Americanas...


Si me llegas a preguntar sobre cerveza americana hace 9 años, a pocos meses de saber que mi primer trabajo me llevaría a vivir a Bruselas, muy probablemente te habría dicho, con tanto atrevimiento como la ignorancia permite, que la cerveza en Estados Unidos no tenía ningún interés. Si bien, medio año después, pude comprobar en el Delirium Café que había muchas más de las que yo conocía, consultando esa carta de -entonces- más de 2500 referencias que me dejó absolutamente boquiabierto.

Las primeras que probé fueron, de barril, la Anchor Steam Beer y su hermana Liberty, de luna de miel, en un fantástico restaurante de marisco de la zona de los piers de San Francisco. Quedé gratamente impresionado, y pensé que había probado una cerveza tan local y fuera de lo común que rara vez tendría ocasión de probarla de nuevo. La perspectiva que da el tiempo.


Al poco tiempo, me encontré con una cerveza de etiqueta verde y botella algo chata, y me encantó. La Sierra Nevada Pale Ale me ayudó a darme cuenta de que algo estaba cambiando en este país: tímidamente, pero cada vez un poco más, la variedad de cervezas que se podían encontrar iba creciendo y superaba la oferta de las grandes superficies. Y a día de hoy, como son las cosas, parece que todo empieza y termina en EEUU, un país que atesora una escena cervecera -o muchas- realmente apasionante, y que viene cambiando el status quo desde hace años.

Nueve años después de esa historieta inicial, me planto delante de tres cervezas americanas, aún maravillado por como cambian las cosas, y con disposición a beberlas y evaluarlas brevemente.


Sierra Nevada Kellerweis


No es tarea fácil encontrar buenas Hefeweizen fuera de Alemania. Es un estilo que, recurrentemente, los cerveceros intentan con tanta voluntad como mala pata. No obstante, desde que quité la chapa a esta Kellerweis un agradable olor a clavo se apoderó de mi nariz, ganando intensidad al verterla en la copa y, aún más, al finalmente olerla. Fresca, con un punto más especiado que la mayoría de sus hermanas de estilo elaboradas en el país germano, dejaba notar las notas de plátano en su plenitud, acompañada de un cuerpo quizás algo más ligero que lo común, y de un final largo, con agradables recuerdos a masa de pan. De buena carbonatación, perfecta opacidad y tonalidad con tendencias ambarinas, estuvo perfectamente a la altura de muchas de las grandes referencias que todos conocemos.



Sierra Nevada Pale Ale


Posiblemente sea una de las principales razones de que hoy en día haya tanto hophead suelto por el mundo; también en nuestro país. Una cerveza que me ha servido en varias ocasiones para enamorar a personas que decían no ser cerveceras. Cristalina, de tonalidad entre dorada y ámbar; de perfil afrutado suave, con notas cítricas, pero destacando principalmente los clásicos americanos: pino y pomelo. Pero también se encuentra un punto ligero tropical, a fruta de la pasión, y con una base de cereal. En boca tiene un punto ligeramente dulzón, y un final aterciopelado y largo, dejando cierto regusto a frutos secos. Ligera, fácil de beber y muy agradable a pesar de un amargor que, a algunos, cada vez nos cuesta más de considerar intenso. La SN Pale Ale siempre te deja con ganas de más, al terminarla. Supongo que si la hicieran hoy la llamarían Session.



Samuel Adams Rebel IPA


La IPA rebelde de una de las cerveceras americanas menos rebeldes en la actualidad, que encuentra su zona de confort con su consumidor objetivo en las creaciones más aptas, pero ejecutadas con un alto grado de perfección. Aunque cabe reconocer que dentro de la moderación habitual, esta deliciosa cerveza dorada saca a relucir con contundencia un quinteto de lúpulos -Amarillo, Simcoe, Centennial, Chinook y Cascade- que definen lo que muchos entendemos como carácter americano, y que ostentosos muestran un completo abanico de aromas y sabores citricos, acompañados de pino, y con una base de malta que aporta cierto dulzor, pero que tiene una incidencia testimonial en el conjunto. De cuerpo medio, buena carboantación y bien amarguita. Una IPA americana de libro. Atrevida, siendo una Sam Adams: por ello debe formar parte de la serie "Rebel" de la marca americana.



---

Para cerrar el post, sólo me resta agradecer a Crusat el envío gratuito de estas tres referencias de su catálogo.


Salut i birra!


---
Distribuciones Crusat, S.A. → Carrer Lleida 19. 08901, L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Precio y especialidad

The Sub - Test de producto

Post-verdad mediterránea