Feriante de nuevo...

Ya iba tocando. Tal como comentábamos en la Gacetilla de este mes de mayo, estamos de lleno en tiempo de ferias: esa época del año en que se concentran la amplia mayoría de eventos cerveceros por todo el territorio; y, por fin, este fin de semana pasado pude asistir, no sin cierta vergüenza por tener que esperar al quinto mes de 2014, a mi primera feria cervecera después del último Fes-t'hi.

La semana anterior, los astros se alinearon (concretamente el sol) para que una inoportuna insolación me apartara de la lista definitiva para asistir a la TCAC de Molins de Rei; una auténtica lástima, pues de las cuatro ediciones celebradas hasta la fecha es la única que me he perdido. No obstante, me quedaba una bala en la recámara: no muy lejos de casa, y con un cartel de lo más interesante, la Mostra de Cerveses Artesanes Catalanes de Manresa se erigía como mi gran oportunidad; y aunque no fue sencillo encontrar hueco, el sábado por la mañana me desperté abrazado a mi almohada, olfateando con ahínco ese agradable aroma del café y del bikini (mixto, para los madrileños) que me esperaban en la mesa del comedor de casa, preguntándome si realmente no tenía nada mejor que hacer que tomar cerveza desde el minuto 0 de mi fin de semana.

La respuesta fue que no, y en consecuencia me planté, incluso antes de que me pudieran vender el vaso, en el Patí de la Biblioteca del Casino, justo en el Passeig Pere III, en pleno centro de la capital del Bages. El cansancio de la semana no permitió hacer ni una sola vuelta de reconocimiento antes de caerme sentado en las dos sillas de barra que siempre viajan con Andrés y Sonia de As Cervesa Artesana, complementando con gracia la cuidada imagen que siempre presenta su stand. Sin vaso, charlamos tranquilamente para compensar los breves y escasos saludos que pudimos dedicarnos durante el BBF14, hasta que finalmente me hice con el vaso de media pinta (o un pelín más) y pude proceder, por fin, a jugar mi póquer de ases probando la As de Diamants.

Ideal para romper mitos, esta "Black Summer Ale" demuestra que las cervezas oscuras pueden ser tan ligeras y refrescantes como las pálidas. De perfil lupulado, pero suave, y con algún leve toque tostado; probablemente mi As favorito, el de diamants. En otra liga distinta jugaba la nada refrescante colaboración de Popaire y los de Montornès: cálida, densa, con sabor y aroma a pasas y praliné, la PopairAs pedía un postre de músico o un mel i mató a gritos. Una pasada de Barley Wine, equilibradísima, con una imagen inmejorable en versión botella.

Justo al lado se encontraban Eduard y Jose de Ratpenat Cervesers, el nuevo proyecto de un veterano y referencia del panorama cervecero catalán: Albert Sanchís (La Més Petita, Almogàver). La cervecera barcelonina tenía en oferta su IPA 2014, que ha sido un auténtico superventas en la ciudad condal desde que salió, y una novedad como la Jornal, una Mild Ale. Pude probarlas ambas: la primera, muy afrutada, con notas de melocotón y fruta tropical, un fondo maltoso de perfil británico y un buen equilibrio entre amargor y dulzor; en cuanto a la segunda, me recordó mucho la Brains Dark, una de mis favoritas dentro del estilo, y que destaca por ser especialmente tostada. Resultó muy fácil de beber, marcando el lúpulo pero sin excesos, y aunque aún tiene margen de mejora no me cabe duda de que es una de las mejores Mild que he probado fuera de territorio británico.

Foto de familia. Sacada de aquí.

Aproveché la pausa de limpiar el vaso para darme un breve paseo y estudiar mi siguiente movimiento. Vi el stand de Guineu, que en esta ocasión jugaba en casa y trajo un sinfín de novedades cerveceras: la WIPA, la WAPA, la Hop Sincope (colaboración con Bad Attitude), la APA 5 y La Fresca. Parece que finalmente los cerveceros se van decidiendo a sacar cervezas que combinen trigo y carácter marcadamente lupuloso (otro caso sería la inmensa Citric de HOPe), algo que los gustos locales en conjunción con la climatología hace tiempo que venían pidiendo. Pensé que, en breve, tendría ocasión de hacer una buena ronda de Guineus, así que me fui a visitar a otro bagenc como es Aran León.

También jugando como local, el Pirata no traía novedades cerveceras, pero sí presentaba una nueva línea de merchandising de la cervecera surienca, con un diseño genial. Además, pude conocer a Miguel, el nuevo socio que remará para este proyecto desde ahora a fin de seguir escalando en calidad y reconocimiento (que no es que les falte, precisamente). Pude hablar de todas estas novedades y de más, Black Block en vaso, mientras observábamos divertidos como la pequeña sobrina de Aran se sentía como en casa en medio de una feria cervecera.

En ese mismo momento pude probar un sorbo de la Cardenal Cerberus, otra novedad de la comarca por parte de los cerveceros de Artés, que han incorporado a su equipo a Miquel Piqué. Sin abandonar la línea de Cerberus clásicas, esta reestructuración ha supuesto una apuesta por otro tipo de cervezas (en breve, presentarán unas Single Hop) combinadas con diseños más atrevidos en sus etiquetas. Por su parte, la Imperial Stout, que si no recuerdo mal estaba envejecida con virutas de roble y con brandy Cardenal Mendoza, se presentaba cálida, sabrosa e intensa. Una buena cerveza que, si tengo ocasión, me gustaría tomar tranquilo en casa para que el contexto sea más idóneo (lástima que me olvidé de coger la botella).

Ya llevaba alguna encima, y la llegada de Mrs. Birraire fue ideal para que fuéramos a comer algún pincho de los que ofrecían a 1 euro en la barra que había puesto Lizarran a la entrada del recinto. Asimismo, dimos una vuelta por ExpoBages, que se celebraba en paralelo a la feria, pero en el Passeig Pere III de la ciudad de Manresa. Probablemente ésta fuera una de las causas de que, al menos durante la mañana del sábado, la gente tuviera la atención desviada de la celebración de una feria cervecera que, aunque situada en un emplazamiento céntrico e ideal para su celebración, tenía competencia para la captación del público informal y curioso.

No quise irme de la feria sin pegar una obligada visita a Carlos Míguez, de Tro Ales, conocido homebrewer  que da el salto a las ferias después de que sus cervezas hayan desfilado por grandes bares de la escena barcelonesa como La Cerveteca, Ale&Hop, Homo Sibaris o también BierCab. Pude probar, una detrás de otra, la Discipulus IPA, la Ipanema y la India Black Ale, todas con un alto contenido en IBUs, y marcando lúpulo; ideales para hopheads. Especialmente fresca estaba la Discipulus, de perfil bastante cítrico, con la Ipanema subiendo un peldaño en intensidad. La más oscura de las tres paseaba, a diferencia de las anteriores, aromas y sabores de Mosaic, y un perfil maltoso menos incidente del que podía sugerir su coloración (marrón oscuro). No contento con haber probado las tres birras ofertadas de barril, me llevé a casa una botella de Chipotle Porter, que Carlos me sugirió que maridara con quesos.

Llegó el momento de retirarme de la actividad ferial del fin de semana: muy temprano, y más teniendo en cuenta que quedaba una tarde entera y todo un día de evento en Manresa, pero el deber así lo exigía. Con la Tro bajo el brazo, quise hacerme también con una Zithy, la colaboración de 4 Pedres y La Cervesera Artesana hecha en las instalaciones de As, y con diseño de etiqueta de un buen compañero gacetillero como Pedro Gómez.

Me consta de que la organización y el Ajuntament quieren seguir apostando por esta feria, la cual cosa me alegra porque Manresa es una ciudad ferial por excelencia, y con demanda sobrada de eventos de ocio, y cerveceros también. No en vano, esta ciudad mediana de la Catalunya Central cuenta con locales como La Taverna dels Predicadors, City Arms, La Panxa del Bou (ex BeerCentre, liderado por Marc y Judith de Cervesa Bou), Moe's o Bohèmia, y está flanqueada por grandes cerveceros de la escena catalana como los Guineu, Pirata y Cerberus.

Felicitar y agradecer a Events Cornellà y BeerLook la iniciativa y buena organización del evento, que contaba con una oferta de actividades y cervezas muy atractiva que, desgraciadamente, no pude aprovechar tanto como me habría gustado. ¡Espero con ganas la segunda edición!

Salut i birra!


PD: efectivamente, te has dado cuenta: no hice más que una foto en toda la jornada. Aunque supongo que debería interpretarlo como una buena señal...

Comentarios

  1. Para los seguidores de la Mataró Beer, solo informar que también estuvimos allí con nuestras 3 variedades, la Mataró blat, la Mataró Special Bitter y nuestra novedad la Mataró Baltic Porter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, como tantos otros compañeros que no pude visitar. Espero tener más tiempo en la próxima feria y probar la Baltic Porter, bien conocidas ya por mi parte tanto la Blat como la Special Bitter. Gracias por tu aportación, Eva. Salut!

      Eliminar
    2. Gracias Joan, encantados de compartir una cerveza contigo y charlar un rato. :)

      Eliminar

Publicar un comentario