Personas #1: Montse Virgili & Carlos Rodríguez

Hoy empiezo esta nueva sección que, como bien indica su nombre, va dedicada a las personas; aquellas que he podido conocer gracias a la cerveza y que de un modo u otro son importantes para mí. Me hace mucha ilusión empezar con esta entrevista que me pidieron para la presente X Mostra de Cervesa Artesana de Mediona, y que será publicada en su versión original en catalán en la revista de esta décima edición de la feria.

Recuerdo perfectamente la primera vez que visité a Montse y Carlos en su casa, en abril de 2011. Habíamos quedado todo un grupo para visitar ese remoto lugar del Alt Penedès, tierra de vinos, donde se producían algunas de las cervezas más populares y difíciles de encontrar del momento. De aquello que sobre el papel era una visita cervecera más, como las que ya hacía un tiempo que había empezado a poder realizar gracias al auge que se estaba produciendo por toda Catalunya, poco podía esperarme un punto de inflexión en la manera de entender la cerveza; pero mucho menos desde una perspectiva vital, aunque fuera progresivo.

El hecho es que en ese soleado día de principios de primavera no fui a visitar una fábrica de cerveza, ni tampoco una masía: inesperadamente, me abrieron las puertas de un hogar. Conocí a una familia abierta y hospitalaria que, en un momento de notable crecimiento económico, había decidido cambiar una vida urbana y estable por una de más incierta pero de acuerdo a sus convicciones, en un pequeño pueblo de poco más de 1.000 habitantes -en esos momentos-. Pero esta historia tan idílica sólo se puede entender después de años de sacrificios, persiguiendo un ideal de estilo de vida propio.

No obstante, el trabajo ha dado sus frutos, y hoy en día Sant Joan de Mediona forma parte del mapa de gente de todas partes, en buena parte gracias a unas personas de talante humilde que, a base de trabajo y estimación, han creado un pequeño núcleo cervecero flanqueado por viñedos que ha influenciado decisivamente en la manera como se ha empezado a entender la cerveza en nuestro país desde hace unos cuantos años.


Entrevista a Montse Virgili y Carlos Rodríguez (Ales Agullons)

Corría el año 1998 cuando una pareja de Barcelona decide dejarlo todo para irse a vivir en una masía antigua y en mal estado de conservación, en Sant Joan de Mediona. ¿Qué os impulsa a dar este paso tan atrevido?

Montse y Carlos en su sala de guarda.
Foto de Jessica Agulló.
La primera masía donde fuimos a vivir no era la Masía Agullons, sino otra que está ubicada en el barrio de Can Xombo, que se llama Cal Casablanc. A finales del año 2000 empezamos el traslado a nuestra casa actual, y fuimos a vivir allí a los pocos meses, ya en el año 2011. Llevamos, entonces, 17 años en Mediona, y 14 de estos en la Masia Agullons.

El paso decidimos darlo después de reflexionar sobre el estilo de vida que llevábamos: pensamos que tocaba vivir de otra manera, eliminando el estrés que conlleva vivir el día a día en una gran ciudad para virar hacia una vida más sencilla, en un entorno tranquilo.

¿Cómo son vuestros inicios en el municipio? ¿Y cuál es la reacción de las personas más próximas, viendo vuestro cambio de vida?

Los inicios son los propios de cuando se empieza desde cero. De inicio buscábamos cualquier trabajo para poder vivir, todos ellos relacionados con el campo. Encontramos inspiración en un libro de John Seymour sobre autosuficiencia, a partir del cual nos interesamos por la producción de cerveza de forma casera.

En cuanto a las personas próximas, muchos de ellos lo vivían con cierta perplejidad: la sensación que tenían era que pasábamos hambre y frío, cuando la realidad no tenía nada que ver con esto.

En el año 2006, unos meses después de que se fundara oficialmente la primera microcervecera de nuestro país, montáis la Mostra de Cervesa Artesana de Mediona. En ese momento sólo había un precedente de feria propiamente cervecera en el país.  ¿Qué motivos os llevan a trabajar en esta línea? ¿Cuál es el planteamiento inicial?

En esos momentos ya llevábamos 5 años en la Masia Agullons, y pedimos permiso al Ajuntament para hacer una pequeña muestra de cerveza artesana. Nuestra intención era dar a conocer aquello que estábamos haciendo los cuatro que producíamos cerveza en esos momentos, estando la mayoría vinculados a asociaciones que durante años promovieron la elaboración de cerveza artesana. Todos estuvimos de acuerdo en hacerlo en el pueblo, les pareció una buena idea; y así es como empezó todo.

Desde esa lejana primera edición, en que los feriantes eran principalmente cerveceros caseros, ¿cómo ha evolucionado la Mostra y su organización?

La Mostra ha evolucionado en paralelo al mundo de la cerveza artesana en el país, aglutinando cada vez más artesanos, y con cervezas de una calidad creciente año tras año. La organización nos hemos ido adaptando a estos cambios, si bien la filosofía sigue siendo la misma que la del primer día. En este sentido, podemos decir que la Mostra, sencillamente, ha crecido en el número de implicados, y que esto naturalmente requiere cada año de un poco más de esfuerzo.

¿Con qué objetivo, dos años después, fundáis Ales Agullons? ¿Cuál es el carácter que inicialmente queréis dar a vuestras cervezas, y como ha evolucionado desde entonces?

Después de hacer mucha cerveza en casa, el año 2005 decidimos subir un peldaño más y comprar maquinaria para montar una pequeña microcervecera. Desde un inicio, nuestra intención era elaborar cervezas de la escuela británica: simples pero sabrosas, para beber unas cuantas. Ya en 2008, después de superar todos los trámites administrativos necesarios, pudimos fundar de manera legal Ales Agullons. Desde entonces, hemos seguido trabajando de la misma manera, pero añadiendo una nueva dimensión con el envejecimiento en barrica de algunas de nuestras cervezas, y trabajando esta nueva línea también con levaduras alternativas.

Barrica de Setembre. Foto de Masia Agullons.

A pesar del evidente cambio en la escena cervecera local y el más que notable crecimiento de eventos relacionados con la cerveza, son muchas las personas vinculadas al mundo cervecero que consideran que la Mostra conserva un carácter que la hace única dentro del conjunto de ferias y festivales. ¿Cuál es, según vosotros, el denominador común de todas las ediciones, que imprime este rasgo distintivo especial a la feria?

Creemos que el carácter propios de la Mostra de Mediona es el de un evento sencillo y simple, pero que funciona bien gracias a que el objetivo no es otro que beber, comer, reír, bailar y disfrutar de un buen rato, sin más pretensiones y sin tiempo para nada más: es un solo día, y tanto profesionales como consumidores quieren aprovechar la excursión hasta Mediona para pasarlo bien.

Centrándonos en la presente edición, ¿cómo habéis vivido la preparación de la décima Mostra de Cervesa Artesana? ¿Qué podemos esperar de ella, los asistentes?

Cartel oficial.
Pues sinceramente, la hemos vivido como cada año: con todos los nervios, pero también con todas las ganas e ilusión de siempre. Cuando estás trabajando en ella, a veces se hace difícil porque hay mucho trabajo, además de muchos posibles imprevistos que pueden entrar en juego. Pero al final ves el resultado y quedas satisfecho del trabajo que has invertido.

Los asistentes, en esta X edición, pueden esperarse una fiesta como la de cada año, dando protagonismo a los productores del país, siguiendo con lo que siempre se ha buscado en la Mostra. Este año 2015 tendremos a 63 cerveceras (con sus cerveceros) distintas, y con un montón de cervezas para probar: muchas caras conocidas, algunas de ellas presentes desde la primera edición, y otras de más nuevas. Además, el Ajuntament de Mediona nos pone 3 grupos de música que amenizarán la fiesta durante todo el día.

No obstante, como novedad, este año nos hacía ilusión compartir el evento con unos compañeros belgas que siempre nos han abierto las puertas en todo, y con quien guardamos una relación muy especial: así, este año contamos con la presencia de Jean Van Roy de la Brasserie Cantillon, así como de nuestros grandes amigos de la Brasserie de la Senne.

Volviendo a Mediona, ¿cuál es el vínculo entre el pueblo -instituciones y habitantes- y la cervecera? ¿Los medionencs beben Ales Agullons?

Los medionencs siempre nos han transmitido el orgullo que les produce tener una fiesta como la Mostra de Cerveses Artesanes, que está montada pensando en todos: así, creemos que el vínculo es importante. Y sí, nos satisface comprobar que beben Ales Agullons.

No querría dejar de preguntaros sobre los planes de futuro en los que trabajaréis una vez hayáis podido descansar después de la fatiga que, seguro, ha tenido que suponer montar esta décima edición de la Mostra.

Una vez cerrada esta edición trataremos de avanzar en la línea de lo que nos piden tantas y tantas personas: elaborar un poco más, ya que nuestra producción no cubre la demanda que tenemos. Al haber apostado por el envejecimiento en barrica, nos encontramos con cervezas que requieren su tiempo de guarda, cosa que provoca que nuestras elaboraciones salgan más lentamente de nuestra casa. A su vez, podemos dedicar menos esfuerzos a las Ales, y cada vez tenemos más visitas en la Masia, cosa que hace que suba el consumo de cerveza in situ, quedando bastante menos para los bares y tiendas especializadas.

En vuestra casa, y en vuestra feria, es uno de los sitios donde personalmente he encontrado eso que a veces me cuesta tanto encontrar, y que hace que beber cerveza vaya más allá de la simple ingesta de un producto gastronómico. Poniéndome algo trascendental... ¿cuál es, para vosotros, el sentido de la cerveza?

A nosotros la cerveza nos ha dado la vida que buscábamos cuando vinimos a vivir en Sant Joan de Mediona. No ha sido sencillo, ni mucho menos, y pensamos que posiblemente si hubiéramos ido a otro sitio estaríamos hablando de otra historia. Pero hemos tenido la suerte de que todo nos ha ido un poco sobre ruedas.

La cerveza es para disfrutarla y despreocuparse, no para todo lo contrario. Se trata de beber, solo o en compañía, que la vida ya te lo pone difícil de por sí.

Finalmente, queremos agradecer a todos (sin nombres propios, que sois muchos) los que nos habéis ayudado de una u otra manera a llegar a la X Mostra de Mediona.

En el Zwanze Day 2013, un día importante para mí.
Foto de Jordi Bertran Hermosilla.

Pues a mí, por último, sólo me queda agradeceros una vez más todo aquello que hacéis para que las personas que os visitamos, o que bebemos vuestras cervezas, seamos un poco más felices, invitándonos además a la re-evaluación del significado de un concepto como es compartir.


Salut i birra!

Comentarios

  1. Muy buena entrevista, sin lugar a dudas son todo un referente de la cerveza artesana.

    Ens veiem a Mediona!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Precio y especialidad

The Sub - Test de producto

Post-verdad mediterránea