Barcelona Beer Festival - Crónica...

La versión de mis impresiones para vagos está al final, por puntos. La versión Big Brother de mi experiencia (qué hice, qué bebí, etc.), a quien le interese, será el post del miércoles.

Tres días y diecinueve birras después, me dispongo a escribir mis conclusiones sobre el festival cervecero que ha inaugurado la temporada este año 2012. Ahora mismo, si alguien nos preguntara, los afortunados que hemos podido atender a tan esperado evento tendríamos serias dudas de si existe persona residente en Barcelona que no se haya enterado de que había un Centre Cívic con 36 tiradores de cerveza y un montón de gente de todas las edades y nacionalidades, todas ellas disfrutando de un producto gastronómico de primera y de un ambiente y un emplazamiento de lujo. En este sentido, el BBF12 ha sido un auténtico exitazo.

Mi primer contacto (directo) con el festival fue el viernes, sobre las 16h. Al llegar me di cuenta de que mis sospechas de que "se nos quedaría pequeño" el Convent de Sant Agustí se concretaban en hechos: siendo día laborable y justo después de comer, ya había mucha gente. Efectivamente, al cabo de un rato el Centre Cívic estaba a reventar, de gom a gom, aunque no llegué a ver el momento de máximo esplendor por temas horarios míos. Destacar y felicitar a la organización por la cintura que demostraron ante tanta expectación, limitando el acceso a las instalaciones (no estaba previsto); ya no sólo por comodidad, sino especialmente por seguridad, fue un acierto la mecánica del "salen 10, entran 10" (aunque jodiera a más de uno).

En cuanto al funcionamiento, el BBF12 se construyó con los festivales británicos en mente, o sea, gran variedad de referencias en barril, en una barra única. Para acceder a la cerveza, además, se tenía que adquirir el vaso del festival (del que hablaré más adelante) y las monedas amarillas oficiales; todo ello se podía comprar por packs: uno de vaso + 3 monedas (5€), uno de 7 monedas (5€) o uno de 15 monedas (10€). Así que para los que compramos packs de 10€, cada moneda tenía un valor de 67 céntimos de euro. Las cervezas valían entre 2 y 5 fichas, habiendo auténticas gangas entre ellas (que comentaré en el siguiente post).

Para consultar las cervezas presentes, había dos grandes paneles con la lista de toda la birra, cumpliendo con su función de informar a los asistentes de las referencias que estaban pinchadas en cada uno de los treinta y seis tiradores. Desgraciadamente, la ubicación de los paneles no era óptima para su consulta por parte de más de 10-15 personas a la vez, y se formaban colas hasta para esto. Cabe sumarle, además, que una vez habías decidido qué tomar, te quedaba atravesar el muro de gente que se tomaba la birra junto a la barra, y los indecisos que se miraban los grifos y no los paneles informativos.



Respecto a dichos paneles, si bien no eran jeroglíficos, sí que me dio la sensación de que inducían un poco a confusión. No se si yo tenía pinta de enterarme del tinglado o que, pero varia gente se me acercó y me preguntó sobre los numeritos y las letritas. Sí que entiendo que la poca homogeneidad en destacar que un producto se había agotado (algunas veces con sus letritas de "esgotat", otras una cruz roja) podía ser lioso, pero para mí fueron suficientemente claros; sin embargo, varias veces los encontré mal informados (hasta cuando no había casi nadie). Hay terreno para mejorar aquí.

De las cervezas presentes, destacaría el buen nivel. Creo que se ha hecho un buen esfuerzo para traer cerveza suficientemente rara y apetitosa para atraer a los cerveceros más hardcore, una buena base de cervezas más habituales para recién iniciados, y locales para guiris que querían probar lo autóctono. En relación bastante directa a la cerveza, me gustaría resaltar positivamente el vaso del festival; desde la organización se recomendaba disfrutar del producto y no pillar la gran cogorza, y la capacidad del vaso (que, si no me equivoco, era algo menor a media pinta) era perfecta para hacer una degustación correcta de cada birra que pidieras.

Entrando en la variedad, en una frase, os diría así en genérico que me sobraban Barley Wines. Y con eso no quiero decir que no me guste este estilo, ni mucho menos, sino que había mucha birra "de copa": oscura, cargada, dulce; y quizás pocas de ligeritas (al menos los ratos que estuve yo). Yo porque iba a lo que iba, pero sinceramente Imperial Stouts maduradas en roble y Barley Wines a las 11 de la mañana me parece algo más que un desayuno de campeones (así empezó Prosinecki). A parte, el tiempazo que ha hecho invitaba más a cervezas ligeras. Como apunte adicional, y siguiendo con mi cruzada habitual, dentro de las posibilidades (que las desconozco), me faltaron británicas y alemanas (aunque aprecié mucho ver, y probar, ciertas rarezas en este sentido).



Y finalmente la Guía. Una gozada disponer de un librito a todo color lleno de información sobre las cervezas presentes, y una buena manera para poder planificarse. El formato mejora mucho aquella primera guía que vimos en el Fes-t'hi 2011, pero al fin y al cabo lo que importa es la información, y ambas cumplían con dicha función. Si me pongo estricto, destacaría que faltaba homogeneidad (cambios de idioma inesperados), que algunas descripciones eran genéricas y escuetas, y algunas faltas ortográficas (lo siento, pero me torturan). Pequeñas cosas a mejorar que no empañan el buen trabajo de la ACCA (Associació per la Cultura de la Cervesa Artesana) con la Guía.

No obstante, si que me gustaría destacar negativamente un comentario en la página de Introducción a la Cerveza, en la que se decía, literalmente, lo siguiente: "De una Ale se puede esperar que tenga una potencia aromática superior a las Lager". Casi sin empezar a pensar, me quedo sin dedos en la mano para contar Lagers de una potencia aromática muy superior a muchas Ales. Menor rango de posibles aromas (dado el límite de las Lager con los toques afrutados) habría sido más preciso.

Mi balance del festival es muy positivo, pero con margen para hacerlo mejor dentro de un año. No me gustaría que mis comentarios se leyeran en clave destructiva, sino todo lo contrario: para ayudar a construir año a año un festival mejor, que en el futuro pueda llegar a ser una referencia en Europa (se entiende que no a corto plazo, sería demasiado ambicioso). Barcelona tiene mucho caché; nuestros festivales también pueden tenerlo.

Mis más sinceras felicitaciones a la organización, que ha hecho un gran trabajo antes y durante el BBF. Cabe destacar que este festival ha tenido mucha más dificultad que las ferias que hemos visto hasta ahora, dada la magnitud del evento y el sistema de la barra única, y esto debe valorarse. El éxito absoluto del festival es fruto de una gran labor por parte de todos los componentes de la ACCA; os lo habéis currado un montón.

Aquí os dejo con la versión para vagos de mis impresiones:


Me gustó:
  • Que Barcelona tenga ya un festival cervecero de nivel.
  • La respuesta de la gente, superando expectativas optimistas.
  • Limitar el acceso ante la avalancha de gente. Por seguridad, especialmente, un gran acierto.
  • Gran número de referencias de cerveza, con muchas rarezas.
  • El sistema de monedas del festival; cómodo y claro, evitó el caos absoluto en la barra.
  • El material suministrado: Guía y vaso.
  • Festival a la británica: posibilidad de hablar con los productores relajadamente, sin que estén currando. Distinto e igualmente interesante.
  • Los servicios para caballeros, rápidos e higiénicos.
  • Actividades varias y comida. No puedo opinar sobre ello porque no he asistido a ningún acto, ni he comido en el recinto por circunstancias variopintas, pero valoro positivamente que estén.

Se puede mejorar:
  • Emplazamiento de dimensiones demasiado reducidas (este punto a nadie se le escapa, me imagino).  El Convent se ha demostrado que no puede sastisfacer la demanda actual de este tipo de actividades en la ciudad de Barcelona.
  • Algunos aspectos de la Guía (leer la última parte de la versión para no vagos).
  • Más variedad de estilos cerveceros, especialmente de ligeras.
  • Paneles más accesibles y actualizados: a altura, y quizás con un sistema más ágil para informar de las referencias pinchadas.
  • Personalmente, para futuras ediciones, montaría algún sistema de colas para organizar la reposición de cerveza en el vaso y que se desalojara la zona de la barra después del servido.

A modo de apunte final, me gustaría dar las gracias también a alguien que de forma indirecta, y sin restar méritos a nadie, es para mí el gran responsable de lo que ha pasado estos tres días en Barcelona: Steve Huxley. Sin su Barcelona Beer Company, sus charlas sobre producción de cerveza y su implicación con el movimiento cervecero local, ni este ni otros festivales habrían sido tal como son (o, más bien, creo que no habrían sido, directamente). Por ello le dedico una foto que él mismo me puso a huevo, y que me parece que ilustra muy bien, de manera abstracta, la importancia de este gran cervecero para los birraires de aquí. (Y además se ve lo bonito que era el escenario de este BBF, sea dicho de paso).



Post-Data para la reflexión: ¿eran todas las cervezas del festival artesanas? (en relación a este post).






Update:

Podéis consultar los otros posts de la serie en los siguientes links:

Barcelona Beer Festival - Resumen (parte I)
Barcelona Beer Festival - Resumen (parte II)
Barcelona Beer Festival - Resumen (parte III) y Miscelánea

Comentarios

  1. Buena crónica, me alegro mucho que haya salido tan bien, en especial teniendo en cuenta que se trata de una primera edición (que espero sea la primera de muchas).

    Por otro lado, lo de las generalizaciones entre Ales y Lagers, ¿cuándo van a aprender a olvidarse de esa huevada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Max. Yo por mi parte también estoy contento de que haya salido todo tan bien siendo como somos inexpertos en este tipo de montajes.

      En cuanto a lo de lager/ale, pensé directamente en ti cuando lo leí. Pero no te pierdas el post del viernes si quieres disfrutar de la opinión de un experto (un "oído hoy" al estilo 2d2).

      Salut!

      Eliminar
  2. Personalmente ha sido un privilegio asistir al 1er festival cervecero con cara y ojos de Barcelona. A la organización les doy un notable, sobre todo teniendo en cuenta que montar por primera vez un evento de estas características y en una ciudad como Barcelona ha de ser de todo menos fácil, obviamente era imposible prever el aluvión de gente que finalmente quiso estar ahí y esto ha venido a confirmar, algo que ya se palpaba, que el gusto y la cultura por la buena cerveza ha venido por fin para quedarse entre nosotros. Respecto al año que viene ahora el listón está muy alto y el Know How adquirido ha de servir para que la segunda edición roce la perfección ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Dámaso! Yo creo que fue sensato por parte de la organización pecar de menos que de más, ya que siendo la primera edición era mejor que se quedara gente fuera que no que tomáramos la birra en una gran llanura con 4 cerveceros nada más.

      Lo bueno también es que se ha creado una gran expectativa en vistas a futuras ediciones, y aunque se optara por un emplazamiento menos céntrico seguro que la gente respondería, sabiendo que esta edición ha sido un éxito.

      Y con la experiencia de este año, además de 12 meses para reflexionar y montarlo por delante, seguro que el año que viene el BBF rompe moldes.

      Un saludo company!

      Eliminar
  3. Me sumo a las felicitaciones para la organización. A falta de las lógicas mejoras que da la experiencia y el tiempo, y según te leo, fue un auténtico éxito.

    En cuanto a la elección del Convent, a pesar de lo "mágico" del lugar, soy de los que pensaba que podía haber sido mejor hacerlo en otro lugar más amplio (será por sitios acondicionados en BCN...). Y en cuanto a aglomeraciones en la barra, quizás hubiera sido mejor separar por zonas o anunciar las cervezas arriba para que se viera desde más atrás o incluso poner separadores para las colas que solamente permitiera acercarse a pocas personas cada 4 o 5 tiradores.

    Supongo que ni la organización imaginaba tanta convocatoria de gente. Dejando a un lado lo negativo, esto no puede sino alegrarnos y pensar en grande para otra próxima vez.

    Enhorabuena a la organización y también a tí por el post (como siempre, muy constructivo!). Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal Pau! Se te echó en falta :-).

      Coincidimos con las impresiones previas y las posibles soluciones, pues. La asistencia era difícil preverla, pero la capa de gente parada delante de la barra quizás sí era más previsible. Pero vamos, primera edición, exitazo de gente y grandísimo fin de semana; bravo a los organizadores, que seguro que no han sido los únicos en pensar de montar algo así, pero sí los primeros en hacerlo efectivo, y hace falta curro y un par de www's.

      Salut senyor!

      PD: Birrasana si?

      Eliminar
    2. Birrasana está en proceso de debate... Jejeje!!

      Y ya me supongo que los organizadores no serían los primeros en plantear la idea. Era un poco sorprendente que teniendo tantos festivales en pueblos y ciudades mucho menores de los alrededores aún no se hubiera hecho antes en Bcn.

      Salut mestre!

      Eliminar
    3. Pues a ver si nos vemos entonces :-)

      Eliminar
  4. Muy buena cronica y mu buena envidia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alberto! El año que viene ya sabéis, Gatos en el BBF :-)

      Eliminar
  5. Saludos,

    Me sumo a las felicitaciones a la organización y susbscribo todo lo leido anteriormente. La organización un 10!.

    Por mi experiencia en la organización de diferentes eventos se lo dificil que es no solo lanzarte a organizar un festival, si no resolver los problemas que surgen sobre la marcha. Creo que en el caso del BBF se solucionaron de la mejor manera posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal Jurassik! Pues sí, creo que la organización demostró estar preparada para rectificar e improvisar en función de la respuesta del público asistente. Muy buena labor.

      Saludos señor!

      Eliminar
  6. Muy buen post de aperitivo para hacernos una idea de lo que dio de sí el BBF. Ya se intuía el éxito de la convocatoria ante la expectación que había antes del pistoletazo de salida, generado por el increíble número de cervezas que se iban a poder probar, aparte de algunas actividades muy interesantes. De los puntos negativos que mencionas yo intuía dos. Uno de ellos es el que no hubiera como bien dices mayor presencia de ligeras, y de otros estilos cerveceros no pertenecientes a la familia de las ales. Hay lagers de una increíble calidad, y como bien apuntas con mayor capacidad aromática y gustativa que muchas ales, y me da un poco de pena que se les dé de lado. Para muestra un botón, la próxima de las cervezas que comentaré en el blog es una Ayinger Celebrator, una doppelbock excelente. El otro punto era el lugar de celebración por sus dimensiones y por ser el aire libre. Depender en un evento así del clima es un riesgo, aunque este año este invierno tan seco lo ha puesto fácil en ese aspecto. Lo de las dimensiones, siempre es deseable que el recinto sea suficientemente grande para acoger a un mayor número de personas, pero por experiencia en muchos eventos, al final es un tanto impredecible determinar el grado de afluencia de público que finalmente acudirá. Por lo que veo lo controlaron bien, que es lo que se debe hacer en estos casos. Por otra parte, lo de poder hablar directamente con los productores es un punto muy a tener en cuenta, que hacen al festival más interesante si cabe.
    En definitiva me alegro de que haya sido un éxito y felicitar a quiénes tuvieron la iniciativa y la fe necesaria en ese proyecto, y agradecer el esfuerzo de todos los que participaron en la organización. A repetir el año que viene, y a ver si tengo la suerte de poder ir.
    Salud amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Juan Antonio! Pues sí, lo que comentas era previsible; pero también cabe tener en cuenta que en un festival de estas características la mayoría de la demanda será de cervezas más extremas, que es lo que por desgracia se está vendiendo como cerveza de mayor calidad desde nuestro novel panorama. Me costaría decidir cual es la mejor de las que tomé, pero al menos hay una lager en la disputa, y eso que tampoco abundaban.

      La Celebrator la tengo lista para tomarla esta noche, curiosamente :-). Que ganas le tengo.

      Sin embargo, lo que comentas de estar al aire libre, yo creo que es como debe ser un festival; si por desgracia pillas uno de los pocos días de lluvia que nos da el año (Birrasana del año pasado, por ejemplo) pues mala suerte. La idea de estar encerrado en un pavellón con una orda de bárbaros sedientes de birra no me parece apetecible para estar mucho rato :-P, y creo que puede hacer la diferencia entre los asistentes.

      Por cierto, casi que, si me lo puedo montar, mi próxima parada ferial será Madrid :-). Salud!

      Eliminar
    2. H H H Horda!!! Que me se ejcapa la H!

      Eliminar
  7. Sí sí... esa feria por obvias cuestiones de cercanía no se me escapa. A ver si nos vemos antes y si no en la feria. Salud!

    ResponderEliminar
  8. señores, cuando y donde es la feria de madrid?
    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mash

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad