lunes, 30 de diciembre de 2013

4to #FFdA - Mis cervezas (2/2)...

(continúa del post anterior)

Después de haber empezado el #FFdA haciendo patria, con dos cervecitas nacionales de Guineu y Masia Agullons, tocaba dar paso a las botellas venidas de más allá de los límites fronterizos.

La idea inicial era abrir hasta 5 cervezas durante el fin de semana, pero como nunca se puede prever exactamente lo que uno va a tomar (y para muestra cualquier feria cervecera de esas a las que uno llegaba con una fútil lista de objetivos) la jornada se zanjó, finalmente, con dos botellas más.

lunes, 23 de diciembre de 2013

4to #FFdA - Mis cervezas (1/2)...

Ya ha pasado una semana desde que finalizara la cuarta convocatoria del Finde Fondo de Armario (#FFdA), y desde entonces han ido apareciendo varios resúmenes en las bitácoras y perfiles sociales de los participantes en los que hemos empezado a ver un cualitativo desfile de cervezones, entre los que han aparecido algunos auténticos vintage.

Como acumulador desmedido de cerveza que soy, y gran amante de envejecer ciertas botellas, me encanta comprobar el creciente interés que se observa en relación a las cervezas añejas: no sólo verificable a través de algunas experiencias de este 4to #FFdA, sino también en la creciente oferta por parte de tiendas especializadas y bares. En este sentido, también tenemos la prueba viendo la respuesta general a uno de los últimos posts de Pau, que apuntaba a que existe una demanda de este tipo de producto (punto 6).

martes, 3 de diciembre de 2013

Breves reflexiones tardías sobre el X Vine a Fer Cervesa...

Por segundo año consecutivo, dediqué un sábado entero de octubre a apoyar una de las instituciones históricas de nuestra realidad cervecera. Con gran orgullo, un año más me enfundé la camiseta amarilla con letras negras que distingue a los que, voluntariamente, prestamos nuestro esfuerzo para sacar adelante la feria cervecera decana de este país, y que sigue con la fórmula que la convierte en una auténtica singularidad dentro del conjunto: sin ánimo de lucro, y girando alrededor de una demostración pública sobre cómo elaborar cerveza.

Historia viva del auge microcervecero, el X Vine a Fer Cervesa transcurrió con la normalidad de las últimas ediciones: después del pistoletazo de salida en el taller de elaboración, el engranaje empezó a rodar y ya no paró hasta bien entrada la calurosa noche de otoño de aquel 19 de octubre. Cabe comentar, aún así, que eramos varios los que, a todo motor o más contemplativos según las oleadas de visitantes, vivíamos la jornada con la consciencia del tiempo transcurrido desde esa primera edición de 2003 organizada por la Associació Húmulus Lúpulus, considerando la magnitud de los hechos que, junto con otras manifestaciones y actividades, este festival ayudó a desencadenar durante los siguientes años.