Las mismas reglas para todos...

Recuerdo una de las expresiones que Bruce Robertson, el inmoral protagonista de una (otra) gran novela de Irvine Welsh, soltaba a menudo en conversaciones y discusiones con sus compañeros: "same rules apply".

El presente post se inspira en un intenso intercambio de impresiones que ha tenido lugar en las redes sociales durante esta semana, aunque cabe decir que llevaba tiempo con ganas y motivación para escribir algo similar a lo que sigue. Efectivamente, hoy el tema son los blogs y los bloggers cerveceros, pero también  todos los demás intervinientes del panorama cervecero.

Desde hace algo más de un año que, repetidamente, escucho y leo afirmaciones rotundas y negativas acerca de los blogs cerveceros y de sus responsables. La sensación es que se ha instalado una especie de opinión generalizada de que, dentro del supuesto saco de la "comunidad bloguera", aquellos que nos dedicamos a escribir sobre cerveza en este país somos un séquito de novatos, charlatanes y gente con una proporción de tiempo libre equivalente a nuestra vanidad y ego. No voy a ser yo el que quiera corregir a nadie en sus ideas y opiniones, pero sí que me gustaría hacer una valoración personal de esta situación.

En mi mente siguen esos tiempos no tan lejanos, tan próximos que podríamos decir que siguen siendo presentes, en que varios cerveceros locales producían cervezas entre normalitas y dubitativas, con algunas notables excepciones, y otras que más bien lo contrario. Se criticó, y con razón, que en las redes sociales y algunos blogs se tratara al conjunto de "artesanos" como una panda de novatos y corruptos, por vender cervezas invendibles y por defender posos cosas indefendibles. Aunque no recuerdo ninguna discusión de gran magnitud al respecto, lo mismo sería aplicable para distribuidores y demás intervinientes del panorama cervecero, en temas como la conservación, el trato al consumidor o tantos otros aspectos.

Somos varios los que, entendiendo que el nuestro era y es un panorama joven, hemos aceptado y seguimos aceptando que podemos llegar a pagar lo mismo por una cerveza de aquí que esté bien y una cerveza cojonuda de fuera. Naturalmente, a largo plazo esto es insostenible, pero como en todo aquello que empieza no se puede tener la pretensión de que las primeras cervezas lleven un sello de calidad equiparable al de cualquier brewery británica, y a menor precio por venir de más cerca.

Igual pasa con los blogs: somos un fenómeno muy reciente, y aprendemos sobre cerveza en paralelo a la evolución de nuestra industria microcervecera. Cuando uno empieza a escribir es posible que tenga menos ideas, que no haya encontrado su marca propia y diferencial, o que tampoco tenga claro exactamente a qué parte del público se dirige. Los blogueros necesitamos de la misma paciencia inicial que cualquier otro player de la industria, y cada uno tiene el deber de aceptar críticas y remediar con humildad cualquier gazapo o error en lo que elabora, distribuye, cuenta o publica. Y así como pasa con la cerveza, si el producto no ha aportado nada al lector, cada uno es libre de no consumirlo nunca más, o al menos hasta que otro lector le dé buenas referencias al respecto.

No entraré a detallar si comparto o no unas u otras críticas que, últimamente, señalan directamente a los bloggers cerveceros; esto en otro foro, entre birras si se puede. El contenido de este blog lo decido yo, y no quiero dar pie ni espacio a discusiones inertes; para eso ya están los comentarios a noticias de cualquier periódico deportivo. Sí que me gustaría, no obstante, reivindicar el papel que históricamente han jugado las personas que están detrás de un blog para la cerveza nacional.

Efectivamente, estoy hablando de sitios de referencia que, en muchos casos, han dejado de publicar. Muchos nos entusiasmamos gracias a esas primeras personas que se dedicaron a escribir y compartir, con la intención de entretenerse, por supuesto, pero también para difundir ese big-bang y primeros compases de la microcervecería en nuestro país. En la actualidad, alguna bitácora de esa primera hornada sigue en activo, llevando cinco o incluso seis años en activo, con contenidos trabajados y de calidad.

Podemos entrar a discutir cuál es el aporte actual de los blogs, que en mi opinión sí que existe en varios casos (y no solamente en blogs "históricos", que la antigüedad no te asegura ni cicatrices ni arrugas), pero me parece innegable la labor de esas primeras personas que motivaron y siguen motivando a muchas otras a seguir todo lo que se movía en ese jovencísimo escenario cervecero de entonces, siendo ellos, sin lugar a dudas, el punto de información principal (antes que las redes sociales) para conocer detalles sobre eventos, nuevas empresas y referencias cerveceras.

Por todo ello, me duelen las generalizaciones. Los blogs, y la cerveza en nuestro país, han cambiado, y todos tendemos a generalizar; eso es cierto. Pero no estigmaticemos colectivos enteros y pensemos en clave individual, valorando las personas y su trabajo de manera específica, y no general.

Soy el primero que soy crítico con lo que leo por la red: muchas veces incluso yo habré sido el primero en formular algunas críticas. Igualmente, he aceptado todas las críticas que me conciernen, corrigiendo contenidos y apreciaciones si se tercia. Todo blogger (y todo interviniente en la industria) tiene un deber hacia los demás, y hacia uno mismo: hacer las cosas bien*. Para nosotros, ese deber que significa documentarnos, leer, entender y publicar no sólo con criterio, sino con honestidad. Hace dos años y medio ya escribí algunos párrafos sobre ello y veo como, aunque desde mi yo presente matizaría varios puntos, el mensaje general sigue vigente.

Como conclusión a esta exposición de motivos me pongo, no sin cierto morbo literario, en la piel del protagonista de Filth, Bruce Robertson, para deciros: "señores, las mismas reglas para todos". Paradójicamente, sus palabras parecen cobrar todo el sentido que nunca tuvieron, despojadas de la desfachatez y la corrupción personal con las que siempre las pronunció.


Salut i birra!

* Es algo que me gusta pensar que también aplica para las personas en general, pero los temas profundos para otro día.

Comentarios

  1. Me gustaría pensar que, entre las críticas de los consumidores (y los bloggers) a la mediocre calidad media de la cerveza artesana y las críticas de la comunidad artesana a los bloggers hay muchas diferencias.

    Los blogueros amamos la cerveza, la buscamos, la consumimos y la pagamos (al menos al 90% de los casos, vamos). Y tenemos unas expectativas, como bien indicas, altas gracias a la cerveza de importación.

    En cambio, la comunidad artesana suele afirmar con rotundidad que no lee blogs, que no tiene tiempo para esas chorradas (de nuevo estoy generalizando, vale, pongamos en el 80% de los casos), y ni los busca, ni los consume, ni los paga (porque tenemos la ventaja frente a ellos de que no cobramos por disfrutar de nuestro trabajo y esfuerzo, que también lo requiere).

    Sólo con eso, ya opino que no tiene nada que ver una situación con la otra, y que las expectativas y exigencias deberían ser completamente diferentes. Pero es que, además, tanto directa (con nuestro consumo) como indirectamente (con la divulgación) favorecemos su negocio; pero es algo no recíproco habitualmente.

    Y, además, en sus críticas, se olvidan de hacer lo que nos “exigen” a nosotros; que sean constructivas. En toda la polémica que origina esto, tan solo un par de personas han dado consejos serios de mejora. Aquí sí, "señores, las mismas reglas para todos", y hagan caso a sus propios avisos. Aporten algo a los blogs que no les gustan, en lugar de atacarles.

    Claro que hay blogueros mejores y peores (y pueden ser personas mejores y peores, indistintamente) y con perspectivas y experiencias muy variadas. También pasa lo mismo con productores, vendedores y demás. Criticar lo que no te gusta es 100% valido, tanto en privado como en público. Dar nombres ayuda a no generalizar. Insultar, no; insultar hace que por razón que se tenga en lo que diga, el contenido se pierda en las formas. Mejoremos la situación tanto del producto como de las redes que se crean en torno, con diálogo y debates sosegados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rodrigo, no estoy comparando la naturaleza del trabajo que hace cada uno de los intervinientes de la industria. El mensaje del post es simple: si no te gusta que generalicemos sobre la cerveza "artesana", no generalices tú sobre los blogs.

      Somos tan libres de no pagar por las cervezas que no nos gustan como ellos de no perder tiempo leyendo cosas que no les interesan. Y sí,ellos se benefician de una u otra manera del trabajo de algunos bloggers, pero también pueden verse perjudicados; creo que es normal que pidan lo mismo que pedimos de ellos: ser justo y diligente en lo que hacemos. Las formas, la constructividad... todo eso debería ser exigible en cualquier intercambio de impresiones, y más cuando una parte lo pide de la otra. De aquí mis comparaciones, que aunque comentas que no te parecen del todo válidas, sí te sirven en tu quinto párrafo. Creo que si dejamos de lado la naturaleza de las actividades, como he hecho en todo momento durante el post, la comparación es totalmente válida.

      Tiempo o dinero, dinero o tiempo; todo acaba siendo un uso recursos finitos: unos tendrán más de uno o de otro, o muy poco de todos; pero nadie quiere perder de ninguno de los dos.

      Eliminar
    2. Estoy contigo Joan, la última frase del primer párrafo lo resume todo. Pero lo que también veo es que eso mismo es aplicable al público en general, al que no escribe en blogs.
      No veo normal según los comentarios vertidos en las redes sociales (que también tu comentas y que han surgido en la última semana) que el público en general, aquel "de la calle" que no escribe en blogs pero que le gusta pasarse por la cervecería de turno día sí, día no; pero que en cambio lee blogs, artículos cerveceros en revistas especializadas y hace comentarios algunas de las veces nos vea a todos por igual.

      Veo una clara diferencia en muchos de los blogs, unos más técnicos y otros menos; unos dedicados a un público medio y otros más para aquel que comienza a meterse en este mundillo; unos más dedicados a catas y otros más dedicados a dar un enfoque más histórico a una cerveza;... al menos uno que practica unas malas artes y otros que no.

      No se puede generalizar. Ni a los productores, ni a los bloggers, ni el público general tiene que tratar por igual a unos y a otros. Pero lo que sí, todos debemos beneficiarnos los unos de los otros.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con El Barón. No me parece del todo acertado el paralelismo entre blogs y empresarios.

    Más allá de las ambiciones que cada autor tenga con su blog, o de qué tan en serio se toma el trabajo, el blog no deja de ser un canal de expresión de aficionados (para mí, las empresas no tienen blogs, tienen comunicados de prensa, algunos muy buenos, pero blogs, en general, no son) .

    Pero tampoco me voy a defender a los blogs. Para ser sincero, la calidad media me parece de pobre para abajo, con contenidos más que superfluos, y si la mayoría de ellos desapareciese de un día para el otro, no creo que la industria se vería afectada de una u otra manera. Pero al mismo tiempo no están exigiendo de mí nada más que el minuto o dos que me pueda tomar determinar qué tan interesante me resulta su contenido.

    Los empresarios, por el contrario, y en especial los productores, nos venden algo, quieren nuestro dinero (y tiempo) y, naturalmente, buscan convencernos con una retórica que ya ha sido discutida ad nauseum, y es por ello que se merecen una crítica menos permisiva (lo de si es constructiva o no, no depende tanto de la crítica sino del que la recibe).

    Dicho todo esto, insisto que para productores leer blogs es un poco pérdida de tiempo (en relación a la calidad media de estos blogs). La mejor manera de saber si están haciendo las cosas bien o no es escuchar a sus clientes, que para los productores son los dueños de bares, distribuidoras y tiendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que le digo al Barón, no estoy hablando de la naturaleza de las actividades. Ambas partes, blogueros y empresarios, somos players de la industria, y si todos creemos en la cerveza debemos exigirnos los unos a los otros el ser diligentes para que esto crezca.

      Sobre calidades medias y todo eso no voy a entrar a valorarlo. Sencillamente añadir que en mi opinión toda la industria, con cada uno de sus intervinientes, avanza en paralelo y son un buen reflejo de la madurez de las cervezas que se mueven en el panorama. Si te parece bajo el nivel general de los blogs, probablemente sea porque llevamos cuatro días tomando cervezas que no sean Mahou o Damm; igual que la mayoría de productores, que llevan cuatro días produciendo cerveza.

      Sobre pérdidas de tiempo, cada empresario sabrán qué le interesa de los blogs. A muchos de ellos les gustara la cerveza y la lectura, como a los que sólo son aficionados; así que la pérdida de tiempo será proporcional a la falta de calidad de los contenidos. Pero si te refieres a la vertiente puramente mercantil puedo añadir, desde la experiencia a la hora de montar el Barcelona Beer Festival, que los blogs de aquí tienen más relevancia de la que asumes normalmente. Creo que desde la distancia pierdes parte de la perspectiva.

      Eliminar
    2. No niego que haya blogs con una relevancia más o menos significativa ¿pero cuántos son?

      A lo que voy con esto es que los blogs que realmente valen la pena leer y que pueden tener algo de peso, tarde o temprano van a atraer la atención de la gente del otro lado del mostrador, como sucede en todos los ramos. O sea, es una cuestión de paciencia para el bloguero y de intentar mejorar la calidad de su trabajo (si es que sus ambiciones apuntan en esa dirección, lo cual puede no ser el caso), pero buscar, o exigir, la atención de los empresarios cuando todavía no no se ha desarrollado un estilo propio (y en algunos casos, ni siquiera saben escribir bien), ni hablar de aportar algo nuevo a la conversación, me parece bastante de caradura.

      Ambas partes, blogueros y empresarios, somos players de la industria

      Eso es algo en lo que diferimos diametralmente. Los intereses, objetivos y prioridades de blogueros y empresarios no podrían ser más diferentes. Más allá de la más o menos estrecha de relación que podamos tener con gente de la industria, no somos players, somos, quizás, observadores privilegiados, o a lo sumo fuente de algún que otro consejo, pero players no somos, no nos engañemos. No tenemos nada en juego en la industria, compramos una cerveza, la tomamos y lo peor que nos puede pasar es que no nos guste, vaya problema el que tenemos, mientras el empresario tiene que ver cómo le paga a los proveedores, rogar que los clientes le paguen en fecha, elaborar y esperar que la partida no se le termine cagando para no tener que enfrentarse al dilema de tirarla o venderla.... Ni vos ni yo ni ninguno de los blogueros consumidores estamos siquiera cerca de esta situación, al menos no en lo que respecta a la cerveza. Y si el día de mañana tu cervecería/bar/tienda favorita terminase en la bancarrota, tu vida no cambiaria casi en nada, y no te tomaría mucho tiempo en encontrar otra cervecería/bar/tienda que la reemplace, lo mismo no puede decirse de los dueños de esas empresas; y por el contrario, si los propietarios de esas empresas se volviesen multimillonarios, tu vida probablemente tampoco cambiará casi en nada, seguro te alegrarías por el éxito de esa gente, pero seguirías con el mismo trabajo que tenés hoy.

      Los blogueros no tienen responsabilidad con nadie más que con sigo mismos porque no le están vendiendo nada a nadie. Deberían escribir lo que les pinte el culo, como les pinte el culo, de la mejor manera que tengan ganas de hacerlo (el hecho de que a mí o vos nos nos guste es nuestro problema), pero siempre con honestidad. Eso es lo mínimo que espero de un blog, honestidad. Prefiero toda la vida una nota de cata pedorra y llena de errores, pero honesta, que una mentira de gran nivel lírico.

      Eliminar
    3. TOTALMENTE DE ACUERDO EN ESTE ÚLTIMO PUNTO SOBRE LOS PLAYERS MAX. EL MÁXIMO RIESGO PARA LOS BLOGUEROS ACTUALMENTE ES QUE TENGAS QUE TIRAR AL FREGADERO UNA BIRRA DE CINCO EUROS O QUE HAGAS UNA CRÍTICA MALA Y TE ENCUENTRES AL PRODUCTOR EN UNA FERIA, MAS ALLÁ DE ESCARCEOS Y TRIFULCAS EN LAS REDES SOCIALES. SALUDOS!

      Eliminar
    4. Max, suscribo punto por punto tu segundo párrafo. No tenemos que pensarnos que somos tan importantes, por mucho que algunos blogs tengan ya cierta relevancia.

      Y respecto a lo de "players", no es que tengamos nada en juego (o sí), sencillamente somos una parte, un jugador más del partido. No somos el delantero centro goleador, pero sí un lateral derecho que tiene que tapar su banda, o un suplente. La cerveza, en un país sin tradición que empieza a ver como va creciendo su panorama, es un gran partido donde cuentan los 11 del campo más todos los del banquillo: y todos tienen que estar en forma.

      Y respecto al párrafo final, me parece una contradicción en términos decir que los blogueros no tienen responsabilidad con nadie pero que deben escribir con honestidad.

      Eliminar
    5. ¿Un gran partido? ¿Contra quién?

      Como digo en otro comentario, cada bloguero es un mundo, pero en términos generales no están jugando en el equipo de la industria. Como mucho, somos el hincha con el bombo en la tribuna, o, en algunos casos, el "especialista" que no para de decir huevadas durante los partidos en la tele.

      Cuando digo que el bloguero no tienen resposabilidad con nadie más que con sí mismos, me refiero a la calidad de su trabajo, lo de la honestidad, es algo que se espera de cualquier persona, profesional o aficionada, ¿o no?

      Eliminar
  3. Voy a daros mi punto de vista, uno que no tiene un blog pero ya lleva un tiempo trasegando y comentando birras desde hace 5 años

    Los que me conocéis, Joan y Rodrigo por ejemplo, sabéis que ya llevo tiempo como consumidor y aficionado a la cerveza artesanal, de vez en cuando cuelgo mis cutre-catas en facebook, organizo alguna cata, voy a alguna feria y poco más...

    Me relaciono bastante con bloggers, porque son una buena porción de la comunidad cervecera, y siempre sale la misma conversación "Tio, hazte un blog!"

    Mi tendencia a procastrinar, retrasar cosas que tengo que hacer pero que no son urgentes, es una de las razones por las que no tengo un blog hasta ahora, pero la principal no ha sido esa, sino el no querer ser relacionado con los "bloggeros profesionales"

    A medio camino entre critico y bloguero, el "bloggero profesional" deja ya de un lado, total o parcialmente, el altruismo y la critica espontanea de un blog, para pasar a rentabilizarlo y a la critica profesional, sin la formación pertinente en muchos casos. Y aqui ya todo se desvirtua, empiezan los intereses, los "te doy y tu me das", los "montame un concursito y te lo patrocino"... que personalmente me dan mucha pereza y algo por lo que no quiero pasar, yo quiero simplemente contaros mi punto de vista y organizar cosas por y para la gente no para las marcas.

    En fin al final supongo que haré mi cutre blog, pero queria contar tambien el efecto que esto pueda causar en el chaval que empieza y que quiere meterse en esto de "escribir sobre cerveza"

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿PARA CUANDO ESE CUTRE BLOG BIRROTES? YA TARDAS XD

      Eliminar
    2. Tú sabrás lo que haces, Fernando, relacionándote bastante con bloggers... ;-). Por lo que leo más abajo, has abierto la veda con el tema de los blogueros profesionales. Creo que hay una diferencia entre blogger profesional, que escribe directamente para alguien que le paga por escribir en un blog, y el que tiene un blog y trata de sacar algo de ello: llámalo botellas, pasta a través de publi, etc.

      Enlazando con un comentario que leí en Facebook, no creo que por sacar pasta o botellas se pierda automáticamente la independencia, y la objetividad absoluta es totalmente imposible porque lo vemos todo desde nuestros ojos. Además, somos muchos los que hemos obtenido algo: un ejemplo es que a todos los que se les invitó a escribir una entrada de presentación del Barcelona Beer Festival, desde la primera edición, tuvieron entrada gratis. Eso no profesionaliza a nadie, pero sí que te sacas "algo", al igual que con las muestras gratuitas.

      En fin, que vaya rollo te he soltado Fernando. Yo también espero el CutreBlog o BirrotesBlog, o como se acabe llamando :-). ¡Un abrazo compi!

      Eliminar
  4. Como se suele decir... "las generalizaciones nunca son buenas"... valga esa afirmación para este mundillo y para todo en esta vida. A nivel personal no me gustan esas generalizaciones ni ese ataque indiscriminado... pero en este país de países gusta mucho la crítica y el chismorreo y desgraciadamente no creo que esto vaya a cambiar. De hecho creo que en un momento dado todos hacemos generalizaciones, ya sea conscientemente o no…

    Es tarea de cada blog labrarse una opinión favorable, un crédito, ya que para bien y para mal esto de los blogs es algo a lo que cualquiera se puede lanzar a escribir con mejores o peores intenciones, con conocimiento de causa o no, con o sin criterio alguno...

    Discrepo con lo de que todo blogger tiene un deber y una responsabilidad hacia los demás... el deber no es como blogger, o al menos yo no lo veo así, sino como como persona, hacia uno mismo. Cada cual con su consciencia y su forma de ser... Los blogs y quienes estamos detrás no somos más que simples consumidores como cualquier otro con la diferencia que decidimos dedicar parte de nuestro tiempo (el que tenemos y en ocasiones el que no también) a compartir nuestra pasión, bien por puro altruismo (ganas de conocer gente, compartir gustos con otros…) o con una intención más comercial… Pero allá cada cual si quiere publicar sin saber, sin criterio y sin honestidad. Quien lee deberá tener ese criterio para elegir lo que le gusta, lo que cree que tiene credibilidad o no. Tiene tanta culpa quien escribe mal, inventa o tergiversa como quien decide leer eso y “tragarlo” sin más.

    De todas formas sobre el hilo conductor de tu post, lo de las mismas reglas para todos, lo comparto plenamente. Si no se quiere generalización en el sentido peyorativo para los productores, ya que cada cual trata de currarse un producto sin tener porque recibir críticas por culpa de otros que obran con malas prácticas, que tampoco se haga con un colectivo en el que cada blog es de un padre y de una madre, sin tener nada que ver uno con otro más que la afinidad por nuestra querida cerveza.

    Esta sopa todavía es muy joven y falta mucha madurez y recorrido en todos los componentes que suman (y restan), no nos olvidemos de ello...

    Moltes gràcies per aquesta reflexió en veu alta. Salut Joan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ep Pau! De res, "perdoneu, però algú ho havia de dir" :-).

      Efectivamente, como comentas, cada blog tiene que trabajarse los contenidos y su buena consideración.

      Discrepo también contigo, porque sí creo que todos tenemos responsabilidad hacia los demás, en todos los ámbitos de la vida. Si no fuera así, seríamos seres asociales. Además, a mi entender, el deber hacia uno mismo acaba, indirectamente, siendo un deber hacia los demás. Otra cosa es que no se pueda tener contento a todo el mundo.

      Lo de la culpa recíproca es cierto, si bien tenemos un mal endémico en este país, y es que damos por bueno lo que se publica en cualquier sitio, o lo que nos cuentan en cualquier conversación, sin capacidad crítica ni intención de contrastar informaciones ni datos. Es por eso que los que amamos la cerveza tenemos la responsabilidad de publicar con criterio y documentación, y de retractarnos de nuestros errores si se tercia, si es que realmente queremos el "bien" para la cerveza. La leyenda del puto barquito lleno de IPA y los 6 meses de viaje ya cansa, para dar un ejemplo de falta de documentación severa que se repite una y otra vez.

      En fin, que gracias por los interesantes matices adicionales que has aportado con tu comentario. Salut!

      Eliminar
  5. Comparto la misma idea, las mismas reglas para todos. Profesionalidad cervecera, profesionalidad bloguera, profesionalidad comercial...

    No es admisible exigir a un bloguer que sea bueno en su trabajo si no hacemos buena cerveza y viceversa. Tanta formación y experiencia a unos como a otros. Y si el contexto no es el apropiado dejemos de ser cainitas atacando lo que no nos gusta y busquemos los puntos que si nos unen.

    El amateurismo tan propio de Españistán nos ha llevado una vez más a una situación bien recogida en esta entrada. Falta cordura, buena voluntad y sobra vehemencia y egocentrismo en un contexto frágil y difícil.

    Mañana llegará un gran grupo de comunicación y comprará un par de bloguers, los dotará de medios y hablarán de lo rica que está una cruzcampo bien fresquita (de hecho ya lo hace al trabajar con estrellas michelin). Y con la cerveza pasará tres cuartos de lo mismo; quién no dice que un gran grupo cervecero compre mañana un par de marcas asentadas y borre a la mayoría del mercado.

    Necesitamos sumar y multiplicar y no dividir y restar.

    Un saludo y gracias por vuestras reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sumar y multiplicar, totalmente de acuerdo :-). Enlazando con otros comentarios, no confundir profesionalidad bloguera con blogueros profesionales. Profesionalidad entendida desde la diligencia y la honestidad. Las publicaciones serán subjetivas, seguro, pues todos somos subjetivos en nuestras apreciaciones; pero sin dejar de ser razonables. Gracias por tu comentario, saludos Javi.

      Eliminar
  6. Ufff muchas cosas leo por aquí, con muchas de acuerdo, con otras no tanto...
    Estoy muy de acuerdo con el texto de Pau, mis ideas coinciden bastante con las suyas, algún día intentaré escribir algo de forma ordenada al respecto.

    Por otro lado, me da mucho miedo eso de "bloggers profesionales", teniendo en cuenta que el 99% (por decir algo) somos gente que no vivimos de esto, sino que vivimos por ello, porque nos gusta, nos divierte, nos interesa, ¿a quién le vamos a poner la banderita de "profesional"? y lo más interesante, ¿por qué?

    Por cierto, respecto a lo de que un día llegará un gran grupo de comunicación y tal y cual... ya está pasando, Cervecera Independiente es del grupo Mahou, y aunque están empezando con artículos sencillos, ya he visto comentarios y críticas de todo menos objetivas hacia ciertos productos de la compañía. Cosa que no me gusta, porque lo que de verdad me atrae de los blogs "independientes" de verdad, es la objetividad que deberían tener. Claro que no todos son así, pero eso es responsabilidad del lector, de ser crítico no solo escribiendo ni bebiendo, sino también leyendo...

    Contestando a Birrotes, al cual no conozco (o eso creo jajaja), le diría que se anime a abrir el blog si de verdad le apetece, las generalizaciones son odiosas, y yo al menos puedo decir que he conocido y sigo conociendo gente con la que comparto muchas cosas, y varios de ellos ha sido gracias al blog. Si alguien, sin conocerme, sin leer lo que escribo, me mete en el mismo saco de los "bloggeros profesionales", es que ni me ha leído, ni me conoce, por lo tanto, me da de lado lo que piense ;-)

    No me puedo despedir sin dejar una impresión más, un blogger es una persona, ni más ni menos, algunos se empeñan en colocarles (o colocarse a sí mismos, que es todavía peor) un estatus que no tienen, ni deben tener. Otra cosa es que seas un profesional demostrado, con formación, experiencia y todo lo que quieras y, además, escribas un blog. Aún así, seguiría siendo una opinión personal, más o menos objetiva, pero una opinión al fin y al cabo.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Adrián, gracias por tu aporte. El tema que comentas de blogueros profesionales, que va saliendo en otros comentarios, para mí es de cajón: profesional es el que cobra para escribir en un sitio determinado (te viene una empresa y te paga por ello). Hace ya tiempo que hay empresas que se mueven para "incorporar" a bloggers para llevar su línea editorial. No se trata de poner banderitas.

      Los que reciben muestras, tienen publi, les invitan a vasos en ferias... eso es otra cosa, y es totalmente respetable hacerlo, siempre que no se pierda la honestidad por el camino.

      Sobre lo que comentas de Cervecera Independiente, está claro que no es un blog personal, pero en mi opinión si una buena iniciativa para difundir la cultura cervecera. No veo la incompatibilidad entre los blogs de personas y los de empresas u otros grupos. No voy a entrar a valorar el contenido, porque por ahora he visto poco, pero desconocía las críticas que comentas.

      Y si no conoces a Birrotes, ya estás tardando ;-). Salut!

      Eliminar
    2. NO HE LEIDO MUCHO DE CERVECERA INDEPENDIENTE MAS ALLÁ DEL CONCURSO HOMEBREW QUE RESEÑÉ HACE POCO, PERO SIENDO DE MAHOU LO MAS NORMAL ES QUE PONGAN BIEN SUS PRODUCTOS, ESO NO ES DE EXTRAÑAR, ES LÓGICO, OTRA COSA ES COMO LO VEAS TU DESDE FUERA PERO ELLOS TIENEN QUE DEFENDER SU PRODUCTO.

      Eliminar
  7. Hola chavales!

    Señor birra rudimientaria, si acaso nos hemos visto en alguna feria, pero no tengo el gusto de conocerle.

    El tema del "bloggero profesional" lo he vivido en el mundo musical, pero yo creo que se puede extrapolar a la cerveza, un chaval empieza con su bitacora, por su estilo o lo que sea empieza a funcionar...

    En ese momento las discográficas, o marcas en nuestro caso, empiezan a mandarle material promocional, al principio la critica sigue siendo sincera y desde el punto de vista personal, pero con el tiempo termina siendo un folleto publicitario del disco (cerveza) en cuestión o un texto idéntico a la critica (cata) anterior cambiando de generalidades, sin mojarse en el contenido

    Y llegan las primeras ofertas de publicidad, las discográficas (o marcas) invitan a bolos gratis, "vente a este sarao y me lo promocionas"... el resto os lo imagináis.

    De un espacio personal y espontaneo pasamos a otro tentáculo mas de la industria

    A eso iba yo con lo de "bloggero profesional"

    Y un dia os cuento lo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si si, si lo he entendido :-)
      Y lo he vivido con blogs de fotografía, en los que llevo mucho más tiempo que con la cerveza. Pero al final es decisión personal de nuevo, si te invitan o no, si vas o no, y si haces una crítica objetiva o no, es decisión propia, nadie le pone un cuchillo en el cuello a uno para hacerlo.

      Con esto quería decir lo que han comentado Gonzalo, Jorge, y demás, que yo como ellos, tengo un blog porque me divierte escribir sobre algo que me gusta, porque conozco y conoceré gente afín a esta afición, y que si alguien me invita a algún sarao, pues ya veré si voy o no, pero tengo claro que diré lo que de verdad piense, como ya he hecho en las poquísimas ocasiones en las que me han invitado a algo. No sirvo para hacer la pelota a nadie, y menos por cuatro cervezas...

      A los que montan blogs con otros propósitos, se les ve a leguas, y claro, luego cogen la fama que cogen, y parece ser que a todos los demás nos tienen que meter en el mismo saco. Sinceramente, a mi me da igual, no pretendo ni hacerme famoso ni ganarme la vida con el blog, es puro divertimento, en el que invierto mucho tiempo si, pero porque yo quiero :-)

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Realmente cada uno coge la fama que se merece. Puedes tener otros propósitos que no sean divertirte, aprender y conocer a gente, y sin embargo generar buenos contenidos, con formatos distintos pero de calidad... No lo veo incompatible.

      Eliminar
  8. Estoy muy de acuerdo con lo que comenta Adrián. No entiendo ni nunca entenderé lo de "bloggers profesionales", aqui creo que ninguno de nosotros se nos podría considerar así, un profesional es alguién que ejerce una profesión y no creo que nadie pueda vivir de escribir un blog de cerveza en nuestro país.

    En cuanto a que las reglas deben ser iguales para todos, pues me parece bien. Por lo que parece hay algunos que se quieren pasar de listos, viendo las últimas polémicas, pero al final el tiempo pone a cada uno en su sitio.

    Creo que el motivo que te debe llevar a abrir un blog es la pasión personal por la temática de ese blog. Si a mi no me gustara y no disfrutara tanto la cerveza como la disfruto desde luego no perdería el tiempo escribiendo por el hecho de que me puedan regalar botellas. Al fin y al cabo al final lo que va a quedar de todo esto son los buenos amigos que has ido conociendo en todo este tiempo, lo demás es secundario.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Gonzalo, gracias por tu comentario. En línea a lo que ido comentando más arriba, aunque naturalmente simpatizo con los motivos que comentas para empezar un blog, no veo el porque tiene que ser sólo por estas razones. A lo que leo y me interesa sólo le pido calidad; si conozco a la persona que lo lleva quizás tenga más simpatía, pero yo quiero leer contenidos que me aporten a cambio del tiempo que le dedico. Sería fácil crear un paralelismo con la cerveza :-).

      ¡Salud!

      Eliminar
  9. A MI ME ARRASTRÓ PAU A HACER EL BLOG, YO NO QUERÍA, ERA JOVEN Y CONFIADO ¡ECHADLE LAS CULPAS A EL! JAJAJA.
    EN SERIO, COMO DICE ADRIAN, CON EL TEMA DE MAHOU SE ESTÁ EMPEZANDO A PROFESIONALIZAR, PERO POCO, LA MAYORÍA ESTAMOS POR AMOR AL ARTE, NOS LEAN 5 PERSONAS O 10.000.
    YO EN CONCRETO ME GASTO UNA PASTA EN CERVEZA, PORQUE ME GUSTA, PORQUE ME EMOCIONA, SI PUEDO EMOCIONAR O ENGANCHAR A ALGUIEN A ESTE MUNDO GRACIAS AL BLOG, ESTUPENDO, SI SACO UNA SONRISA A CUATRO GATOS, FENOMENAL, NO PRETENDO NADA, VIERTO MIS EXPERIENCIAS CON LA CERVEZA Y SU COLECCIONISMO E INFORMO DE LO QUE PUEDO, NADIE ME PAGA, ES MAS, EN LAS FERIAS MUCHOS PRODUCTORES ME INVITAN SOLO POR SER BLOGUERO Y NO ME DEJO, ELLOS ESTÁN PARA VENDER, NO PARA INVITARME A MI, YO PAGO POR LO MIO, EL DIA QUE NO TENGA PARA PAGARLO, A BEBER MAHOU HERMANO.
    ¿MISMAS REGLAS PARA TODOS JOAN? VALE, LA MAYORÍA DE LOS PRODUCTORES ESPAÑOLES SE HAN HECHO A SI MISMOS ( ENSAYO/ERROR ), NOSOTROS HACEMOS IGUAL, EL QUE SE METE A BLOGUERO CERVECERO, SE SUPONE ( OJO, SE SUPONE ) QUE TIENE YA UN BAGAJE, A EXCEPCIÓN DE CUATRO QUE SE APUNTAN AL CARRO DE LA MODA CERVECERA, POR LO QUE ES CAPAZ DE DISCERNIR ENTRE UNA CERVEZA BUENA, UNA MALA Y UNA PASABLE MAS ALLÁ DE GUSTOS O ESTILOS. NO PODEMOS DECIR SOLO BONDADES, PERO EL CLIMA "ANTI-BLOGUER-ENDIOSADO" HACE QUE SE SEA ( EN GENERAL ) MAS DIFICIL Y MENOS APETECIBLE SER SINCERO.
    EN FIN, BUEN TEMA JOANET, SEGUIREMOS LEYENDO OPINIONES.
    ¡SALUDOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Yorch :-). Supongo que cada cual tiene sus motivos y propósitos, y mientras se sea honesto no tiene que haber ningún problema. Me ha gustado lo del ensayo/error: al final, como comentaba un poco más arriba, al empezar uno tiene menos ideas y no ha definido aún su sello característico. ¡Gracias por tu aporte y un abrazo!

      Eliminar
  10. Hombre, hay otros caminos que el de "blogero profesional" que indicáis.
    La mayoría (donde me incluyo en el sector de la sidra) empezamos con catas de producto, algo de alguna manera sencillo...aunque con el tiempo conflictivo.

    Existen otra manera de escribir. Yo realmente, después de 13 años siguiendo el sector de la cerveza en USA o UK me quedo con un par de blogs y ninguno es de catas, como son el de Pete Brown en UK o el de Jeff Alworth en USA (bueno...ambos últimamente también tocando el sector de la sidra para mi deleite).

    Para llegar a ello todavía le falta recorrido y madurez al sector en España y vivir muchas experiencias que entiendo están por llegar.

    http://sidraglocal.blogspot.de/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Eduardo, gracias por tu aporte. Sí, el de Pete y el de Jeff son dos de los blogs que sigo también desde hace tiempo, y naturalmente su contenido me parece mucho más interesante que el de un blog donde se cuelgan notas de cata, o similar, de las cervezas que se toman (aunque también los hay de interesantes). De hecho, es algo por lo que llevo mucho tiempo apostando a la hora de escribir.

      Desconocía tu blog, lo seguiré con interés, pues la Sidra es una bebida que me encanta, pero sé tanto sobre ella como sé del vino.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Yo pienso que no se puede generalizar en ningún caso. Al igual que yo por mi parte no generalizo en el ámbito de productores de cerveza. Sería un error comparar unos elaboradores que ya tienen un bagaje de hace años con unos que acaban de empezar por mucho que estos últimos hayan estudiado en la Universidad de Munich, por ejemplo. En los blogs igual. No veo lógico ni de raciocinio que se tenga que generalizar y meter a todos en el mismo saco. Está claro que cada uno se moverá por unos temas bien diferenciados de otros, en unos coincidirán pero en muchos no. Ahí está la riqueza de esto que nos apasiona: la cerveza.

    Igual que un elaborador le puede añadir nueces de macadamia a su cerveza y otro le puede añadir ron cubano, habrá blogs que se mueven dentro de una temática y otros por otra bien distinta y con diferente enfoque.

    Dicho esto está claro es que todos no somos iguales porque tenemos blogs en muchos de los casos bien diferenciados. Pero lo que también está claro es que todos debemos admitir ciertas "normas", o mejor dicho "no hacer unas malas prácticas".

    Igual que el productor hace de su cerveza algo especial y que le gusta y le motiva. Los bloggers -al menos hablo por mi- hacemos de nuestro blog algo especial de un tema que nos encanta, nos apasiona y nos motiva.
    Escribo en el blog desde hace tres años cuando un día me decidí a compartir mis experiencias en torno a la cerveza. Me gusta escribir, aunque en muchas ocasiones no disponga tiempo para ello, y me gusta la cerveza desde que mi padre me dio un trago de ella en un bar madrileño ahora desaparecido cercano a la Pza. de Cascorro en Madrid, creo que aún podría diferenciar esa Águila Niger... Tanto si me lee uno como si me leen 500 lo importante es comunicar mis experiancias. Pero sobre todo lo más gratificante en todo este tiempo es lo que me ha proporcionado el blog: conocer gente de aquí y de allá que comparten mi misma afición. Muchos de los cuales son más que conocidos con un hobby o afición común.

    Con respecto a lo de profesionalizar los blogs..., pues en el parrafo de arriba queda explicado. En el momento que alguien diga que esto hay que profesionalizarlo no sé cuánta gente quedaría. Desde luego si tengo que vivr de unas pocas entradas y unas cuantos notas de cata que escribo al mes apañado estoy. No me llega...

    Muy buena entrada Joan. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teddy :-). Lo de profesionalización ya lo he tratado en otras respuestas: creo que un blog personal dista de lo que sería el concepto, por mucha publi y hostias que puedan conllevar remuneración. Pero, como bien dices, no se puede caer en malas praxis si lo que queremos es que la cerveza en nuestro país vaya creciendo, y su difusión sea adecuada.

      Tus motivos para escribir, como los míos, son propios de cada uno; eso no es incompatible, como también comento más arriba, con otras aspiraciones, siempre que se sea honesto.

      Un saludo macho, a ver cuando te veo de nuevo.

      Eliminar
  12. Se me acaba de ocurrir una analogía para ilustrar mejor el por qué no estoy de acuerdo con el paralelismo entre bloggers y productores comerciales, y como estoy esperando a que la patrona se termine de alistar para irse con la pequeña, y no tengo nada mejor que hacer, aquí les va:

    Los blogueros son los homebrewers del periodismo. Al igual que nosotros, los homebrewers son una "tribu" muy diversa en todo sentido. Hay algunos que se toman el pasatiempo más en serio que otros; algunos recién están aprendiendo los rudimentos de la actividad, otros tienen más experiencia y/o talento y son capaces de ofrecer un producto mejor que el de no pocos profesionales; están los que tienen ambiciones de profesionalizarse, pero para la mayoría nunca será más un pasatiempo y les basta con hacerlo tan bien como le da el cuero.

    No creo que nadie en su sano juicio le exigiría a un homebrewer lo mismo que a un elaborador comercial--decir que una birra parece de elaboración casera nunca ha sido un cumplido, como tampoco lo es decir que el contenido de un libro publicado por una importante casa editorial o un artículo en un diario o revista tiene la calidad de un blog. En otras palabras, un profesional está sujeto a estándares mucho más altos que un aficionado. La diferencia reside en que casi todo el contenido cervecero que consumimos es producido por aficionados, mientras a la cerveza la producen profesionales (hablando en términos generales), y eso quizás nos haga perder un poco de perspectiva.

    Por supuesto que a los blogs hay que exigirles que no engañen, que sean honestos y que sepan aceptar cualquier eventual crítica, pero tampoco creo que sean cosas que hagan falta decir, las sabemos bien desde chicos. No obstante, chantas hay y habrá siempre, en todos los ámbitos de la vida, pero tampoco es para agarrarse los pelos, al menos no en este pequeño mundillo, tarde o temprano la careta se termina cayendo y el problema lo termina teniendo el chanta, fijate sino lo que le pasó al Xino este.

    En otro orden de cosas. Yo no veo ningún problema con la profesionalización de los blogs, en tanto haya transparencia. Los "blogs" empresarios se los podría calificar como profesionales, y hay algunos que son muy buenos, y estar vinculado profesionalmente a alguna empresa no significa automáticamente que el contenido vaya a ser malo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría aceptar la analogía a regañadientes, pero sigo sin ver el porque no es válido mi paralelismo, entendiendo que todos somos intervinientes de una misma industria. La primera frase de tu 4º párrafo es para mí la clave de lo que digo.

      Eliminar
    2. Respecto a los blogs profesionales, he hablado bastante en otros comentarios. Yo tampoco le veo ningún problema, ni mucho menos.

      Eliminar
    3. MUY BUENA ANALOGÍA MAX. NO SE LE PUEDE PEDIR LO MISMO A UNA PERSONA QUE HAYA ESTUDIADO PERIODISMO QUE A ALGUIEN QUE SE PONE A DARLE A LA TECLA PARA EXPRESAR SUS OPINIONES SIN MAS.
      LA REPERCUSIÓN MAS ALLÁ DEL MUNDO BLOGGER VENDRÁ DETERMINADA DEL VALOR DE TUS COMENTARIOS, DE TU OBJETIVIDAD, DE TU HONRADEZ Y DE TU SABER HACER.

      Eliminar
    4. Parece entonces que estamos hablando de dos cosas distintas. Que no engañen, que sean honestos y que sepan aceptar cualquier eventual crítica, es lo mínimo que se le puede exigir a cualquier persona con la que interactuamos, más allá de lo que haga y de lo que nos esté ofreciendo. No es algo que haga falta explicar, ni discutir al respecto. El hecho de que esas expectativas muchas veces no se vean satisfechas, es ya harina de otro costal, y es algo lamentablemente común a todos los ámbitos de la vida.

      A lo que me refiero yo es que más allá de lo básico que menciono arriba, no es justo exigirle a un aficionado lo mismo que a un profesional, independientemente de si hablamos de cerveza o de periodismo. Aunque sí se debería valorar el trabajo de aquellos aficionados cuyo producto es de calidad comparable al profesional. Pero eso creo que tampoco hace falta aclararlo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Precio y especialidad

The Sub - Test de producto

Post-verdad mediterránea