Maridaje Especial - Iggy Pop vs Hoppin' to Heaven

Hoy toca estrenar una de las secciones que tenía pensadas para este nuevo año (no tan nuevo en marzo, pero vamos) y que más ilusión me hace: la de Maridajes Especiales. No soy de los románticos que piensa que los cerveceros son sólo artistas y sus cervezas obras de arte; todos tenemos que vivir de algo, y la vertiente mercantil está allí (faltaría más). Pero esto es cierto para la mayoría de las expresiones artísticas más refinadas, sea pintura, literatura o Messi.

En fin, sin filosofar más, la idea es maridar la cerveza con arte (en sentido amplio), algo que hago constantemente cuando degusto una birra, pero a lo que hasta ahora quizás no se le ha dado una gran importancia fuera del terreno del márqueting. ¿Alguien podría negarme, a caso, de que la música y la cerveza no enganchan de maravilla? ¿Algo mejor que un concierto cerveza en mano? ¿Y, por qué no, tranquilo en el sillón escuchando música clásica?

Vaya por delante que, así como con la cerveza, sólo soy un aficionado a la música. Y, a diferencia de la cerveza, no suelo leer más que el booklet de los CDs que compro (sí, compro CDs, soy un dinosaurio). Así que mis opiniones y sensaciones son las que son, sin más formación que mi consumo e interés por cada materia.

Después de esta brevísima introducción (en mi línea) os dejo con el primer maridaje especial. Si a alguien le parece que se me va la pinza puede dejar de leer caso de estimarlo conveniente; sin compromiso.


Me encuentro ahora mismo con una Hoppin' Frog IPA en mis manos, una Pale Ale americana clásica, de calidad, con 68 IBUs y 6,8% ABV para disfrutar de una intensidad alta con moderación. ¿Qué hago con ella? Esto parece claro, lo que voy a tener que evaluar es si me la bebo a palo seco o la puedo acompañar con buena música. En este sentido, tengo una alta tendencia a asociar las cervezas notoriamente lupuladas a
grupos de tendencas y estéticas transgresoras; unas quieren hacerte sufrir con su amargor, y los otros con sus guitarras extremas y pintas de malotes. Otra tendencia, aunque muchas veces me gusta evitarla, es la de asociar nacionalidades; y es por eso que voy repasando mi catálogo musical para encontrar un álbum de grupo americano que me despierte sensaciones parecidas a las de cuando me bebo una AIPA.

En este caso, mi mente busca un maridaje por semejanza y no por contraste, y de golpe veo la imagen de un hombre con el torso brillante, lleno de marcas provocadas por autolesiones, un rostro maltratado por la mala vida. Efectivamente, he visto la portada de "A Million In Prizes", una de mis antologías musicales favoritas, con el incomparable Iggy Pop y The Stooges.

Iggy Pop lleva una muy dilatada carrera encima de los escenarios de medio mundo, algo que seguramente le sorprende a él mismo y a todos los médicos que le han tratado. Se le considera uno de los inventores del Punk Rock, un Rock más extremo e inconformista que el que se llevaba produciendo hasta el momento. Aquí tendríamos un primer punto de encuentro con nuestra IPA, que se relacionaría de forma análoga con las Bitter/Pale Ales.

Empiezo con el mítico "Lust for Life", una canción fresca a la vez que contundente; una canción que llama a disfrutar de la vida con deseo (y vicio). Un buen inicio, igual que los toques de pomelo y mango que de buenas a primeras nos deja la rana saltarina. Estos mismos toques frutales de la Hoppin' to Heaven, más ligeros y fáciles, acompañan los primeros acordes de "The Passenger", una de las canciones más reconocidas de Pop y mi favorita por varios motivos, especialmente la contemplatividad que desprende y que tan a menudo asocio al consumo de cerveza.

Vamos avanzando en el álbum, así como con la botella de 75cl. Mientras escucho "Search and Destroy", los 68 IBUs luchan por imponerse a la personalidad de este longevo rockero; en este caso, si bien el amargor se mantiene a la par con la conflictividad propia del frontman de los Stooges, el global de la cerveza se queda corta ante el carácter de uno de los músicos más polémicos de la historia en el escenario (Marylin Manson es un simple aprendiz).

En un estadio más avanzado, y con los lúpulos algo más apagados, sale la base maltosa, que esperaba impaciente su turno. Caramelo y naranja confitada, junto con un punto de alcohol y una mayor ligereza de cabeza por mi parte, maridan a la perfección con una canción como "Nightclubbing", increiblemente oscura y peligrosa, rememorando aquellos momentos más locos de fiestas pasadas.

Finalizando ya mi cerveza, nada mejor que acabar con un directo fantástico y lleno de energía como el de "TV Eye", canción con un mensaje contra la estupidez y la conformidad (fácilmente asociable a la cerveza, ¿no créeis?).

La sensación en boca es muy prolongada, así que me dará para escuchar otros clásicos como 1969 o China Girl para irme a dormir satisfecho con este rato que he pasado tan a gusto con Iggy, la ranita de Hoppin' Frog y conmigo mismo.

Espero que lo hayáis pasado bien con mis reflexiones durante este buen maridaje entre música y cerveza. Yo, por mi parte, lo he pasado genial :-). Salut!

Comentarios

  1. Magnífica fórmula amigo Birraire. Sepa ud. que también soy un dinosaurio que compra cds, aunque normalmente mis gustos marchan por el rock, el stoner y metal en general. De hecho acabo de recibir dos magníficos cds, uno de Premonition 13 y otro de los rockeros sureños de Dixie Witch, para disfrutar con algunas cervecillas que tengo en casa. Qué notable fórmula!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal caballero! Pues dos dinosaurios por aquí :-). No le di suficiente importancia a la música hasta que no empecé a comprarla, después de años de bajarla por internet. Maridarla con cerveza es algo que hago a menudo, y aunque el post pueda sonar místico o, directamente, como si se me hubiera ido la pinza, la idea es hacer apología de la cerveza como compañera perfecta en todas las ocasiones. Como los zapatos negros, queda bien con todo :-).

      En cuanto a Premonition 13 y Dixie Witch voy a escuchar algo a ver qué tal. No estoy nada puesto en el metal, pero siempre cabe estar abierto a descubrir nueva música.

      Un saludo Mean Man!

      Eliminar
  2. Lo mío con la música también va más por el heavy, rock subidito de tono, metal no del más extremo, con guitarras haciendo sonar tantas notas por segundo como nuestro cerebro no puede llegar a asimilar... Pero bueno, como tantos otros, también disfruto enormemente de una Fuga de Bach o cualquier obra maestra del gran Mozart... Entre otras muchas cosas...

    Y como maridaje, pues no se me había ocurrido plantear antes una unión tan ligada como la tuya. Igual te tomo la idea para más adelante publicar un único post al respecto, jeje!

    Salut mestre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de la opinión de que la cerveza va bien con todo :-). Una de las mejores cosas que tiene la cerveza para mi es quizás que te la puedes tomar mientras practicas otras actividades de ocio.

      Y volviendo a la música, veo que más o menos podía intuir tus gustos ;-). Mis preferencias básicas son Beatles y Mark Knopfler, y a partir de ellos me voy por las ramas. No creo que tarden en aparecer álbumes de los Fab 4 o Dire Straits en mis posts de maridajes especiales.

      Salut senyor!

      Eliminar
  3. birraire, muy buen post, jeje, no he probado la hoppin heaven, pero despues de tu post ya me apetece.iggy pop es tremendo muy buena musica si señor, y lust for life es un temazo, aun recuerdo cuando vi trainspotting en el cine con 14 años, semejante comienzo de pelicula con la cancion...tremendo.
    di que yo soy mas de beber buenas birras en casa viendo fumbol, y si estoy con amigos , normalmente prefiero beber cervezas de supermercado, mayormente porque mis colegas no valoran la cerveza jeje
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario Eduardo! Las Hoppin' Frog tienen el problema que nos llegan bastante caras (aunque también cuenta que son botellas grandes), pero hasta ahora lo probado es muy equilibrado y de calidad.

    Yo hace relativamente poco que vi Trainspotting. Había leído el libro 2 o 3 veces, y ante las continuas menciones de Iggy Pop en el libro no podía sino leer y recordar algunos temas. Aunque podía intuirlo, fue una grata sorpresa la banda sonora de la peli :-).

    Y respecto al futbol, si viene alguien que sea cervecero cervecero, saco buen material. Sino alguna de súper que más o menos sea apañada. Creo que en esto todos hacemos igual :-).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. solo he probado la boris y esta rica rica jeje,
    me resulta curioso que leyeras antes el libro que ver la pelicula, en mi caso al ver la peli, que fue la ostia, me compre el libro, y tambien me lo he leido 2 o 3 veces jaja, soy de los hibs desde entonces jeje. no se si sabes que hace unos años saco la 2ª parte de trainspotting, se llama porno.libro curioso que habla sobre todos los bares de leith, puerto de edimburgo
    yo tengo todos los libros de irvine welsh y en algunos son historias de otra gente, a veces aparece algun personaje de trainspoting

    bueno jefe saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal señor! Pues Porno lo tengo allí pendiente, y estoy pendiente de que saque la tercera entrega de la serie de Renton y compañía: "Skagboys". No tengo todos los libros de Welsh, pero si que siempre estoy pendiente de qué saca y mi idea es leer la mayoría de ellos a la larga. Veo que coincidimos en gustos literarios :-).

      Saludos!

      Eliminar
    2. ostia, eso de skagboys no lo sabia..ya estoy a buscar por google jeje
      saludos

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Me alegro que te gustara :-). Espero sorprender más en esta nueva sección con otras ideas que tengo en mente. Salud!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Post-verdad mediterránea

Conociendo el territorio...

De la ilusión