El precio de la cerveza...

Presentación de las latas de Arriaca en el Barcelona Beer Festival 2016.

Hace un año escaso que Arriaca nos sorprendió a todos con el lanzamiento de su cerveza en lata. Rubia, IPA y Vikingathor -cerveza de Boris Brew elaborada ahora por San Frutos- se presentaron como las primeras artesanas españolas en lata, y ganaron mucha atención y elogios: por el formato, pero también por su calidad. No obstante, me sorprende comprobar que, incluso un año después, aquello que a mí me pareció más revolucionario ha pasado por alto de la mayoría de comentarios.


"Aunque dé más likes y visitas decir lo contrario, el precio de nuestra cerveza es cada vez menor"



Me consta que en algunas grandes superficies es incluso menor a día de hoy, pero tuve la grata sorpresa de poder comprar en 2016 las susodichas latas en BeerStore Barcelona por un precio de 1,70€, 1,90€ y 2,10€ respectivamente. Repito: cerveza de una microcervecería de Guadalajara por debajo de 2€. Miro, asimismo, la factura de mi última compra de cerveza, y veo como de la buena selección cervezas locales que adquirí no hay ninguna que supere los 3€, estando algunas por debajo de los 2,5€ *.

A veces tengo la sensación de que seguimos abonados al discurso de que la cerveza hecha aquí es cara, y que la calidad es ínfimamente inferior a las de referencias foráneas. Me he posicionado anteriormente, en gran variedad de ocasiones, sobre el hecho de que la calidad de nuestras cervezas no hace más que crecer, y que tenemos un selecto grupo de productores que están al nivel de muchas grandes cerveceras europeas. ¿Y el precio? Pues aunque guste quejarse y meter caña, aunque dé más likes y visitas y llame más la atención, lo cierto es que cada vez es menor, gracias a la progresiva profesionalización de las empresas, y a las fuertes inversiones que muchas han estado dedicando a mejorar, entre muchas otras cosas, sus procesos.

Para mí, vale cada uno de los 25€ que pagué.

En todo caso, el precio es algo sumamente subjetivo, que depende totalmente de la satisfacción que aporte el desembolso. El otro día tomaba una botella de 75cl de Chimay Grande Reserve envejecida en barrica: 25€ que, aún siendo un precio elevado, me parecieron una buena inversión por lo que me aportó a nivel de sensaciones y disfrute. Me imagino también pagando tres o cuatro euros sin rechistar por una lata de cualquier IPA de las que abundan en estanterías de tiendas cerveceras, en el caso que me encontrara sin cerveza en medio de la rúa de Carnaval dentro de seis días. El coste de oportunidad también cuenta.

Pero, especialmente, para mí entra en juego el saber quién hace la cerveza y cómo la hace; la contribución al desarrollo local y al de las empresas que nos dan alegrías mediante la compra de sus productos. Quizás algunas cervezas nos salieron algo caras hace cinco años, tanto por calidad como por precio, pero si vemos en qué punto de desarrollo nos encontramos ahora creo que podemos darlo por bien invertido. La evolución y el crecimiento de nuestras cerveceras provoca que tengamos más bares y establecimientos donde disfrutar de éstas y muchas otras cervezas, que crezca la cultura y la apreciación de la cerveza, o que la encontremos por contagio en bares 'de toda la vida' o en grandes restaurantes, entre otras ventajas.

Entonces, ¿es cara nuestra cerveza? Por mi parte, estoy seguro que no.


Salut i birra!


* De acuerdo que los precios comentados son los de Barcelona, donde el grado de desarrollo y competencia facilita que se dé tal circunstancia, pero la dirección parece clara. 

Comentarios

  1. La buena cerveza no es cara, la de aquí o la de fuera. De hecho las cervezas de mayor calidad son realmente baratas si lo comparamos con el mundo del vino. Sin embargo hay bastante cerveza que siendo de calidad cuestionable o claramente de aprendiz rondan los mencionados 3 euros.

    Las cervezas de baja calidad se cuelan entre los proyectos de mayor calado lastrándolos y haciendo que algunos consumidores directamente huyan de "lo artesanal". Un iniciado puede entender esto y asumir pérdida en aras del descubrimiento, crecimiento y mejora, pero he detectado cierto rechazo debido al riesgo.

    El consumidor "normal" no está sobrado para ir quemando tercios a 3 euros de cervezas que mas parecen pruebas homebrew. Esperemos que aumente la cultura cervecera, los cerveceros mejoren su producto y el consumidor sepa elegir y seleccionar.

    El problema radica en que hay mucha buena cerveza por 2,5 euros pero las malas no bajan tampoco de ese coste.

    Esto solo se arregla con más cultura cervecera. Adelante

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia el coste de una cerveza no está ligado solo al resultado final del producto, independientemente del resultado qualitativa, va ligado los costes de producción, logísticos, márgenes de productores, distribuidores y barristas, todo eso y muchoas define el precio de un producto. A mayor producción menos costes, economía de escala.

    ResponderEliminar
  3. el precio es algo sumamente subjetivo

    No, el precio es absolutamente objetivo. 1, 2, 4, 8, 16 EUR, son 1, 2, 4, 8, 16 EUR se lo mire desde donde se lo ire. El valor de ese precio es subjetivo, tremendamente subjetivo.

    Y tampoco es tanto una cuestión de cultura cervecera, al menos no de este lado del mostrador, es una cuestión más bien comercial y económica. Si yo puedo comprar una cerveza importada de excelente calidad a, digamos, 5 EUR la botella, difícilmente puedo justificar pagar más o menos lo mismo por un producto de menor calidad local (la calidad, siempre en lo que respecta a mis gusto, vale aclarar), si el elaborador no lo entiende, ni sabe explicarlo de una manera lo suficientemente convincente, el problema es enteramente suyo, el consumidor no tiene ninguna obligación de subsidiar su emprendimiento.

    ResponderEliminar
  4. Es un tema interesante y agradezco que lo saques a relucir porque yo al menos lo suelo comentar en mi blog personal de forma recurrente.

    Obviamente cada uno se gasta su dinero en lo que le da la gana, hasta ahí todos de acuerdo y nada que objetar. En lo que respecta al mío cada vez suelo primar más la calidad que el precio, y sobre la premisa de "support your local brewer, bebe cerveza local" tengo que decir que yo personalmente he invertido muchísimo dinero en cerveza de aquí y que los chascos también han sido numerosos y mayúsculos. La experiencia me ha hecho escarmentar y por eso a día de hoy miro con lupa la cervecera a la que voy a comprarle el producto y por supuesto el precio. Y miro el precio porque mi dinero bien me lo he ganado, aún no me han pagado ninguna nómina por estarme en casa.

    A lo que vamos. A lo que nos encontramos en la calle. En numerosas ocasiones como muy bien indicas la calidad precio es excelente. Por ejemplo he comprado toda la gama de Vic Ales por 2,50€. Cervezas excelentes, de cerca de casa y a un precio muy ajustado. Perfecto, mis aplausos para los cerveceros, para el distribuidor y el tendero. Así sí. Por desgracia no siempre es así, por ejemplo en una tienda de Valldoreix encuentro las cervezas Krut y La Florestina (por citar algunos ejemplos) de tres euros para arriba. Esas cervezas se hacen a un kilómetro de distancia de la tienda donde las venden, no tienen gastos de distribución. La Krut la he probado, me gustó, pero no para pagar 3€, considero que hay cervezas muchísimo mejores mucho más baratas. La Florestina no la he probado, és más, allí está en la estantería criando polvo, no estoy dispuesto a pagar ese importe.

    Todo esto lo digo porque es tan sencillo como meterse en cualquier tienda online, sin ánimo de hacer publicidad, en la de Zombier, a día de hoy, tengo varias latas de Lervig por poco más de 2€, lo mismo pasa con Naparbier o Coronado por citar algunas. No hay color.

    He leído algunos blogs de compañeros que algunas cervezas del nuevo catálogo de Nómada por más de 4€ ¡hechas en Guadalajara en una fábrica industrial!. Lo siento por los señores Aldea y Claret pero se van a quedar en la estantería. Creo que ellos no me pagan la hipoteca.

    Soy de los que opinan de que se tiene que apoyar a las cerveceras locales, pero hasta cierto punto, hay ciertas cosas que no las paso por alto y si me ofrecen una Mikkeller a 4€ y "La Tostada" de la cervecera de Villacuescos de arriba lo siento pero me quedo con la primera. Son muchos años ya de bagaje.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Arriaca es una excepción, al igual que lo son Naparbier o DouGall's, pero las cervezas nacionales son en su mayoría caras.

    El precio por lo general se suele situar entre 2'5 y 3 euros para las referencias estándar, y sube hasta entre 3 y 4 euros para las elaboraciones algo más especiales... ¿Qué puedo comprar por el mismo precio? Pues por menos de 3 euros están gran parte de las elaboraciones de To Ol, sin olvidar que los sueldos en Dinamarca no tienen que ver con los de España; rondando los 2 euros están gran parte de las trapenses, Weihenstephaner o Schneider Weisse ni siquiera llegan a esta cifra; por menos de 3 euros tenemos varias de Sierra Nevada o Flying Dog, las británicas clásicas están todas cerca de este rango; gran parte del catálogo de De Molen está entre 2 y 3 euros, lo mismo con De Struise o De Dolle. Podría seguir todo el día.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Planta Piloto

Un breve comentario...