La Ronda #33: La realidad cervecera de tu ciudad

La presente edición de La Ronda la convoca l’amic Pau, desde su popular bitácora Lúpuloadicto, proponiendo como tema “La realidad cervecera de tu ciudad”. Llevaba unas cuantas convocatorias sin personarme por motivos de carga de trabajo, pero aunque sea sobre la bocina me reincorporo al grupo en esta trigésimo tercera ronda.

A una persona que, como es mi caso, después de abandonar hace unos años la ciudad donde nació, ya no sabe exactamente cuál es “su” ciudad, hay claramente una primera pregunta que debe hacérsele: ¿cuál de ellas? Podría hablaros sobre varias ciudades que han sido mi hogar, durante más o menos tiempo, y de las que consecuentemente llevo algo en mí. Mi querida Madrid, siempre presente en mi mente, podría ser una de ellas; Barcelona, que aun siendo candidata siempre se ha resistido a ser estrictamente “mi” ciudad, pero que más o menos podría considerarla como tal; o incluso podría incluir Andorra la Vella o Escaldes-Engordany desde hace un tiempo, o naturalmente esa mía ciudad donde tantas cosas empezaron: Bruselas.

Las descarto todas ellas: incluso Sabadell, donde viví los primeros 24 años de mi vida. En realidad, si me preguntas dónde vivo, mi respuesta será que en un pequeño pueblo de la comarca del Bages, en Catalunya. Dado el poco sentido que tendría hablar de la escena cervecera de los pocos bares que hay, en los que la variedad de cervezas es más bien escasa, me voy a centrar en la ciudad más próxima, Manresa, así como en sus alrededores hasta alcanzar la parte de comarca que cerveceramente he podido conocer.

Manresa
Manresa, de acuerdo a mis gustos, es una magnífica ciudad donde vivir… de noche. A partir de la hora de cenar, el alboroto de esta población mediana, que se congestiona con una facilidad ridícula por su desorden urbanístico, desaparece por completo, dejando paso a una agradable calma y a una escena nocturna más que interesante. Los extremos climatológicos a los que llega tanto en invierno como en verano no impiden que la capital de comarca goce de una amplia oferta de restaurantes con buena comida a precios infinitamente menores que en el área metropolitana de Barcelona, además de pequeños y no tan pequeños locales que ofrecen conciertos y música en directo incluso durante la semana laboral. El Bages es cuna de músicos, y se nota.

En toda esta oferta, es muy habitual que los bares y restaurantes locales cuenten con un mínimo de variedad de cervezas, que normalmente oscilan entre una mínima muestra de botellas de la gama Guineu a un buen repertorio de cervezas de todo el territorio, tiradores incluidos. No es de extrañar, pues en la comarca cohabitan varias microcerveceras, como son la propia Guineu (Valls de Torroella), La Pirata (Súria), Cervesa Bou (Manresa) o Mandril Beer (Manresa). Sin olvidarnos, por supuesto, de los compañeros de Cerberus (Artés) conocidos, además de por sus cervezas, por ser suministradores de material para la elaboración de cerveza a tanto a otras empresas como a cerveceros caseros.


Es importante no olvidarse de aquellos sitios que han venido captando activamente a las personas con tendencias cerveceras de la comarca, ofreciendo un entorno agradable a la par que algún evento cervecero de vez en cuando, de unos años para aquí. Hablamos, naturalmente, de la Taverna dels Predicadors: años y años siendo el pub por excelencia de la ciudad, que actualmente cuenta con una oferta cervecera más que completa, con varios tiradores en rotación. Por supuesto, el complemento se encuentra en el Moe’s Bar, un local más pequeño, pero con oferta de bocadillos calientes, variadas botellas y algún tirador.

Marc y Judith
No puedo dejar de hablar de La Panxa del Bou (ex Beer Centre y Bodega del Senyor Gat). Única tienda 100% cervecera que me conste en la comarca, allí he vivido grandes momentos preparando eventos, o con largas charlas en la pequeña barra, algunas veces hasta la madrugada. Actualmente, lo regentan Judith y Marc de Cervesa Bou, ofreciendo una calidad y variedad en botella envidiable, si tenemos en cuenta la lejanía con Barcelona, y 5 tiradores fijos. Y aunque uno de los socios salientes del negocio estuvo temporalmente trabajando con cerveza en el 13 (del que os hablé hace un tiempo), el local por desgracia ya no está en funcionamiento, y ahora hay un nuevo restaurante sin oferta cervecera destacable.

Pero no todo termina en Manresa ciudad. Uno de los sitios pioneros en ofertar cervezas alternativas fue el Bar La Tanca, de Santpedor (sí, el pueblo de Guardiola), aunque lamentablemente también cerró, hace aproximadamente un año, después de una gran tarea de difusión durante años. En la actualidad, la referencia fuera de la capital está en Súria, y la lleva Eric León, conocido por muchos por sus inicios al lado de su hermano Aran en La Pirata. En su local, La Taverna, existe una buena oferta de cerveza nacional, alguna en barril, otras en botella; y naturalmente no faltan las referencias fijas en tirador de La Pirata. Buenas raciones y pintxos, y una lucha incesante para que la gente prueba otra cerveza que no sea la del cartelito rojo que por la noche brilla iluminado sobresaliendo de la fachada.

La razón de toda esta realidad cervecera no es otra que el trabajo de las personas que están detrás de estos negocios descritos anteriormente, con especial importancia por parte de las microcerveceras, algunas de ellas más que populares fuera del micro-ámbito comarcal. El hecho de que formen parte de la zona propicia lo que comentaba al inicio: no es raro encontrar cierta variedad interesante en locales que no llevan la etiqueta de “cerveceros”. Es por todo ello que, en mi opinión, existe un equilibrio entre la oferta y la demanda en materia cervecera, ya que las modas y los nuevos productos, en el interior catalán, se introducen con menos prisas que en Barcelona, pensando si cabe hasta tres veces en lo que realmente busca el cliente. En general, aquí, los restauradores no buscan crear tendencia.

Y bien, hasta aquí mi descripción de la realidad cervecera de mi ciudad, un poco aliñado a mi gusto por mi mencionada crisis identitaria. Probablemente habría sido más fácil, pero menos interesante, hablar una vez más de Barcelona y su realidad cervecera, pero he apostado por descubrir, en unos pocos párrafos, lo que se cuece en el norte de la capital catalana. Mi opinión es que no nos podemos quejar, considerando que en toda la notable extensión de la comarca viven, aproximadamente, 180.000 personas.

---

Steve, en la barra del primer BBF...
En cuanto a la pregunta específica planteada respecto a Barcelona (“¿Cómo explicas que Barcelona tenga una realidad cervecera como tal?”), a mí siempre me ha parecido que tiene una respuesta muy sencilla y lógica. Como ya he dicho y escrito en otras ocasiones, la diferencia entre Barcelona y el resto de sitios se llama Steve Huxley, y naturalmente todo lo que vino detrás, que ha significado no sólo una proliferación más temprana de negocios cerveceros, sino una captación de público más progresiva y menos apresurada que, por ejemplo, la de Madrid.

Otras zonas han tenido esa captación progresiva también, como las que se ponen como ejemplo en la convocatoria (Asturias y Navarra), con locales referentes como El Lúpulo Feroz y Manneken Beer. En el caso navarro, además, se cuenta también con la inestimable ayuda de ciertos productores que provocan admiración internacionalmente, y que con su Napar Pils han llegado a muchos consumidores “clásicos” de su zona, consiguiendo así una cierta captación de paladares locales.

Piano, piano... cuántas
cosas empezaron aquí...
Madrid, por su parte, ha tenido y tiene que competir con su fuerte cultura cervecera (la de caña-tapa), pues no es cierto que no tengan, como a veces oigo o leo. Otro tema es que esta cultura cervecera no sea todo lo completa que podría llegar a ser. No obstante, no me cabe ninguna duda de que con todo su músculo económico y demográfico, la capital pronto podrá empezar a sacar pecho de verdad con su escena cervecera alternativa, que aunque es joven ha empezado a arañar seguidores a la rubia clásica para ir incorporando locales y tiendas que apuestan por una variedad de producto mayor. El trabajo, precisamente, está en difundir y contar el por qué esta cerveza alternativa despierta estímulos sensoriales distintos, y el por qué el precio de adquisición puede llegar a ser algo mayor o, incluso, notablemente mayor*. Para mí, esta última es una de las grandes barreras que se tiene que sortear, y en la que muchos compañeros del mundillo llevan años trabajando.

Nada más que añadir. Espero tener tiempo ahora de leer las demás entradas de la presente edición de La Ronda y contrastar opiniones respecto a las “preguntas fijas” del final. Agradecer la convocatoria a Pau y hasta la próxima.


Salut i birra!


* A propósito de esta última frase, por favor, no empecemos otro interminable debate sobre el precio. Sólo quiero apuntar que al consumidor se le tiene que dar una explicación del por qué, y naturalmente convencerle con buenos argumentos para que la experiencia le invite a repetir, a sabiendas de que pagará más que por su caña o su doble, y sin tapa.

Comentarios

  1. Muchas gracias Joan! Genial, como siempre, desde la intro a una zona tan rica (y que desconozco por completo) como el Bages, a lo de Barcelona (aunque me empeño en creer que aunque Steve hizo todo lo que hizo, hay otros condicionantes más determinantes y su labor fue un diente más para el engranaje). Sobre Madrid, su tradición de cañas y el hándicap del precio, así como lo del trabajo por hacer e ir paso a paso, creo es una reflexión aplicable a muchas partes exceptuando Catalunya.

    Salut i una abraçada Joan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pau! Fíjate en el detalle de "Steve Huxley, y naturalmente todo lo que vino detrás". No quería ahondar en el tema, pues me daba para un post largo entero, y he pasado rápido. Pero naturalmente están las asociaciones, las primeras ferias, micros, locales que ya no existen... Para mí, el secreto ha sido la captación progresiva de público. Steve puso la semilla, además de trabajo, como tantas otras personas.

      Se habla mucho de moda con la cerveza, pero al inicio de todo esto se llevaban pantalones anchos con pinza, luego muy anchos y sin pinza, hemos pasado por la campana, el pitillo, el 3/4, los pantalones caídos y un sinfín de variantes. Daremos la vuelta y todo lo cervecero seguirá creciendo, así que de moda poco :-).

      Salut!

      Eliminar
  2. YO CREO QUE SE HA HECHO BASTANTE EN MADRID Y EN EL RESTO DE ESPAÑA PARA LA ÉPOCA ECONÓMICA QUE HEMOS SOPORTADO ( Y SEGUIMOS SOPORTANDO OJO ).
    TODO ESE PIANO PIANO QUE COMENTAS DIÓ PIÉ A QUE EN LA ÉPOCA DE BONANZA ECONÓMICA BARCELONA YA ESTUVIERA PREPARADA PARA DAR EL SALTO MIENTRAS QUE MADRID HA EMPEZADO A RAIZ DE LA CRISIS, CON UNA BOTA EN EL CUELLO YA ANTES DE EMPEZAR.
    SI LA COYUNTURA ECONÓMICA SIGUE MEJORANDO EL PANORAMA ES MUY ESPERANZADOR Y SOLO PODEMOS MEJORAR EN EL FUTURO.
    UN SALUDO AMIC!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a Madrid le queda por delante mucho trabajo, y tiene que entenderlo desde la paciencia. No es fácil que el público cambie de chip en una ciudad tan acostumbrada a beber cerveza. Pero por lo contrario, la demografía juega a favor, y aunque se movilice a un pequeño porcentaje de la población, ya podemos hablar de unos cuantos miles de cerveceros "alternativos". Piano a piano, vamos :-).

      ¡Un abrazo Jorge!

      Eliminar
  3. Los datos desorbitantes y desbordantes de Manresa y la comarca de Bages me han dado a buscar el dato para saber el número de habitantes.
    En la comarca de Bages +184.000 hab en 35 municipios (Fuente Wikipedia). Me desbarda más aún y me da una invidia..., sana, por supuesto.

    Leo que tu también eres de la opinión que Steve Huxley hizo mucho por la cerveza y sembró la semilla de todo lo que es ahora Cataluña. Lo digo yo también en mi blog. No conozco la realidad cervecera de BCN de primera mano pero leo mucho, he leido mucho y sigo leyendo y efectivamente para mi pienso que S. Huxley fue el gran mentor para todo el resto de los que han ido por detrás

    En cuanto a Madrid lo conoces bien y sabes de primera mano lo que hubo hace un tiempo y conoces lo de ahora y ójala ese músculo económico y demográfico que comentas empiece a engranarse con el fin de que Madrid ocupe el lugar que se merece.

    Un abrazo.

    Pd: lo dije, envidia por el otro post del festival de Wroclaw y ahora con estos datos mareantes... Vivo en una sana envidia que me corroe ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Steve puso la semilla, y trabaja desde entonces junto con muchas otras personas en una dirección común. No sacó la varita mágica, como a veces parece que se difunda.

      Respecto a Madrid, a seguir trabajando para que todo siga creciendo como hasta ahora. Y en cuanto al Bages, me alegra de que te hayas informado sobre la comarca :-). La verdad es que existe un equilibrio bueno entre oferta y demanda, aunque no dudo que poco a poco la demanda irá subiendo, y tendremos que acompañarla de más oferta.

      ¡Un abrazo Jose!

      Eliminar
  4. Una ronda muy interesante Joan, creo que sacas conclusiones muy acertadas, sobre lo que comentas de Steve Huxley creo que tienes mucha razón, aunque también entiendo que hay otros factores importantes. En cuanto a Madrid espero que ese potencial del que hablas se deje ver a corto plazo, pero creo que el handicap de la caña y la tapa pesa mucho en esta ciudad, aunque se está haciendo un duro trabajo desde muchso sectores para ir cambiando eso poco a poco.
    Saludos Joan!

    PD: Te veré por fin en el BBF Labs de Madrid???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Steve + otros factores, muchos otros, sin quitarle mérito al que puso la semilla :-). Respecto a Madrid, a seguir currando y a tener paciencia; todo irá llegando, pero cuando estuve viviendo por primera vez en la ciudad no había nada más que el desgraciadamente traspasado Naturbier; así que los datos dan esperanza para el cambio.

      BBF Labs! Pues espero que sí; aún tengo que ver cómo lo monto para venir, pero me gustaría estar, que llevo ya mucho tiempo sin pasarme. ¡Un abrazo Gonzalo!

      Eliminar
  5. Me voy a apuntar a esta ronda la semana que viene desde la página de Facebook porque esta muy interesante

    Muy buena reflexión, como la mayoría de esta ronda, respecto a Madrid.

    Hay dos males aquí respecto a la cerveza

    1.- Que aquí lo peta la Lager o pils fría para la caña + tapa o el terraceo. Por eso la virgen es la única marca local que empieza a salir del círculo estrictamente cervecero, y es la principal razón porque los bares no meten artesanal, "es que no vende" "me sale cara... (al no vender mucho)"

    2. - Licencias y precios de traspasos, en las zonas donde un bar de cervezas realmente funcionaria, es demencial este tema, esto mezclado con que un bar de artesanal requiere esfuerzo y tiempo para amortizarse, hacen que mucha gente se echara atrás

    Y luego están perrerías como la compra de naturbier por estrella Galicia y su futura desaparición....

    Pero los frikis de la birra hemos presionado y poco a poco la cosa cambia, en tiendas tenemos un panorama insuperable, eso demuestra que en casa la gente se anima a probar cosas.

    También nuevos negocios abren, habrá que ver si cuajan y como pero eso me da esperanzas, al madrileño, aunque sea pils, le gusta la buena birra

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen aporte con el punto 2. Es la parte que menos conozco, pero tiene cierta lógica, y es decisivo en que nadie se moleste a trabajar en el viento para obtener una pequeña rentabilidad, cuando en la caña-tapa hay dinero y márgenes mucho más evidentes.

      Los nuevos negocios son la muestra de que hay un pequeño reducto de gente que os movéis y lucháis por ello; espero que todo siga creciendo como hasta ahora, y en unos años poder ver que, realmente, todo este trabajo trajo sus frutos.

      ¡Un abrazo Fer!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El año de la lata

2016, el sector en datos

De botas, mujeres y cerveza