Novedades de Crusat (Septiembre-Octubre 2014)...

Hace tres semanas tuve la alegría de encontrar un paquete a mi nombre, con un peso que me hacía presagiar de que había algo más que papel dentro. Efectivamente, a parte de algunas fichas comerciales y de papelitos troceados para amortiguar golpes, la cajita contenía 3 botellas de cerveza que me mandaban los compañeros de Crusat Distribucions, presentándome así alguna de las novedades de temporada de su portfolio cervecero, y que a continuación me dispongo a comentar, una vez probadas.



Brewdog Vote Sepp

Empecé por una apuesta tan original como curiosa de los siempre llamativos cerveceros de Ellon. Para esta ocasión apuestan por una cerveza inspirada por las Witbier belgas, pero claramente rebajada en alcohol respecto a los cánones clásicos (presenta 3,4% ABV) y con la adición de flor de hibisco entre sus ingredientes. Destaca, además, el uso del lúpulo neozelandés Motueka, llamativo en una birra de estas características.

Al tirarla en el vaso mostró un color pálido, rosado, con una generosa carbonatación y una cabeza algo tímida, pero duradera. Su nariz era fresca y floral, con notas a frutos rojos; ligeramente avinada y con aromas propios del uso de trigo. En boca se mostró ligera, nuevamente con el protagonismo de las notas florales y también la de frutos rojos, con un suave y agradable toque ácido, bien equilibrado con el dulzor y el leve amargor, que la hacía muy bebible en conjunción con la poca graduación alcohólica.

Una cerveza reivindicativa, hecha para sobornar convencer a Joseph "Sepp" Blatter, presidente de la FIFA, para que se celebre el mundial de fútbol de 2022 en Escocia. No es una cerveza más, sin duda: de baja graduación (algo que, por suerte, empieza a verse más y más) pero conservando mucho carácter propio; refrescante y equilibrada, un aperitivo ideal para antes de comer. En mi opinión es una lástima pensar que, probablemente, se quedará como otra edición limitada y no tendrá continuidad, ya que la disfruté mucho.


La Calavera American Motherfucker

La siguiente parada fue nacional. Desde hace unos meses parece que cada vez se está hablando más de los chicos de La Calavera, y no es casualidad. Esta American IPA es una muestra más de su determinación en situarse en boca y en nevera de tantas casas, bares y tiendas como les sea posible.

La American Motherfucker, al verterla en la copa, mostró un color anaranjado intenso, con algún punto de turbidez y una corona de espuma blanca, algo cremosa y de largo recorrido. Su aroma era, tal como uno podía presuponer, el de lúpulo americano, que en este caso obsequiaba con notas intensas herbales, frutas como la naranja amarga y el pomelo, y un suave fondo de caramelo. En cuanto a sabor, destacaba su duradero amargor, compensado en parte por el toque dulce de las maltas; resinosa, cítrica, con un cuerpo medio y carbonatación moderada.

Con el aspecto transgresor de la etiqueta uno no podía esperarse menos que una India Pale Ale para dar caña al aspecto del lúpulo, con 52 IBUs que se dejaron notar. Si te consideras un hophead, esta es definitivamente una cerveza local que deberías probar, ya sea sola o acompañada de comida especiada o salchichas tipo frankfurt, bratwurst y demás, gracias a su perfil y capacidad de arrastrar sabores ligeramente agresivos al trago.


Brewdog & Victory Brewing U-Boat

La última de las muestras era la que, por concepto, más curiosidad me despertaba de las tres. Una cerveza pensada como una Porter ahumada pero fermentada con levadura Lager: tenía ganas de evaluar, dentro de mis limitadas capacidades sensoriales, cómo afectaba el uso de este tipo de levadura y su posterior maduración de dos meses a una cerveza de 8,4% ABV y hasta 5 maltas distintas (sin contar la base).

Esta colaboración transatlántica se presentó radicalmente negra en el vaso, con una espuma media y compacta de color tostado que me acompañó durante todo el recorrido. Ya sólo destaparla destacaba especialmente un agradable aroma de chocolate dulce, acompañado por notas suaves ahumadas y un fondo entre torrefacto y acaramelado. El Mittelfrüh y el Galena pasaban bastante desapercibidos, aunque sí aparecían en boca tímidamente aportando ciertos matices herbáceos que luchaban en minoría por dejarse notar en un equilibrado pero sabroso mar de maltas oscuras entre el que, nuevamente, destacaba el chocolate, el torrefacto y la suavidad de la malta ahumada, menos notoria y agresiva de lo que habría esperado (algo que, en este caso, agradecí). Al final aparecían, además, algunos puntos de frutas del bosque secas. Muy limpia al trago, la cerveza se mostró intensa, dulce y suficientemente amarga, con un final seco y un cuerpo generoso.

En definitiva, una cerveza que se gusta y se deja beber, que entretiene fantásticamente el paladar con una intensidad sabiamente moderada. Muy rica, aunque yo, personalmente, le quitaría un punto de graduación alcohólica.

---

Y hasta aquí ha llegado el repaso de novedades cerveceras. Antes de despedirme, agradecer a Crusat el envío de estas deliciosas muestras.


Salut i birra!

Comentarios

  1. Aún me falta por probar esta última, a ver si le doy salida y publico mis impresiones, pero ya te digo que con una de ellas discrepo en mis sensaciones. A ver si adivinas cual... Jeje! Salut Joan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me lo puedo imaginar. La Blatter a mí personalmente me encantó, por diferente y sorprendente, y porque se dejaba beber genial; pero entiendo que no será una opinión muy compartida con otros compañeros cerveceros. ¿Supongo que te referías a esta, verdad? :-)

      Eliminar
    2. ... y volveremos después de la publicidad... ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Precio y especialidad

The Sub - Test de producto

Post-verdad mediterránea