Pequeño accidente doméstico...

Un cadáver en mi bodeguita. Las otras botellas, astónitas,
no han querido hacer declaraciones.
Me dirigía tan tranquilamente hacia mi bodeguita cervecera particular. Pensaba que me apetecia una IPA para huir de las cervezas de trigo e igualmente tener una buena dosis refrescante contra el calor. El hecho es que, cuando estaba cerca, olía a Affligem Blonde. He pensado que era extraño, no sólo porque hacía días que no tenía ninguna, sino porque las botellas están todas por abrir, como es obvio.

Menuda sorpresa la mía cuando noto que estaba pisando algo líquido, y mayor sorpresa al abrir la puerta y ver mis cervezas bien remojaditas. Una de ellas estaba desafiando toda ley de la física al estar semi tumbada, y al fijarme bien vi que le faltaba un trozo por debajo. Se trataba de una Augustijn Blonde, que había decidido celebrar su San Juan particular con un poco de retraso.

Parece que la botella era coleccionista. Ha
preferido desprenderse del culo que de la
chapa.
Lo primero que he pensado es que tengo que trabajar más mi olfato, por haber confundido una Augustijn por una Affligem. Lo segundo, que tenía una tarea de limpieza que acometer de inmediato. Y después que lo colgaría en el blog, a ver si alguien más se ha encontrado con botellas verbeneras.

Me imagino que el calor no le habrá sentado bien a la pobre; es lo que tienen estas cervezas que siguen vivas en el embase, que a veces tienen antojos. Pero muchas otras han pasado por sus mismas condiciones antes y de hecho tengo unas 70 pasando por ello ahora mismo... Supongo que para todo hay una primera vez...

Ahora sólo espero que ninguna otra tome nota de este mal ejemplo. Suerte que se ha autodestruido sola, tenía algunas al lado que me habría sentado muy mal que se estropearan.

Observaciones, consejos, vivencias y demás serán bienvenidas, amigos bloggers.

Comentarios

  1. Como me he reído al leerte! La verdad es que parece que la pobre no estaba muy agusto rodeada de tanta estrella... jaja!

    Recuerdo mis primeras Lluna (artesana valenciana), conseguidas en agosto en una feria de productos artesanales hace 2 o 3 veranos. 2 días en reposo y al tercero... ¡plas! todo el vidrio roto y rodeado de un pegajoso líquido... Ahora bien, en mi caso fue una explosión en toda regla, o mejor dicho, una desintegración... ya que el trozo de vidrio más grande no pasaba de los 2 cm...

    Por cierto, buena bodeguita... Alguna de las cervezas de la segunda foto las tengo o las he probado pero se puede saber de donde las has conseguido? Supongo que todos son envíos desde el extranjero, no? jeje!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que veo que la buena de Augustijn aún fue considerada conmigo. No creo que no estuviera a gusto por sus compañeras; una belga, excepto casos residuales que no merecen estar en mi bodega, nunca debe dejar de sacar pecho :-). Otro tema es que ya las conocemos mucho, y a veces no las valoramos suficientemente.

    Las cervezas que ves básicamente son de pedidos y viajes. Como hay alguna que "viste mucho" podría parecer que tirara la foto adrede, después de preparar un buen "decorado"; pero realmente son las que estaban. De hecho, había alguna chula delante y no la puse ;-).

    ResponderEliminar
  3. Menudo accidente.... afortunadamente fue la Augustijn y no otras!!!! A mí no me ha pasado porque si eso sucede.... la parienta me corta las maltas (porque los lúpulos se los cortan a otros, ja ja ja) y se acabó la bodeguita en casa!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo, por si acaso, me apresuré a limpiarlo todo y dejarlo impoluto para demostrar mi implicación en mantener la casa decente :-). Supongo que por mi diligencia, nadie decidió sustraer ningún ingrediente de mi...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Post-verdad mediterránea

Conociendo el territorio...

De la ilusión