Panorama y términos...

(o de la artesanalidad o la industrialidad de la Cerveza).

Este es el post que da la bienvenida a la sección de Opinión que estreno este año en Blog Birraire. Espero que la sección sea del agrado de todos y que nadie me salte a la yugular por mis pensamientos. Si me equivoco, estaré encantado de que alguien me corrija, o de debatirlo abiertamente si se tercia.

Mapa de micros en Catalunya (aunque faltaría alguna).
Con motivo del Fes-t'hi, el primer festival de cervezas de invierno en Catalunya, se presentaron un montón de novedades para deleite de los consumidores. Los cerveceros, en un momento de gran dinamismo en que no parece suficiente contar con dos pilares básicos como producción única, se vistieron de gala y presentaron cervezas de temporada, ediciones especiales o nuevas creaciones muy atrevidas. El panorama está cada vez más animado, y nuestros productores parecen tener una gran disposición a innovar y a sorprender, con una calidad cada vez más destacable y unos productos, en muchos casos, de primer orden.

Ante este bonito panorama, me gustaría compartir con todos vosotros algunas de las reflexiones acerca de todo el fenómeno cervecero "artesano", que últimamente dan vueltas por mi cabeza.

En un principio, los cerveceros que dieron el pistoletazo de salida de este boom cervecero (hace sólo 6 o 7 años, ojo), apostaron por unas cervezas a las que, rápidamente, se les destacó su artesanalidad, dados unos procesos y unas materias primas presumiblemente más cuidadas que la de las cervezas "industriales". En estos primeros compases, las primeras cervezas que probé fueron básicamente rubias de alta fermentación y alguna tostada, con más o menos gracia dependiendo del caso pero que daban esperanza de un futuro mejor.

La aparición de estas primeras micros fue en un primer momento una curiosidad para la inmensa mayoría de consumidores. Ver cervezas "distintas", con nombres que daban un toque local a un producto que hasta ahora contaba sólo con unos pocos macro agentes que, además, estaban muy localizados geográficamente, era francamente curioso, hasta folclórico me atrevería a decir. Sin embargo, estos primeros destellos hicieron que otra gente, que como los primeros llevaba muchos años puesta en este mundo desde asociaciones cerveceras y/o produciendo cerveza en sus casas (homebrewing), se atreviera a dar un paso adelante y presentarse a un micro movimiento cervecero que en poco tiempo empezó a contar ya con unos diez productores.

Actualmente ya nadie puede dar, sin pensarlo un rato, un número exacto de productores (hace un año y pico yo más o menos me podía atrever), y si se hace ya se empieza a distinguir entre los que tienen licencia y los que no, para delimitar con cierto criterio entre productores de hecho y micros sin licencia o homebrewers. El panorama actual es muy distinto al del inicio, ciertamente. De las veteranas a las benjaminas, las micros (o ya no tan micros en algún caso) cuentan en general con una o dos cervezas que sirven de pilar sobre el que se construye el resto de la estructura.

¿Podría Damm presentarse en una
de éstas?
Se puede decir que las cervezas que mayor aceptación han presentado a un mayor número de consumidores son en su mayoría de trigo (Wits) y/o Pale Ales (IPAs, APAs, Bitters...), flanquedas en muchos casos por alguna cerveza tostada o negra. A partir de éstas, han empezado a hacerse un montón de cervezas muy novedosas para nuestro inexperto mercado cervecero que, con más o menos fortuna, han ido enriqueciendo un poco más el panorama.

Todo ello ha propiciado que las grandes cerveceras hayan empezado a mover ficha. Ante la irrupción de este "movimiento artesano", sin una preocupación inmediata (ni mucho menos) por parte de las grandes en el liderazgo del mercado, hemos visto la aparición de nuevas variedades (la cual cosa me parece muy enriquecedora), una publicidad más dirigida (aunque muy conservadora en algunos casos), y algún que otro movimiento comercial agresivo y abuso de poder (totalmente censurable). Algunas se han preocupado de subrayar la calidad de su producto hablando de artesanía, también.

Ante todo esto, también ha aparecido gente inexperta que debe haber pensado (muy equivocadamente) que la cerveza, ahora que está de moda, era la gallina de los huevos de oro, y con más o menos inversión se ha lanzado a una aventura en la que no les puedo augurar un final muy feliz. De hecho, los cerveceros (micros o homebrewers) que he podido conocer personalmente son gente que lo pasa bien produciendo cerveza, generalmente con unas deudas que esperan poder saldar algún día para llevar una vida sin más lujo que el de vivir de lo que les gusta. Seguramente nunca serán ricos dinerariamente, pero sí personalmente.

En este sinfín de posibilidades, también hay algunos que han conseguido, con su malhacer, ensuciar el trabajo de mucha gente que está haciendo las cosas bien. Este grupo, mayoritariamente, se ha escudado en el uso del término "cerveza artesana", produciendo cervezas de poca o nula calidad y echando por la borda, así, horas de buen trabajo de gente que no quiere engañar al consumidor. Ésta es otra práctica que me parece censurable, aunque en mi opinión se podría evitar parcialmente.

¿Qué pasaría si se sepultara el calificativo de "cerveza artesana"? Aunque en alguna acepción del término "artesano" pudieran entrar muchas de las llamadas "cervezas artesanas", me parece un error estratégico, ya que da pie a generalizar y etiquetar un movimiento al que muchos pueden sumarse engañando con cervezas de dudosa calidad. En un país donde todo el mundo entiende-pero-no-entiende-realmente de vino y señala denominaciones de origen enteras como buenas sin haber probado ni tan sólo 10 variedades, es fácil decir rápidamente que las "cervezas industriales" están malas, pero ante una mala experiencia con las "artesanas" la cosa funciona al revés.

¿Artesana o no? Que
más da, ¡si está
riquísima!
Poco a poco, la sociedad va adquiriendo algo más de apreciación hacia el producto gastronómico que es la cerveza, y esto implica mayor atención a la hora de decidir qué cervezas gustan. Es por eso que la utilización de términos como "cerveza artesana" no me parece a día de hoy la mejor manera de afrontar el futuro de nuestra industria cervecera. ¿Por qué no hablar sólo de Cerveza? Apelar a su artesanalidad, que stricto sensu me parece erróneo, distrae al consumidor. Al principio del movimiento, puede que fuera un reclamo importante y hasta útil, pero con la calidad de muchas de las cervezas que se están produciendo a día de hoy y la difusión multicanal de la que disfruta actualmente el "fenómeno cervecero" creo que ya no hace falta apelar a este supuesto valor añadido.

Para mí, "micro" o "macro" sería una distinción mucho más objetiva, teniendo en cuenta todo lo que implica producir en cantidades pequeñas o grandes. En cuanto a la calidad, pidamos transparencia absoluta a nuestros productores para decidir nosotros sobre ésta. ¿Qué ingredientes se usan exactamente? ¿Qué procesos se utilizan para su producción? Tenemos webs y blogs, ferias donde podemos hablar con los cerveceros y hasta la posibilidad de visitar instalaciones; juzguemos nosotros quién merece ser reconocido por producir una cerveza de gran calidad y que nadie pueda engañarnos con calificativos confusos. A día de hoy, y por desgracia, decir que una cerveza es artesana para destacar su calidad es tanto como decir que te ayudará a ligar más cuando salgas (que puede que sí, pero también puede ser que no).

Creo sinceramente que los estilos son los que diferencian la cerveza; y dentro de éstos, la birra que esté más rica, la produzca una macro, una micro o un tío apañado en su garaje, debe ser la más valorada. Punto y pelota. Ni cask vs keg, ni artesana vs industrial: Cerveza, por favor.

Y vosotros, ¿cómo lo veis?

(En relación a la temática del post, el GECAN, Gremi d'Elaboradors de Cervesa Artesana i Natural, puede dar respuesta a muchas de las cuestiones planteadas, pero este organismo y su función para otro post, que sino me alargo demasiado).


(La imagen del Mapa de Micros la he sacado del Facebook de Caçadors de Cerveses - Beer Hunters. Si hay algún inconveniente en su uso, la retiro sin problemas).

Comentarios

  1. Muy bueno, en serio muy bueno. Lo único con lo que no coincido del todo es con lo de "Todo ello ha propiciado que las grandes cerveceras hayan empezado a mover ficha." A lo mejor me equivoco, pero a mí me parece que los nuevos productos industriales son más que nada una respuesta a las importadas (Hoegaarden, Paulaner, etc.) que a las "artesanas". Tampoco estoy del todo seguro con eso de "movimiento", pero ya estamos entrando en cuestiones semánticas, así que mejor dejarlo ahí.

    Sea lo que sea, y como dejás bien claro, "artesanal" no es más que otra etiqueta. Lo que todos queremos es cerveza que sea buena, la haga quien la haga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Max :-). Lo de las grandes cerveceras no se ha notado mucho en nuevas cervezas, y quizás las novedades se deban más a una respuesta a las importadas, como bien dices. Pero sí que se ha notado mucho en la publicidad, con slogans muy dirigidos y mayor hincapié en destacar la calidad de su producto. Como bien se apunta más abajo, me viene rápidamente a la cabeza la Artesana de Estrella Galicia, pero también alguna otra. Sin embargo, creo que es en la publi donde realmente se han posicionado en respuesta a la aparición de las micros.

      Lo de "movimiento" podría haber elegido otra palabra fácilmente; quizás no sea la más precisa :-).

      Salut!

      Eliminar
  2. Evidentemente y por encima de toda etiqueta, lo importante es que la cerveza sea buena... Cuando se trabaja bajo la etiqueta 'artesana' y el producto es malo, se perjudica al resto de birras con la misma denominación. Yo también soy más de denominarlas macro o micro o 'locales', porque como el otro día comentó un nuevo cervecero, me gusta la idea de emparentarlas con el 'slow food' (aunque sea incierto por la procedencia de los ingredientes).

    Creo que respecto al cambio de proceder de algunas industriales, hay parte de lo que dice Max pero también ha habido algún veto a la presencia de alguna artesanal en eventos donde existía cierto patrocinio de una 'grande' (pero eso es evidente). Lo mismo pasa en el club de coleccionismo CELCE cuya revista la subvenciona 'Cerveceros de España' y en cierto modo vetaron la presencia masiva de información de 'artesanas' en sus páginas, reduciéndolas a meras informaciones breves.

    El debate es siempre interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Què tal Txema! Sí, es justo estas prácticas las que me parecen muy incorrectas. Cada cerveza tiene sus pros y contras, y no deberían producirse estos movimientos agresivos por parte de los más poderosos. Una pena que alrededor de una bebida de comunión como es la cerveza ocurran estas cosas. Salut!

      Eliminar
  3. Muy de acuerdo con la exposición. La contraposición "cerveza artesana" frente a "cerveza industrial" no me molesta, de hecho la traduzco instantaneamente por "micro" y "macro"; lo que sí me irrita es la connotación negativa que se le pretende dar a la cerveza industrial y el ensalzamiento de lo artesanal, cuando hay muy buenas y muy malas cervezas en ambos lados. (sin salir de España ahí tienes Marina y Mezquita, y pese a que puede que alguno se me eche encima, ambas dos me parecen fantásticas) Aparte, y en esto coincido contigo, el autoclasificarse dentro de las "artesanales" le puede suponer a una fábrica excelente que le pongan en el mismo saco que alguna de esas (cada vez menos) que acaban yendose por el fregadero, cosa que les puede hacer mucho daño.

    En este aspecto yo creo que los blogs tenemos la capacidad de ayudar a aquellos que están haciendo las cosas bien reconociendo sus virtudes, y a la vez señalando aquellos que no llegan a unos minimos, no como si fuese una caza de brujas sino más bien con la intención de fomentar la mejora del producto. Ya no vale el hacer la vista gorda ante defectos groseros, hay que exigir calidad, y callarselo o maquillarlo ni es justo con los que han hecho los deberes ni favorece en absoluto en panorama de micros nacional.

    En cuanto a lo que dice Max, yo en principio pensaba lo mismo que él, que lo que pretenden las grandes fábricas españolas es meterse en ese mercado que acaparan las cervezas de importación. Sin embargo el lanzamiento de "Estrella Galicia Artesana" me sugiere que probablemente se tenga interés también en entrar en el campo de las micros... con más o menos acierto, eso ya es otro tema.

    Muy buen post, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Embracing. A mi no es que me moleste, pero me parece impreciso. ¿Dónde empieza y termina una artesana? ¿Son todas las "artesanas" micros? Si miramos producción anual de Zaragozana, ¿podría ser la CCM una micro? En cambio sí se la considera una "artesana"... Los hectolitros son más fiables :-).

      Los blogs tenemos responsabilidad respecto a estos temas, pero el problema es que el bebedor de la calle no lee sobre cerveza en internet. Es por ello que me parece importante dejarnos de etiquetas y que nadie pueda aprovecharse del buen trabajo que se está haciendo.

      Lo de la EG Artesana a mi también me parece un buen ejemplo (lo tenía en mente claramente al escribir el post), si bien han salido pocas réplicas en forma de cervezas por parte de las macro, y más iniciativas publicitarias para hacer frente a las micro.

      ¡Un saludo señor!

      Eliminar
  4. Excelente post, supongo que cualquier calificativo que le demos a la cerveza para distinguirla (artesanal, método tradicional, etc...) se acabara prostituyendo. Creo que lo mejor es pedir cerveza sin pasteurizar ya que es la única diferenciación que debemos seguir.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Edgar :-). Creo que a veces se magnifica un poco el tema de la pasteurización: yo he tomado grandes cervezas que tienen su versión Cask y su versión botella, esta última pasteurizada para mayor estabilidad. Lo bueno es que si te gusta, luego querrás probarla in situ, que de por sí ya tiene siempre una gracia especial.

      Por preferir, mejor sin pasteurizar, pero lo prioritario es que la cerveza esté bien hecha. Una buena pasteurización puede pasar desapercibida para paladares amateur, como el mío.

      Un saludo company!

      Eliminar
  5. Sin duda estoy muy de acuerdo con eso de las grandes que comentas. ¿Cómo si no se entienden esos anuncios qué buscan tocar la fibra sensible del consumidor en lugar de atender al producto y por otro lado sacar elaboraciones que buscan un mercado más "elitista"? Quizás Max tenga algo de razón pero sería difícil acertar si vino lo uno asociado a lo otro (importadas consecuencia del cerciente tirón de la cerveza artesana).

    También comparto eso de que con el auge de la cerveza han aparecido muchos que han ensuciado el trabajo de esos pocos con verdaderas ganas de trabajar. Pero ya se sabe, "esto está de moda y quizás si pruebo suerte...". Conozco algún caso (y mejor lo dejo aquí) que directamente no tienen ni idea de cerveza, y eso como mínimo es censurable.

    Sobre el término artesana, al principio sí creía en él, quizás más por ilusión que por razones puramente cerveceras. Pero ahora, y tras algunos ejemplos a evitar, este nombre posee demasiadas connotaciones negativas para algún sector de la hostelería y/o la gente de a pie, por lo que quizás sería mejor como dices simplemente hablar de macros o micros, o simplemente de cervezas.

    Muy buen artículo por cierto, mr. Birraire!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei Pau! Esta será una buena charla para el BBF, cuando ya llevemos unas cuantas-muchas :-). Yo creo que en un principio utilizar el término "artesana" fue una manera útil de llamar la atención y dar a entender que había maneras distintas de entender la cerveza. Ahora mismo creo que es más inconveniente que otra cosa.

      Respecto lo de las grandes, es realmente difícil saber cuál fue exactamente la causa de la creciente variedad que presentan, si bien me decantaría por un mix de importadas y micros.

      A mi, realmente, me gusta hablar de Cerveza. Macro o micro son sus productores. Pero cuando tienes una buena birra delante, ¿qué más da?

      Gràcies i salut! (T'he de contactar novament per tema ampolles).

      Eliminar
  6. No creo que las importadas hayan sido una consecuencia del creciente tirón de las artesanales. Existen desde hace mucho más rato. Paulaner, Franziskaner y Hoegaarden son propiedad de multinacionales y (junto con algunas cervezas de Abadía belgas) se pueden encontrar en casi cualquier supermercado del país, y ya desde hace varios años.

    Obviamente los marketineros de las macros están bien atentos al creciente interés por las cervezas "alternativas", pero no porque "tienen miedo", por favor, sino porque no son ningunos tarados y quieren ver cómo pueden llegar a explotar un nuevo mercado potencial (que es bien, bien nuevo).

    PS: La "Artesanal" de Estrella Galicia es un nombre que salió de un estudio de marketing. Se podría haber tranquilamente llamado "Ojete de Temístocles" si a los focus groups les hubiese gustado la idea...:)

    ResponderEliminar
  7. Max, lo que quiero decir es que antes de todo este boom de artesanas las cervezas importadas que teníamos en España eran más bien contadas y de un perfil muy homogéneo (belgas tipo abadía, alemanas pils o weiss de cualquier tipo...). Es desde que han empezado a surgir las artesanas que han aparecido más tiendas, que en los medios de comunicación ha aparecido la cerveza y no por el oktoberfest bávaro o similares y también los bares han incorporado mucha más cerveza. Quizás no tenga porque ser consecuencia lo uno de lo otro pero es un hecho y ha ocurrido en ese orden. Evidentemente que antes había cerveza pero no la que hay ahora.

    ResponderEliminar
  8. Hola!

    A mi personalmente no me gusta nada la etiqueta "artesana", ni a la cerveza ni a las "cocas", embutidos y otros productos que se venden con este adjetivo simplemente para decir que son más "auténticas", cuando en realidad, para poder producirlo y venderlo necesitan de unas instalaciones legalizadas que cumplen unos requisitos sanitarios igual que una macroindústria. El proceso es el mismo, cambiando la escala.

    Por otra parte, tal como han dicho más arriba, tampoco es muy "ético" ponerle a la etiqueta la palabra "local" o "ecológica" cuando una de las 4 materias primas que se usa (malta) viene de Bélgica, como mínimo. :-)

    bon tema, Birraire!

    Ens veiem al BBF!

    Karlustarlux

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Què tal Karlus! Encantado de verte por aquí.

      A mi lo de "local" me parece correcto en tanto que se produce localmente (sean de donde sean los ingredientes). De alguna manera, te indica que este producto no tiene "mucho quilometraje" (y, si se ha tratado correctamente, que está en su estado óptimo) y que además estás potenciando la industria local (al menos al que lo produce).

      Como bien apuntaba Txema, este tema puede tener cierta relación con la idea del Slow Food, pero sin ingredientes propios y característicos nuestros.

      I tant que ens veiem al BBF! Salut i fins aviat!

      Eliminar
  9. La variedad es buena, igual que el roconocimiento público. Y cuanta más haya, mejor. Lo importante es que la cerveza llegue a esa persona a la que le guste. Da igual como se llame o cómo esté hecha. ¿sería mejor el panorama cervecero sin las grandes industrias y su cerveza facil de beber? No lo creo. Hace falta todo tipo de cervezas para llegar a todo tipo de públicos, y cada uno requiere de apelar a unas cosas.

    Los amantes de lo diferente seguiremos buscando, y los conformistas se quedarán con lo que tengan. Llamalo artesasnas, exportación, especiales, locales, etc. Lo que hay que analizar es lo que busca la gente, no el nombre de la cerveza.

    Por lo tanto, y concluyendo, estoy basicamente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal Barón! Realmente cada birra tiene su momento, y a más variedad de estilos, calidades y precios mejor para el consumidor: más para elegir acorde al equilibrio que busque cada uno entre éstos y otros factores que puedan entrar en juego.

      Un saludo compañero!

      Eliminar
    2. Muy buena entrada Joan. Lástima que os habéis adelantado, bueno más bien me he retrasado yo y poco me queda por comentar ya, pero es que he tenido un par de semanas harto complicadas. Yendo al grano, este tema ya lo habíamos hablado cuando coincidimos tomándonos unas cervezas en La Casa de la Cerveza. En nuestro mundo actual es algo tremendamente frecuente el colocar etiquetas a cualquier cosa que se precie. El hecho de que una cerveza sea artesanal o sea industrial no es lo verdaderamente importante, o el modo en qué esté hecha, lo importante es que sea BUENA cerveza. Ahí creo que coincidimos todos. Además dónde dejamos la frontera entre lo artesanal y lo industrial? nos basamos en la maquinaria utilizada en la producción? en el número de empleados? en el volúmen de producción? si la cerveza está filtrada o pasteurizada? Hoy en día y según en que países esta frontera está muy difuminada. Ahí por ejemplo dejas caer muy bien el ejemplo de la Chimay...artesanal o industrial? Y a pesar de que no me parece mal una división entre micros y macros, está queda igualmente un tanto confusa. Por ejemplo si tomamos una "micro" estadounidense con cierto reconocimiento, estamos hablando de un volúmen de producción de una de las grandes de la Península como pudiera ser Alhambra, por ejemplo. Reitero, para mi lo importante es que sea buena cerveza, independientemente de las etiquetas que le coloquemos. Estamos de acuerdo en que no toda la cerveza considerada como artesanal es sinónimo de calidad, de hecho he probado alguna que otra verdaderamente intragable, y que ha ido directamente al fregadero. Y al igual que Embracing, considero que una cerveza catalogada como industrial no tiene por qué ser de mala calidad, y del mismo modo, me molesta que haya ese pensamiento generalizado en algunos círculos en que si una cerveza es industrial es que ya es poco menos que "aguachirri". Hay de todo. Con las ales y las lager, también existe esa idea equivocada: "... si es lager entonces es mediocre...", olvidándose de las fantásticas lager que se producen en Alemania o la República Checa. Para mi ahí se demuestra un desconocimiento del producto, y hay gente que simplemente se guía por tendencias o modas, que da paso a pensamientos simplistas erróneos: "Si lo que está de moda son las artesanales, pues entonces las artesanales son las buenas." "Si los críticos hablan todo el rato de las ales, entonces las lager son peores". Y es ahí donde entran en juego ese grupo de personas sin mucho conocimiento, que simplemente se suben al carro del auge del fenómeno de la cerveza en nuestro país, y más aún en el marco económico actual, y se lanzan a hacer una cerveza, o a incluso a que se la hagan otros, simplemente como mero producto de inversión. Y es una lástima porque puede confundir al consumidor haciéndole llegar una idea equivocada sobre la cerveza artesanal. Ya no hablemos de los que simplemente usan estas etiquetas como "artesanas", o genuina de tal o cual región o lugar, como reclamo comercial, y luego encima es falso. Ahí Lupuloadicto recientemente en su blog ha publicado recientemente un post de debate igualmente muy interesante.
      Hay mucha gente que está haciendo las cosas bien, despacio, con mucha dedicación y sacrificio, pero también con mucha pasión y gusto por las cosas bien hechas, y el grupo del que anteriormente hablaba les están haciendo un flaco favor. Pero con el paso del tiempo al final las cerveceras que hayan hecho bien sus deberes y hayan cuidado su producto permanecerán, y las que hayan nacido como consecuencia del "boom" habrán desaparecido. En cualquier caso me dejo llevar más por las sensaciones positivas, y la verdad es que el panorama cervecero español, en la actualidad está viviendo un momento increíble, y lo cierto es que me entusiasma ver cómo crece la cultura cervecera en nuestro país, supliendo un déficit que arrastrábamos durante mucho tiempo.
      Salud!!!

      Eliminar
    3. JAB! Gracias por el nuevo post que has colgado en mi blog! jajaja.

      Coñas a parte, creo que tocas algún tema interesante, como el tamaño de las "micros" americanas. Realmente, "micro" o "macro" debe entenderse dentro de un contexto local, porque está claro que en un mercado en desarrollo como el nuestro, una micro es realmente micro, o pico si hacemos un guiño a Alvinne.

      Ales y lagers es el otro gran tema. Quería incluir algo de ello en el post, pero ya se me alargaba demasiado. Yo me pongo nervioso cuando oigo según qué de las lagers entre gente desinformada que se atreve a criticar cerveza después de tomar su primera Brewdog. No puedo ni llegar a imaginarme los sentimientos que puede tener al respecto nuestro compañero Pivní :-).

      Y respecto a la evolución de todo esto, yo espero que realmente el tiempo ponga a cada uno en su sitio. Los que se aprovechan del tirón creo que lo único que están consiguiendo es que se retrase en personas que por desgracia prueban sus brebajes una tendencia que ya es imparable.

      Realmente este tema de las etiquetas "artesana" e "industrial" lo hablamos bastante el día que nos vimos los dos en la Casa de la Cerveza. De hecho, mira si hace tiempo que tenía el post "en cuarentena", porque el 80% del texto ya lo tenía entonces :-).

      Un abrazo JAB, y gracias por tu interesante aportación!

      Eliminar
  10. Concuerdo plenamente con lo dicho en tu post estimado amigo, y me sumo a la apreciación de que como hay algunos productos "micro" francamente olvidables, también hay productos industriales buenos y más que buenos.
    El asunto que más complica creo que es no tener escrúpulos. Aquí ya se ve que ciertas "micro" ejercen presión en bares para que se eliminen cervezas que compiten con ellos, de hecho lo conversaba hace unas semanas con un amigo, dueño de un bar; cierta marca supuestamente "micro" le exigió que si quería vender su producto...debía eliminar toda la gama de cervezas paralelas. Ese tipo de prácticas, sumado a otras múltiples relacionadas a hacer que la gente caiga con el cuento de "artesanal", "independiente", etc, etc, son parte de lo que contamina el buen desempeño de un sinfín de personas que tanto en España, como en este lado del mundo, quieren agasajar a quienes los preferimos, con cerveza de calidad.
    Como me doy cuenta, no sólo es un asunto que involucra un solo país, es algo más general, saludos amigos.
    (lamento la demora, me fui de vacaciones al sur, donde se preparan unas cervezas que ya verán en algún futuro post).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mean Man! Gracias por tu aportación, y la demora no importa: lo importante es participar, aunque sólo sea siguiendo el post y los comentarios :-).

      Nosotros, o al menos no me ha llegado ninguna noticia de ello, no hemos tenido por ahora movimientos muy agresivos de presión entre micros como los que comentas. Espero no llegar a verlo, porque me da pena que los cerveceros nos "peguemos" entre nosotros.

      Espero ver estos posts de tus cervecitas sureñas pronto. Quizás los vea de golpe porque casi ni dispongo de tiempo de seguir los comentarios de mi propio blog, últimamente! Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Precio y especialidad

The Sub - Test de producto

Post-verdad mediterránea