Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2017

Presentación #11 - Tapón reutilizable (2)

Imagen
Ayer comentaba que no comprendía el por qué a alguien podría parecerle interesante querer tapar una botella de capacidad individual -menos de 50 cl-, pero en esta vida siempre puede haber excepciones, como nos demuestra la segunda alternativa de tapón reutilizable que exploramos: la mítica Tactical Nuclear Penguin de Brewdog.

Presentación #10 - Tapón reutilizable (1)

Imagen
A veces nos encontramos ante la siguiente tesitura: tenemos una botella de cerveza a punto para ser disfrutada, y muchas ganas de destaparla. Pero por una u otra circunstancia, somos conscientes de que no vamos a poder bebérnosla entera, o que si lo hacemos será a costa de embriagarnos mínimamente.

Presentación #09 - Tapón de corcho

Imagen
He aquí un elemento de presentación mucho más asociado al vino que a la cerveza; si bien cuenta con un largo recorrido en tradiciones cerveceras como la belga, y a día de hoy está muy extendido con la irrupción de la escena craft en distintos países. El tapón de corcho es habitual encontrarlo en botellas de 75 cl -37,5 cl, alternativamente-, algo que maravilla a los neófitos que, admirados, efectivamente expresan que con esa presentación parece más un vino que una cerveza.

Presentación #08 - Tapón de arandela

Imagen
El presente elemento de presentación es relativamente reciente en nuestro mercado local y juega, otra vez, con la practicidad como punto fuerte. Si bien, a diferencia del que vimos en el post anterior, consigue su propósito sin problemas.

Presentación #07 - Tapón giratorio

Imagen
Repasemos, a continuación, un elemento que demuestra que uno debe, cuanto menos, desconfiar del márquetin. Conviene no confundir el elemento de hoy, el tapón giratorio, con el tapón de rosca que vimos ayer: si bien el de rosca es un gran aliado para la diversión y la vida al aire libre, el tapón giratorio -o chapa giratoria- puede convertirse en tu peor enemigo.

Presentación #06 - Tapón de rosca

Imagen
Para que nos entendamos, el tapón de las litronas. Ese elemento que arrojas amistosamente a tus amigos cuando estás en el campo o de barbacoa, o con el que jugueteas en la mesa cuando estás tomando unas claras con tu familia en verano.

Presentación #05 - Etiqueta colgada

Imagen
Una interesante categoría de elementos son aquellas etiquetas que acompañan una botella pero que, en lugar de estar pegadas a la misma, están sujetas con un hilo o cinta alrededor del cuello, con más o menos gusto y armonía con el conjunto en función de cada caso.

Presentación #04 - Envoltorio

Imagen
El caso de hoy podría haber caído en la categoría de ‘embellecedores’ fácilmente, si no fuera por un pequeño aspecto que lo desautoriza para entrar en la categoría más inútil de todas. Y es que el papel sí tiene al menos una utilidad destacable, más allá de embellecer.

Presentación #03 - Embellecedores

Imagen
No sabía cómo denominar esta categoría, exactamente. Pero tratándose de elementos muy dispares entre sí, con el solo aspecto en común de no tener ninguna utilidad práctica más allá de vestir el conjunto, ‘embellecedores’ más o menos encajaba.
¿Y qué tipo de elementos entran dentro de los embellecedores? Especialmente encontramos elementos que envuelven el tapón: elementos que van desde el plastiquito con abre fácil -que, en algunos casos, puede sacar de quicio- a papeles de aluminio pegados. Estos últimos son bastante comunes en cerveceras tradicionales, y son objeto constante de agresiones por parte de coleccionistas que quieren comprobar si la chapa de debajo es o no personalizada.

Presentación #02 - Tapón mecánico

Imagen
Una de las variaciones sobre el estándar de presentación que más elegancia y empaque da a una cerveza es, sin duda, el tapón mecánico. Con un simple mecanismo basado en un alambre rígido, consigue cerrar el envase herméticamente con un tapón que, históricamente, era mayoritariamente de cerámica clara; si bien el tiempo lo ha relegado a un simple pedazo de plástico.

Presentación #01 - Estándar

Imagen
Para empezar, repasemos brevemente cuál es el escenario base; lo que podríamos denominar como presentación ‘normal’ o ‘estándar’ de una cerveza.
Cuando tomamos cerveza en envase portable, lo que solemos encontrarnos es una botella de vidrio de entre 20 cl y 75 cl, transparente, verde, marrón o casi negra, con una etiqueta que aporta cierta información y con una chapa metálica cubierta con plástico o goma por el interior –anteriormente se había utilizado corcho-. La etiqueta -que puede llegar a tener relieve si se los gastan… y te lo imputan, naturalmente- suele presentarse en una sola pieza, o con una etiqueta frontal y otra en el reverso, y cuando hay pasta incluso una de adicional en el collarín.

Presentación #00 - Intro

Imagen
Para este mes de agosto, había pensado en desarrollar una serie de mini posts: con un fondo temático común, y de contenido breve. Aún buscando un cierto grado de reflexión, la idea era hacer publicaciones más ligeras: posts de sesión, para darle un nombre absurdo, en consonancia a lo que hacemos con ciertas cervezas.