La Fira del Poblenou de Cervesa Artesana - Crónica...

Este mes de julio, finalmente, no podré decir que me he quedado sin asistir a ninguna feria cervecera. Después de una intensa semana, el sábado 21 de julio me desperté temprano (aunque no tanto como me habría gustado) para dirigirme al barcelonés barrio de Poblenou con Mrs. Birraire y asistir los dos a la feria cervecera que organizaba La Cervecita Nuestra de Cada Día.

Llegamos sobre las 11 de la mañana, a la misma hora casi que otros compañeros cerveceros que vi casi antes que las paradas: Jordi, Eduard y Alex de Play & Beer. Después de adquirir el vaso + guía por 3€ en el stand que se situaba al lado de la tienda de La Cervecita, mi día ferial empezaba. En mi línea, quise empezar "de tranquis" con alguna cerveza ligerita y fresca, y tuve claro desde el principio que iría a por una que se deja ver de verano en verano: la Moska d'Estiu de Birrart 2007.

De color dorado claro y con un dedo de espuma, esta lager de Girona es una perfecta compañera de verano con su ligero aroma a albaricoque y cítricos, con toques de cereales. En boca, repite la fruta, con toques florales a lúpulo y un interesante final a cereal, nuevamente, y con notas de césped fresco. De cuerpo ligero-medio, entraba mejor que el agua, y tuve que ser prudente y no tomarla toda de golpe. Podría haber estado perfectamente en la categoría LL de #MCV2012.

A continuación, me dispuse a saldar una deuda que arrastraba desde la Fira de Mediona: una de las nuevas cerveceras que ha aparecido en 2012, bajo el nombre de Gothia Launia. Por ahora, este proyecto cervecero barcelonés cuenta con una IPA de 5,8%, bastante oscurita, turbia, de color entre cobre y caoba, con buena retención de una espuma de color beige. Con aromas cítricos y herbales, en boca entra con matices herbales y tiene un final tostadito, algo especiado y contundentemente herbáceo, sin olvidar los toques afrutados. Bien balanceada y muy gustosa; una gran elección.

Los Zulos me habían picado, y así se lo hice saber. ¿A quién se le ocurre presentar una cerveza llamada Chewbacca's Choice? A los enfermos de Star Wars no se nos podía escapar una Brown Ale con trigo que en la etiqueta de su edición en botella presentaba el rostro del más celebre de los wookies de la saga galáctica. Aún siendo una creación de Zulogaarden, el perfil de lúpulo de la cerveza era moderado, floral, siendo mucho más notorio el aroma y el sabor a maltas caramelizadas y con toques de chocolate. El trigo se dejaba notar suavemente, aportando algo de acidez. Cuando ya estaba reposada, salió un interesante aroma a melocotón, que sirvió para dar un último trago con alegría a la cerveza de referencia del fiel compañero de Han Solo.

En este punto después de saludar brevemente a Edgar Rodríguez (que estaba en plena cata-maridaje dentro del local de La Cervecita) al acercarme a los tiradores de agua, me dirigí hacia el stand de Reptilian, donde me encontré con otro buen compañero del mundillo: Mikel Rius. Hablamos un buen rato, y por supuesto le pregunté sobre la próxima edición del BBF (a ver si me adelantaba algo... pa probarlo que no quede). Eso sí, una charla de cerveza no puede ser buena con el vaso vacío; es por eso que había pedido a Isaac que me rellenara el vaso con su Shiva pasada por una bomba de lúpulo Centennial que la aromatizaba a lo bestia. Nada mejor para hablar con un hophead como Mikel...

En cuanto a la birra, en la línea de Reptilian: rica y equilibrada. Con un aspecto turbio y gracioso por la presencia de algún pequeño rastro de lúpulo en la espuma, y con aroma a naranja, recuerdos a fresa y algo de caramelo; sensaciones también presentes en boca, con adicionales notas especiadas y herbáceas y toquecitos a lima. Muy afrutada y deliciosa.

Después de otras buenas charlas con varios conocidos, como los Caçadors de Cerveses o los bagencs de Cervesa Bou, empezaba a ser hora de elegir mi última cerveza. No había tomado muchas, pero el tiempo había pasado volando. Hacia un rato, había probado un sorbo de una cerveza concreta, y me había quedado con ganas de más. Fue así como, con cierta influencia por parte de la parienta, fui a por la Segarreta Albert Coock, que no deja de ser la Apol·lo con el añadido de albaricoques (pelados para evitar contaminaciones voluntarias) en el tanque de fermentación. La gracia era la de añadir a su Irish Red el toque meloso de esta rica fruta veraniega. Y dios... ¡vaya resultado!

De aroma fresco y afrutado, con notas (obvio, ¿no?) de albaricoque, pero también de melocotón, de maltas oscuras y dulces, y de lúpulos florales; sensaciones que se repetían en boca, con el añadido de un toque más definido de caramelo. Carbonatación media, cuerpo generoso y final seco. Una auténtica delicia, fresca pero apta para todo el año, que me gustaría tener en los bares de mi pueblo para saborear tranquilamente en la plaza con mi familia.

Y bien, llegados a ese momento tocaba despedirme de compañeros del mundillo, productores, etc. Pero no sin antes adquirir un par de cervecitas que tenía en la lista de la compra como musts: la anfitriona Poblenovina de La Cervecita con Dougall's, por supuesto; y la Calderina de Art Cervesers, elaborada con agua termal de la vallesana población de Caldes de Montbui. Me habría quedado más, pero Mrs. Birraire monitorizaba detenidamente todos mis movimientos y no pude portarme mal por un día...

Me habría gustado trasladar mis impresiones personalmente a Angie y Joaquín, organizadores de este gran evento cervecero. Pero con las prisas no pude ni llegar a saludarles (ellos también tenían su trabajo, claro está). Pero vamos, como supongo (y espero) que lo vais a leer, aquí están mis impresiones:


Me gustó:


  • Genial ambiente de barrio. El Poblenou fue un gran escenario para una feria que, en el rato en el que yo estuve, funcionó a la maravilla y atrajo a un montón de gente: desde "afiliados" a curiosos, pasando por un montón de gente que transitaba por la zona y que se acercó y descubrió por casualidad los placeres que se ofrecían en los distintos stands de la Fira (y tengo constancia de que hubo casos de estos, porque recibí alguna llamada entusiasta).

  • Gran presencia de productores locales. Muchos productores y con muchas cervecitas para escoger. Alguno podría pensar que había muy pocas novedades, pero a mí sinceramente me vino genial para poder disfrutar con más calma del ambiente y las personas, así como saldar algunas cervezas pendientes. Si hubiera estado por la tarde, habría ido a por las conocidas que me chiflan, algo que en eventos como Mediona se hace difícil por las ganas que tiene uno de descubrir más y más.

  • Situación. El espacio era perfecto para una feria: toda una recta de calle a calle, llena de stands en un lado y con mesas y espacio para pasear en el otro. La organización del espacio, en este sentido, fue idónea e inteligente; con las paradas de comida al principio del Carrer Llacuna, y los aseos apartados de la zona de paradas, donde había unas cuantas mesas para sentarse (quizás pocas, pero no creo que fuera aconsejable poner más).

  • Guia + vaso. Bonito diseño de ambos items; el primero con un formato de bolsillo y a todo color, con buena información (aunque incompleta en algún caso). El vaso, por su parte, de diseño simple pero francamente atractivo. El precio de 3€ no es barato a priori (aunque esté alineado a otros festivales); pero me imagino que tampoco es económico cortar el tráfico del Carrer Llull de Barcelona al lado de la Rambla de Poblenou, así que nada que objetar.

  • Aseos. Apartados; con individuales y cabinas. Por la mañana y mediodía, limpieza absoluta. Y en las cabinas aquel ambientador que me recuerda aquellos años mozos en los que mis amigos y yo salíamos por elegantes discotecas vallesanas y los "valientes" se pedían aquella bebida diabólica llamada "Malibú con piña"... Yo no era valiente: yo bebía cerveza (bueno, y algún destornillador... todos tenemos un pasado oscuro).


Se puede mejorar:

  • Precios y vasos medio llenos. Hubo algún lío con los precios; y los recomendados desde la web de la organización no los vi en ninguna parada. Asimismo, la posibilidad de probar sólo medio vaso no la conocían en la mayoría de los stands.

  • Toma de agua. La solución para limpiar los vasos fue simpática: pasar un tubo desde el local de La Cervecita, enganchar unos grifos a un árbol y tener dos tiradores para limpiarlos. La presión era algo escasa, pero suficiente. Lo que me imagino que por la tarde se debió encharcar de manera importante el suelo del árbol (que, por otra parte, seguro que se tomó agua enriquecida con cerveza tan a gusto durante todo el día). Me imagino que no era fácil este tema, pero un desagüe y fuentes tipo las de Blanes es el ideal.


Por todo lo demás, sólo me queda felicitar a todo el equipo de La Cervecita por la excelente organización de un evento ilusionante y necesario en una ciudad de tan marcada tendencia cervecera como va siendo Barcelona de unos años para acá. Creo que el mayor éxito, y por lo que pueden estar muy contentos, es por la diversidad de público (novel, iniciado, friki) que se personó entre la calle Llacuna y la Rambla de Poblenou para poder probar cervecitas del país y conocer más de cerca qué es esto que se está moviendo entorno a una bebida que, hasta hace poco, era poco más que un refresco.

Comentarios

  1. Cómo lo pasáis bribones!!! Menuda envidia!!!! Siempre de Feria en Feria... Feriantes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, ya lo has dicho por Twitter: me cambiaré el nombre a Firaire :-). Salut Txema!

      Eliminar
  2. Que envidia nos dais. ¡Ojala puediesemos ir a todos los festivales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, así tomaríamos alguna juntos más a menudo. Pero vamos, no creo que tardéis a tener un panorama ferial similar... la gente empieza a moverse mucho. Saludos Duque!

      Eliminar
  3. Tiene muy buena pinta! Una pena no haber podido ir...me ha dado especial envidia esa Segarreta Albert Coock, a ver si se cae alguna hasta Madriz, jejeje... un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por desgracia dudo que caiga por Madrid precisamente la Albert Coock... Por cierto, no lo he apuntado, pero "albercoc" es albaricoque en catalán... el nombre está claro que lleva intención :-).

      Saludos Aniceto!

      Eliminar
  4. Menuda envidia, en especial esa Segarreta y la Shiva con esa bomba de lúpulo... uff!! Y Txema tiene mucha razón, estáis hechos unos feriantes, no parais nunca, jaja! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace lo que se puede :-). La verdad es que todo lo tomado en esta feria me aportó lo suyo, pero sí que como curiosidades la Shiva y la Segarreta eran muy apetecibles (y riquísimas). Salut Pau!

      Eliminar
  5. Hola Joan
    A nosotros también nos hubiera gustado hablar con todos vosotros pero el trabajo no nos dejó ni un minuto. Un día agotador pero un GRAN DíA. Como tú bien dices no es fácil cortar una calle en Barcelona ni barato tampoco. Hemos tenido algunos fallos (falta de experiencia) el próximo año tendremos 2 puntos de venta de vasos. El punto de agua fue muy SiMpÁtICo pero le faltaba un desagüe fue improvisado en el último momento.
    Con respecto a los precios de cata los cerveceros estaban todos informados no se que ocurrió (nos faltó tiempo para supervisar la feria).
    El precio de 3 euros vaso + guía era muy ajustando no es barato montar algo en Barcelona.
    Creo que fue una Feria buena y gustó mucho, los crrveceros agotaron existencias y así por encima la afluencia de público supero las 5000 personas (aún no hemos tenido tiempo de hacer recuento de vasos).
    Desde aquí os damos las gracias y os invitsmos a la próxima.
    Salud y buena birra!!!
    Bones vacances!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angie! Me imagino que realmente fue agotador, pero podéis estar contentos, la verdad.

      Posteriormente a colgar el post me han comentado que el desagüe la habría venido bien al árbol. Pero en fin, para una primera edición y con la dificultad de organizarlo en medio de una calle en Barcelona me parece que el balance es más que positivo. Mucha gente "de fuera del mundillo" me ha contado que estuvo por allí y que le había entusiasmado; como digo en el post, creo que este es el gran triunfo. 5000 personas, ya me lo estás contando todo.

      Me alegro que los firaires agotaran existencias. El que tenga vacaciones se marchará con buen sabor de boca.

      Puedes estar segura que en la próxima edición haré lo posible por estar de nuevo. Salut i bones vacances, també!

      Eliminar
    2. Estamos FeLiCes del triunfo de La Fira!!!!. Con ganas de preparar otra y mejorarla. El árbol está sano y salvo yo diría que incluso más contento!!!. Gracias a todos y bones vacancs
      La Cervecita

      Eliminar
  6. Que inconformista la premsa especializada... le decimos en exclusiva el emplazamiento del BBF13 y ni así se conforma :P
    Un plaer company!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo de prensa especializada nada! Es que en casa no me aguantan y tengo que meter rollacos en algún sitio de internet :-P.

      Esa exclusiva se me escapó... y no llevaba más que 3 cervecitas por entonces...

      Igualment el plaer i fins la propera Mikel. Bones vacances!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Post-verdad mediterránea

Conociendo el territorio...

De la ilusión