



A nivel particular, como consumidor, las ventajas principales que tiene la lata son, en este orden, la fácil portabilidad, la rápida refrigeración, la conservación del producto y la facilidad que ofrece para el almacenaje, especialmente por ser apilable. Salvo ciertas elaboraciones especiales que compro y tomo en casa, soy consumidor de cerveza de lata básicamente cuando practico senderismo y en fiestas al aire libre: nada mejor que una lata para asegurarme cerveza que cumpla con mis preferencias de consumo durante el ocio. En un terreno más lejano de mi día a día como consumidor, podríamos naturalmente hablar también de eficiencia energética para el transporte, y reciclabilidad.

No he tenido ocasión de añejar cerveza en lata, aunque tengo algunas buenas referencias de personas de confianza. Sin embargo, el atractivo principal del envejecimiento controlado de cerveza es, precisamente, que la cerveza evolucione, generando en su proceso de oxidación otro tipo de matices, derivados de la utilización de unos u otros ingredientes. De la misma manera que la lata, en mi experiencia, mantiene por lo general mejor que la botella el frescor de ciertos elementos más volátiles, como el aroma a lúpulo, el proceso de envejecimiento en este envase es lógicamente más lento. ¡Y la paciencia del curador tiene un límite!

En todo caso, y más allá de otras comodidades, las cervezas que a continuación voy a reseñar se benefician claramente del uso de la lata para una mejor conservación de sus atributos.


Mike Hess Habitus


Desde San Diego, lo primero que llama la atención de esta lata de Mike Hess es el sistema -360 End- que permite dejarla abierta para beber como si de una pinta de boca estrecha se tratara. Con fecha de envase a 27/07/16, no estaba naturalmente en su punto más fresco en cuanto a lúpulo, que es uno de los puntos que sobre el papel debe destacar en una doble IPA. Si bien, como comentaba arriba, observo como la lata aguanta mejor que la botella, y efectivamente ésta aún retenía aromas cítricos, frutales y pináceos interesantes, sin esa astringencia herbal pronunciada de este tipo de cervezas cuando envejecen. Acompañaba a dichos aromas un ligero punto a caramelo, a frutos secos al trago y un fondo de cereal, ligeramente especiado por la presencia de centeno. La Habitus es agradable al paladar, con su carbonatación minúscula y su cremosidad: fácil de beber a pesar de sus 100 IBUs. No pude contenerme y sí, dejé parte de la cerveza en la lata para proceder, a continuación, a beberla directamente del envase con gran satisfacción por mi parte.


Black Market Rye IPA


Desconocía por completo esta cervecera de Temecula, California, que muestra orgullosa en el envase la medalla de oro conseguida en el GABF 2010 en la categoría de Rye IPAs. Sólo al abrir la lata, enseguida me asaltó un intenso y fresco aroma a lúpulo americano, que ya en el vaso presenta los matices clásicos de IPA americana, con pomelo y pino, acompañados de ese característico sabor a melmelada de naranja de la levadura tipo American Ale. Para redondear el conjunto, el carácter de la malta aporta un punto de dulzor, con recuerdos suaves a grano y caramelo, y el punto especiado típico del centeno. Sin salir de guión, dentro de su estilo es de libro: siendo intensa en sabor, pero equilibrada en cada flanco. Muy rica, sí señor.


Stone Berlin Xocoveza


Enlatada a 11/11/2016. Había tenido ocasión de probar el primer batch de Xocoveza en BierCab, y me pareció fantástica; esta vez quizás la encontré algo más picante. Con origen en una receta de un homebrewer ganador del concurso de la American Homebrewers Association que organiza Stone anualmente, la cerveza presenta varias capas de complejidad, que se van descubriendo a medida que la uno la va tomando: desde el café y cacao, flanqueados por el tostado de las maltas y la intensidad de la avena, al especiado de la canela, la cremosidad de la lactosa y el final picante del chile negro. Todo ello muy bien integrado, dulce, cafetoso y moderadamente picante; con potencia pero sin excesos en ningún apartado, y con una burbuja fina que la hace muy agradable en su paso por boca. Gracias al envase mantiene más frescos los aromas a café y pimiento, que con el paso del tiempo posiblemente se vuelvan más residuales.

---


Salut i birra!


Disclaimer de transparencia: las tres latas fueron enviadas gratuitamente a mi domicilio por parte de Crusat Distribuciones S.L.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un tick histórico

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad