Mash


Siempre es agradable asistir a un festival de cerveza en Barcelona, especialmente si te puedes relajar al no ser tú el organizador. Tras un largo periodo de promoción, llegó este pasado fin de semana el Mash Craft Beer Festival, un evento con un formato notablemente distinto a los que hasta ahora habíamos vivido por aquí. Su peculiaridad: ser organizado por cuatro cerveceras distintas, dos de nacionales -Edge Brewing y Garage- y dos de foráneas -Brewski y What's Brewing-; la instalación a cargo de los organizadores, limitando la oferta a dos grifos por cervecera participante; y, muy relevante, ser la primera feria -que no festival- en tener un porcentaje mayor de empresas internacionales.


"Hay que estar agradecido con la organización por ser capaces de atraer a tanto talento cervecero a nuestra ciudad"


En este sentido, el Mash podía recordar más a eventos internacionales como, por ejemplo, el Borefts Bier Festival o la Copenhagen Beer Celebration: de formato más reducido, si bien con capacidad y potencial para crecer, y enfocado al consumidor habitual de cerveza craft. Sin duda, el plan de este año era súmamente atractivo para el aficionado cervecero, con una lista de 42 cerveceras -79% internacionales- que contaba con muchos de los nombres de moda de la escena cervecera europea, y algunas cervecera americanas para complementar.


Preparando mi asistencia para el sábado, me di cuenta de que tenía poca información sobre el evento. Sin página web, el portal de entradas y redes sociales se convertían en la referencia, si bien la falta de algunos datos relevantes hacía que el asistir se convirtiera en un acto de fe con los organizadores, de militancia cervecera o de entusiasmo por los grandes nombres. En mi caso, fue básicamente la primera razón, con matices de la segunda. Tampoco recibí guía al entrar en el recinto, algo que realmente esperaba.

Pero como la mayoría de asistentes estábamos ya bregados en esto de asistir a festivales cerveceros, rápidamente estuvimos operativos. Con oferta distinta el sábado y el domingo, y entradas a 12€ por día -22€ los dos días-, las paradas ofrecían dos cervezas simultáneas desde tiradores Lindr, la amplia mayoría a un precio de dos fichas -1 ficha = 1 euro-, siendo algunas cervezas añejadas más caras, a precio de tres fichas. La cantidad de cerveza, eso sí, fue variable en función de cada parada: algunas llenaban la copa hasta arriba -alrededor de 15 cl-, mientras que otras hasta la línea que intuyo que marcaba los 10 cl.


En cuanto a la localización, decir que fue excepcional. Situado en el barrio de La Sagrera, la Nau Bostik es un conjunto de antiguas naves industriales que albergan un espacio dedicado a la creación y difusión de la cultura, y que se convirtió sin lugar a dudas en el espacio ideal para el Mash, dando continuidad a la cuidada línea estética de su márquetin. Sin aglomeraciones ni falta de espacio para moverse cómodamente, el público quedaba bien repartido gracias a las tres naves distintas que daban buen refugio del calor exterior, así como ambiente gracias a la música pinchada por diferentes DJs. Como complemento a los tres espacios, estaba un espacio exterior bien agradable, con algunos puestos para sentarse, y con una diversidad de food trucks que complementaban la muy buena oferta cervecera con comida calidad. Asimismo, destacar que BierCab había trasladado su tienda al festival para que nadie se fuera con las manos vacías a casa.


La fórmula gustó, y al menos el sábado desde primera hora la celebración estuvo bien animada, con un público que mezclaba bastantes aficionados locales -sospechosos habituales- con unos cuantos de extranjeros. En mi caso, fue una magnífica ocasión, como de costumbre, para reencontrarme con compañeros de aquí y de allí, así como conocer a algunas personas nuevas. Todos destacaban la calidad de las cervezas presentes en un incesante intercambio de copas, en cada cual parecía haber una cerveza mejor que la anterior. Un sinvivir.

Después de mucho probar, y tras haberme centrado básicamente en producto foráneo, personalmente destacaría cuatro cervezas que me llamaron en especial la atención: la Sicker Than Your Average, una sorprendente ale ácida con ciruelas, láctica y de final seco, de la hasta ahora -por mí- desconocida J. Wakefield Brewing; la DDH IPA Chinook Citra de Cloudwater, bien turbia, y tan fresca como meter la cabeza en un saco de pellet recién abierto; la Babushka Maria Ay Caramba de Sahtipaja, Imperial Stout con vainilla y pimiento habanero, finísima, potente, impecable; y la Odravein Bourbon BA de los estonios de Põhjala, con unos peligrosos 16% ABV, que a penas se notaban en un néctar tan bien compensado como apetitoso.


¿Cosas a mejorar? Si vamos al detalle, está claro que podríamos encontrar, como en todos los eventos, y más en una primera edición. Lo importante, a mi parecer, es que el festival funcionó: sólo hace falta pasarse por las redes sociales para ver que las personas que se acercaron salieron muy satisfechas con el mismo. Ante todo, en mi opinión hay que estar contento y agradecido con la organización por atraer a tanto talento a nuestra ciudad, Barcelona, algo que creo que a veces damos por descontado, o que no valoramos lo suficiente. Así, el Mash se convirtió en lo que prometía, en una magnífica ocasión para que el consumidor pruebe y disfrute de cervezas de gran nivel, y para que los cerveceros compartan entre ellos para seguir tejiendo una comunidad fuerte y sólida, y de esta manera crecer juntos.


Salut i birra!


Puedes encontrar más fotos visitando el álbum de Facebook: Mash Craft Beer Festival.


Disclaimer de transparencia: la organización me facilitó el acceso para los dos días, así como la copa oficial y dos fichas, a cambio de publicaciones antes, durante y después del Mash.

Comentarios

  1. Hola, tot molt bè! Varem trobar a faltar un dj a la zona dels food trucks per donar-li una mica més d'ambient.
    L'any que ve repetirem!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tinc confirmació que hi hagi nova edició, però esperem que hi sigui. Salut!

      Eliminar
  2. Muy buena reseña Joan. Las birras estaban a la altura de las expectativas, lugar y publico tambien. Haber puesto un precio de entrada relativamente alto para los estandards de Barcelona filtró bastante y se ha notato un publico que sabia de que iba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como bien apuntas el precio de entrada era una primera barrera, pero también el enfoque: absolutamente atractivo si ya te va el tema, muy lejos del público no iniciado. Gracias y un saludo.

      Eliminar
  3. Otra para la lista. acabo de leer la entrada "Intro" de Madrid y creo que cuando vaya de nuevo a BCN voy a tener las mismas sensaciones que tú cuando has venido ahora con respecto a cuando estuviste por última vez hace 4 años. De aquellas veces cuando iba a BCN a ahora cuando vaya la próxima vez la escena ha cambiado un 500%.

    En esta ocasión otro compromiso "coleccionístico" sí que me impidió ir pero con el tiempo todo se puede cuadrar..., aunque como creo que te dije cuando nos vimos hace un mes me gustaría que mi primera feria cervecera por aquellas tierras fuera otra...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy posiblemente las tengas, sí. Aunque la oferta en Barcelona es tanta ahora mismo que ya es casi imposible estar al día de todo.

      El Mash es muy recomendable, pero vamos, espero que antes del próximo podamos vernos en ese evento que comentas, que me llevará un poco más de trabajo que este, sin duda :-).

      Abrazo.

      Eliminar
  4. MUY BUENA PINTA Y COMO BIEN DICES, POR REDES SOCIALES LA GENTE PARECE QUE LO DISFRUTÓ MUCHO. UN FUTURO TICK ( DE TANTOS, AINSS.... )
    SALUDOS JOANET.
    PD- LA ENTRADA A 12 PAVOS NO TERMINO DE VERLA YO, QUE QUIERES QUE TE DIGA...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad