Industria paralela...

Justo antes de empezar mis vacaciones veraniegas recibí una invitación por correo electrónico. Jordi Sánchez Puig, una de las personas que forma parte del proyecto Lupulina.cat, convocaba a todo aquel que pudiera estar interesado a una jornada de puertas abiertas para conocer su plantación de lúpulo en el Veïnat d'Esclet de Cassà de la Selva, precedida de una ponencia y una comida popular. Llevaba tiempo buscando un hueco para poder visitar esta interesante nueva iniciativa, y la convocatoria me vino como anillo al dedo.

En una muy calurosa mañana de agosto, después de dar un par de vueltas para encontrar el caminito exacto, nos plantamos en Mas Barnés, donde Jordi y sus compañeros iban recibiendo a la mucha gente que se apuntó a la jornada, mientras el primero hacía una pequeña introducción previa a la visita a la plantación. Después de un par de indicaciones, subrayando el hecho de que la cosecha de algunas variedades de lúpulo ya se había realizado, nos dirigimos en masa a pasear entre plantas trepadoras y a oler lúpulo fresco, bajo un sol que no daba tregua.

La sensación generalizada en la plantación fue de sorpresa por sus notables dimensiones. En esos momentos, pudimos oler lúpulo Cascade fresco así como Centennial (si la memoria no me falla) y otras variedades de plantas que ya habían sido cosechadas pero que tenían algún que otro cono para partir y husmear. No era el caso de muchos de los compañeros de visita, pero en el mío particular era la primera vez que podía pasear entre plantas de lúpulo y dejarme seducir por los aromas frescos propios de la lupulina contenida en conos recién recogidos.


A continuación pudimos visitar, ya dentro de la masía, la zona de secado del lúpulo. La cantidad inicial de humedad que presentan los conos, según nos comentaron, oscila entre el 70% y el 80% y lo miden con un electrodoméstico que se vende para hacer lo propio con la fruta. A partir de ahí, calculan el peso que debería tener el lúpulo una vez seco y lo mantienen en cajas, dentro de una estructura de madera creada por ellos mismos a la que se aplica calor hasta conseguir el punto de secado apropiado, momento en el que se envasa el producto para poder comercializarlo.

Fue una alegría ver como la jornada había traído hasta la pequeña localidad de Cassà a muchos cerveceros y homebrewers de toda la geografía, interesados sin duda en este significativo avance que puede suponer la aparición de iniciativas como la de Lupulina. Muchos de ellos, de hecho, aprovecharon para proveerse de materia prima para sus elaboraciones.

La jornada siguió en el colegio Puig d'Arqués, donde el experimentado brewer y profesor de la Beer Academy Julian Herrington (ex Shepherd Neame, parte actualmente de Meantime y, como curiosidad, inventor de la receta de la archiconocida Spitfire) nos hizo una presentación sobre el uso del lúpulo fresco. Algunos de los cerveceros presentes pudieron, además, contarnos su experiencia a la hora de utilizar lúpulo recién cosechado en sus recetas.


Seguidamente, fuimos a comer, momento en el que pude intercambiar impresiones con varios de los asistentes, así como sentarme al lado de Dani Ruiz (CerveTv), que me contaba los detalles de su interesante y novedoso proyecto BrewHome. Espero poder postear acerca de él pronto.

Recapitulando, decir que me gustó mucho la actitud y a humildad con la que el equipo de Lupulina.cat está afrontando este nuevo reto. Durante la jornada demostraron ganas de aprender, no de adoctrinar, y de dar un buen servicio a la industria local para que todo esto siga creciendo y se fomente el intercambio necesario entre profesionales.

En un momento en el que la industria microcervecera está avanzando más que notoriamente, en cuanto a calidad de producto y capacidad para reducir costes, es clave la aparición de una industria paralela que apoye y abrace a los cerveceros que han apostado por la producción de cerveza, ofreciendo un producto de proximidad que puede adaptarse a las necesidades de los profesionales de aquí y que, además, puede facilitar la obtención de materia prima a mejores precios sin renunciar a la calidad.

Asimismo, en un país en el que se produce tanta cebada esperamos que no tarde en montarse una maltería para dar servicio también a los microcerveceros. Actualmente se está gestando un proyecto en este sentido; ojalá pueda llegar a dedicarle una entrada en el futuro, también.

Con todo, agradecer la recepción y visita a Jordi y al resto del equipo de Lupulina.cat, que nos brindaron una gran jornada para aprender y compartir. Si el año que viene me queréis, ¡me apunto a daros una mano con la cosecha! Per molts anys i bona feina.


(Para más información sobre el proyecto, o sobre las 10 variedades de lúpulo que actualmente ofrecen, podéis visitar su página web www.lupulina.cat).


Salut i birra!

PD: si alguien tiene curiosidad y le interesa probar una cerveza local con lúpulo fresco que aproveche ahora para hacerse con La Fresca del Safareig de Les Clandestines, producida con lúpulo propio. Está en tiendas en unidades limitadas. Yo, por si acaso, ya la tengo en la nevera a punto para tomar...

Comentarios

  1. Interesante visita, la visita a un campo de lúpulo es algo que tengo pendiente, a ver si nacen más proyectos como este.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Gonzalo. Creo que hay más proyectos en marcha en estos momentos, pero es un proceso largo hasta poder llegar a comercializar. Realmente la experiencia se gana en cada cosecha, y no se recoge cada mes precisamente :-). Muy positivo, en todo caso, ver que hay gente dispuesta a aprender, formarse y arriesgar para sacar adelante proyectos tan interesantes y provechosos para todos. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Interesantísima propuesta que estoy seguro ayudará a los productores a la hora de ajustar precios y mejorar la calidad de sus cervezas con lúpulo en condiciones. Gracias por darnosla a conocer y una abraçada Joanet! Salut!

    P.D. Me tienta mucho esa Clandestines pero con lo que comentas de disponibilidad me temo que voy a tener que quedarme sin ella... :(.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que dentro de un tiempo no sean una excepción y haya varios como ellos, ofreciendo distintas variedades de lúpulo, de alta calidad y a precios más competitivos que los que actualmente se pueden conseguir.

      Respecto a la Fresca del Safareig, es justo la cerveza que ofrecieron Les Clandestines en la pasada edición de Sant Llúpol en la Microcervesera de Sabadell, pero cosecha 2014. Era para perder el norte a base de pintas. Caerá en muy breve, ya te contaré. (Te compraría una, pero de aquí a que te la pueda dar...).

      Salut mestre!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mash

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad