3er #FFdA - Resumen y próximos pasos...

Demora importante la mía al colgar este post. Realmente, al convocar la tercera edición del siempre-patillero #FFdA no podía esperarme que junio sería un mes tan complejo para mí: cambios vitales en muchos aspectos que me dificultaron mucho el sentarme tranquilo a leer y escribir. De hecho, el blog fue uno de los máximos perjudicados de esta situación, y entradas de las que me ilusionan (como ésta o la de crónica de la XVIII Mostra de Mediona), se quedaron en la carpeta de borradores.

Pero -tirando de tópico- siempre se ha dicho que más vale tarde que nunca, y es por eso que no quise dejar este Finde Fondo de Armario sin su correspondiente entrada de resumen: tan larga de producir como divertida para repasar todo lo vivido (digitalmente). Era especialmente triste no publicar, además, celebrándose como se celebraba el primer aniversario de la iniciativa, y contando con una primera prueba de evento "en vivo y en directo" como fue el #FFdA-Live. Así, aunque ya ni nos acordemos, vayamos a repasar lo que sucedió:


Resumen:

Siguiendo el orden de inscripción, nos vamos a casa de un valenciano de adopción, que antes de empezar nos dejó una frase para la posteridad en relación al #FFdA: "De joven, buscaba polvos y para ello, me ponía perdido de cervezas, ahora busco cerveza y me pongo perdido de polvo". Con el listón así de alto, no se podía esperar menos de su selección cervecera: Brewdog + The Lost Abbey Lost Dog, y la clásica Hel & Verdoemenis de De Molen. Uno podría pensar que éstas fueron las birras de Álvaro Petróleos, pero en realidad fueron las de Txema. (Y en respuesta a la duda planteada en el post, patillero es el evento; ¡yo soy casi imberbe!).

Y de una frase lapidaria, pasamos a un post lapidario. La currada monumental del dúo observador en este Finde Fondo de Armario merece mención especial. Y es que a parte de sacarse unos birrotes de cuidado, nos conducen con maestría por una experiencia infernal de música y cerveza, con fotos demonizadas para la ocasión. La De Molen Rasputin Bruichladdich BA fue acompañada de la versión de Rasputin interpretada por Turisas; siguió, a todo volumen, The number of the beast de Iron Maiden con la Hel en Verdoemenis 666 de De Molen. A continuación, rumbo al infierno con Highway to Hell de AC-DC, cayó la Inferno Ale de The Lost Abbey, y terminaron la "épica y demente noche" con las trompetas de Carmina Burana anunciando el Judgment Day de The Lost Abbey. Estas experiencias birro-freakies se agradecen, y textos tan trabajados y buenos son los que dan vidilla de verdad a estos encuentros digitales; ¡grandes D&D! (vale mucho la pena releerse el texto).

Por su parte, Raúl volvió a escribir en su añorada bitácora para presentarnos tres joyas: Mikkeller + Three Floyds Boogoop, 't Gaverhopke Den Twaalf y la AleSmith Wee Heavy. La primera, muy original gracias al trigo sarraceno; la belga, de la que tenemos ciertas dudas que tomara al no haber foto, asegura que contaba con un punto metálico y ácido en nariz, pero que para nada le parecía inapropiado. Finalmente, me quedo con el calificativo de "tocha" para hablar sobre la AleSmith. Destacable, por cierto, la pereza a la hora de pensar maridajes para cada una de ellas.

JAB, muy concienzudo él, tenía guardada una cerveza especial para sacarla en este patillero contexto; pero, además, a última hora pudo sacarse otro as de la manga. La primera fue un pedazo cervezón que vamos a extrañar de lo lindo: la Smoked Baltic Porter de Great Divide. Con nueve mini-jabs y medio en un blog de referencia como el de Juan Antonio, la verdad es que sería para llorar si no la hubiese probado. El as fue una Abbayé du Saint Bon Chien de la BFM, en botella de 75cl estilo growler de La Tape. ¡Menuda selección! Un apunte: según nos comenta en el post, en Labirratorium guardan algunas SBP en la trastienda... Si veis a alguien cavando en alguna calle de Argüelles ya sabéis el porque.

Gonzalo, en Humulus Lupulus, fue rápido en apuntarse, pero no en postear. Realmente, la tardanza de este resumen es más culpa suya que mía... En fin, en su "FFdA en diferido" se tomó una fantástica Juliett Reserva de L'anjub, invitado por 2d2dspuma, y una St Bernardus Tokyo, una cerveza que creo que todos los que la hemos conseguido la hemos guardado para alguna ocasión especial, y que no falla. Dos cervezas de edición limitada no es un mal balance para una primera participación. Acaba el post deseando formar parte de más ediciones: desde aquí también lo esperamos.

En cuanto a Oh Fran, que no tiene alma ffdeaera, ni paciencia, ni espacio para guardar botellas, su participación en el evento fue memorable a la vez que imaginativa, pues para escoger las cervezas se imaginó cuáles elegiría para envejecer de tener la capacidad. De esta forma sacó una Mikkeller Not Just Another Wit antes de empezar la sesión en directo, que recomendaría para todo el mundo; también con anterioridad al FFdA en vivo, la To Øl By Udder Means se convirtió en la sorpresa particular de la tarde fondera, mostrándose como una Sweet Stout cremosa y equilibrada gracias al lúpulo. Ya en el Hangout, sacó una carta ganadora como la Haandbryggeriet Dark Force Reserva, para disfrutarla despacio y con tiempo.

Si nos desplazamos de nuevo a tierras valencianas, Pau se dio un baño de birrotes multinacional de los que da envidia: empezando picantón con una Dieu du Ciel! Aphrodisiaque, equilibrada y compleja; siguiendo con una deliciosa Norwegian Wood de los genios noruegos de Haandbryggeriet, que tanto temor y respeto le despertaba por las expectativas de la marca, del estilo y por tener un nombre tan atractivo para los amantes de The Beatles; después, puro misticismo con una de las causas de que uno de los blogs de referencia del panorama se llame como se llama: la Hommelbier, pero en edición especial Harvest 2012. Por último, copazo de una "Fondo de Barril" como la Hemel & Arde de De Molen, envejecida en barrica de Bruichladdich de 1972. ¿Creéis que deberíamos dejarle participar en la cuarta edición?

En el Jardín del Lúpulo, a contracorriente, en lugar de sacar pepinos se sacaron una cerveza de sesión de las que no se guardan, sino que desaparecen a docenas de la despensa sin que te des cuenta: una birra para "beber sin parar, con ritmo", la Sheperd Neame Master Brew. Además, Rodrigo fue uno de los otros ilustres participantes al #FFdA-Live, tomando en reunión con los demás una porter ahumada hecha para la primera edición del concurso de homebrewers EJDL, hecha por Dani Ruiz, y que cuenta con un caballeroso busto del Barón jardinero y un nombre que le pega fantásticamente: Conde de Valdezate.

Albert Espinosa (no es el de Pulseres Vermelles) debutaba desde la Trastienda de Baco, definiendo #FFdA como eufemismo y como justificación a la ostentación cervecera, que aunque no sea el fondo quizás no le falte algo de razón en algún caso. Pero no siempre es así, y lo demuestra él mismo sacando una Gala de Flors que, por su especialidad, se había ido quedando para más adelante, pero que maridó con una completa ensadala. También cayó una clásica que se resiste a desaparecer, la Titan IPA, con un tártar de atún y salmón con guacamole. Después de inspirarse con el libro de El Racó d'en Cesc, sacó la Ruscalleda que lleva dentro para maridar la genial, y también mítica de este certamen, Hel&Verdoemenis con un bizcocho de chocolate gentileza de su mujer Ana. La conclusión, no obstante, fue que mejor no dejar para mañana lo que se pueda beber hoy.

Otro debutante fue Oliver, con su blog Lúpulo y Cebada, que decidió ir a tiro fijo y centrarse en sólo una cervecita; pero vaya una. Ni más ni menos que la espectacular Ypres de De Struise, de la que hace un detallado análisis sensorial para acabar reflexionando sobre cómo le habrían sentado unos meses más de espera, aunque sin arrepentimiento por haberle dado una oportunidad que otros ya le dimos por no ser capaces de resistirnos. Estreno glorioso.

A continuación, el señor de las mayúsculas; el blogger que escribe en voz alta. Jorge rebautizó la jornada con un nombre que no me atrevo ni a reproducir, y a parte hackeó la imagen del vaso y la botella. Pero no se pasó todo por el forro, ya que sus cervezas eran fonderas fonderas: una Bresañ Maricantana que llevaba esperando desde la lejana AMCA, una conocida del evento como la Fuller's Vintage Ale 2011, una auténtica cerveza anciana como fue la Mort Subite Peche con caducidad en el 1992 (!!!) y por último una Freya que, lejos de perder acidez de la lima, parecía haber ganado. Respecto a la espectacular elección olímpica, dijo que era un experimento que iría repitiendo. Un crack.

Dámaso, Damcu para los internautas, tenía un auténtico arsenal para la ocasión: "cava hecho cerveza" con la Infinium de Weihenstephaner y Sam Adams, "vino de cebada" con la Bommen&Granaten, una exclamación de "Dame Brettas por favor" ante la Mikkeller It's Alive White Wine Barrel Aged y "una joya demasiado joven" con la hermana menor de una de las tomadas por Jorge, la Fuller's Vintage Ale, en este caso de 2012. El domingo, la clásica reina negra Yeti Stout de Great Divide terminó un fin de semana en que se prometió más marchilla de cara a futuro, con un armario con referencias en pleno envejecimiento que parece que nos darán color en próximos eventos.

Desde tierras alemanas, Diego nos confiesa que tiene su fondo de armario en su país de origen, y por tanto no disponible; supongo que hizo números para la furgo refrigerada y no le salían por ningún lado. En todo caso, empieza su "finde" con la birra más antigua de su nuevo armario germano, una Franziskaner Royal con olor a corn flake, gracias a la que divisa una posible iniciativa muy ocurrente para vender más mortadela y chopped en España. Pero unos días más tarde, en una vuelta a Madrid, decidió traerse alguna botella, e incluir en su dilatado y troceado FFdA una Horn Dog de Flying Dog caducada de 2012, "tan sabrosa [que] incluso cansa".

Teddy, en lugar de retardar su participación, fue de los que la adelantó (por causas coleccionistas, como no). Al beber entre semana, no sacó tanto petrolaco como abría querido, pero ya desde inicio dejó patente de que la tiene más grande que otros (la despensa). Así, con una Mine is Bigger than Yours de Mikkeller empezaba su particular festival, que le llevaría a degustar también una Westvleteren Blonde (otra cervecera clásica del evento) y, finalmente, una Rosé de Gambrinus de Cantillon, en pleno año particular de espontaneidad. En su texto, Jose demuestra que ha empezado a encontrar la vía patillera en la vida; otro pa la causa.

Desde Barcelona, como Oliver, Roger también fue monógamo y se lanzó a por una botella que esperaba su oportunidad, ya caducada desde hacía tiempo. Conocida ya en ambientes ffdaeros, la Belgian Style Yeti de Great Divide mostró todas sus virtudes, "rozando la perfección", a pesar de estar caducada; y es que cervezones como éste no entienden de fechas. 65cl de placer que se pimpló como si nada. En cuanto a la pregunta final, ya veremos cuando llega la próxima convocatoria, y en qué forma se presenta...

Como ya he dicho en otras ocasiones, si alguien se identifica 100% con esta monumental patillada es el amigo Carlos Portolés, que [por desgracia sólo] postea cada medio año para celebrar el #FFdA de turno. Y mira que tiene cosas interesantes que contar, como demuestran sus dos posts de esta tercera edición (1 y 2). Destaca en el primero que, por fin, cuenta con un auténtico armario cervecero para que queden cervezas en el fondo; grande. A parte, como de costumbre, vuelve a echarme las culpas de todo. Cerveceramente, sacó dos sours belgas como la Duchesse de Borgogne y la Rodenbach Grand Cru, luego la Snake IPA y la Gonzo de Flying Dog. Pero, una vez más, quiso acabar con el bienestar interior de algunos, y por eso se abrió una Cantillon Gueuze de 1995. Indignante.

Gonzalo y Álvaro, en Amante del Lúpulo, vivieron también su primer #FFdA en plena época de exámenes; y la cosa ando bastante oscura (cerveceramente; académicamente lo desconozco). Como birra inaugural, la Brewdog Paradox Isle of Arran, que a la postre sería la más bien valorada, les dejó enamorados. A continuación, una Ola Dubh 12 de Harviestoun, densa y para disfrutar en tranquilidad. Terminaron con otro petróleo whiskero (¿qué tipo de birras les gusta?) como la Bakker Wort Bowmore BA de De Molen, que con sus 15,2% y su alta complejidad no la ven apta para principiantes.

En Cervecearte, Mireia y Andrés lo celebraron el miércoles después (es lo que tiene dar flexibilidad absoluta a los participantes...). Pero la espera valió la pena, pues sacaron una buena variedad de birras, empezando por la hulkiana Green Easter de Mikkeller, y siguiendo por la -repe- Rodenbach Grand Cru; pero volviendo a Dinamarca, la siguiente fue la impronunciable Kåååd de Amager, la versión Calvados de la mítica y deliciosa Mikkeller Beer Geek Brunch Weasel y la rarísima Christiania Thy Pilsener, que sin ser una maravilla dio color y variedad a la convocatoria. ¡Buena cosecha!

Jose, de Un Mar de Cervezas, cogió sus tres referencias más polvorientas para debutar con suavidad y frescura: una Estivale de La Rulles, refrescante e ideal para los días más calurosos, si bien le pareció pobre; una Viven Ale, rubia belga que no se le nota el alcohol y que es sumamente fácil de beber; y, por último, una Samuel Smith Organic Apricot, que aportó color y fruta a la convocatoria, recordando más una sidra que una cerveza en palabras del compañero marítimo. Ésta última, por cierto, fue acompañada de torrijas caseras (menuda delicia). Nadie dijo que el #FFdA fuera cosa exclusiva para cervezas extremas, y en el Mar nos lo demuestran.

Una de las bajas que habría sido sensible es la del petrolero Álvaro. No obstante, en plenos exámenes también, vio una solución para poder estar una vez más en este evento: participar, como una cobaya, en el experimento en directo que supuso el #FFdA-Live. Como era de esperar, se sacó un birrote denso y aromático, concretamente la Clown Shoes Vampire Slayer, hecha con agua bendita (!), maltas ahumadas y estacas mata-vampiros. Muy apropiada para un personaje oscuro como el autor de Petróleos Blog, que confirmó la pérdida del ahumado por la guarda de la cerveza, que aunque saliera un poco una vez evolucionada dio protagonismo absoluto al chocolatazo y café predominantes. Otro festín monogámico.

La Birrapedia en bloque se volcó en la convocatoria desde su blog, haciendo un divertido juego de números para sus elecciones: fueron tres, tantas como personas integraban en esos momentos la iniciativa. Para empezar, la Chimay Spéciale Cent Cinquante, ya que la suma de las edades de todos ellos sumaba esta no menospreciable cantidad; la segunda opción fue una clásica Rodenbach Vintage de 2008; y como finiquito la 666 The Beast de Naparbier, que según comentan resume su manera de funcionar, en triadas o también en parejas (según se dé el caso) para tirar adelante tan diabólico proyecto. Yo más que demonizarlo, lo alabaría por sus grandes virtudes informativas.

También estuvo celebrando el encuentro digital Fernando Sánchez, "Dirty Sánchez" según Fábrica Maravillas, muy activo por Facebook y buen compañero de birras en mis pasadas noches madrileñas. En su participación no se quedó precisamente corto: "9 grados muy disfrutables" con la Nøgne Imperial Stout; una "cosa elegante" como la -repe- Cantillon Rosé de Gambrinus; y, finalmente, una cerveza que está "bastante bien pero sin matar", la nueva trapista austriaca Engelszell Gregorius. Por redes sociales o si te decides a abrir una bitácora (tienes muchas cosas interesantes que contar) esperamos verte en nuevas ediciones.

Para cerrar el capítulo de Frikis Birreros in Action (según palabras del compañero Damcu), por mi parte en Can Birraire se degustaron hasta cinco cervezas distintas, resumido en dos posts (1 y 2). Como ya es habitual, todas tuvieron su "apodo-resumen" para una impresión inmediata de cómo funcionaron en el evento: "la imponente" Hacker Pschorr Münchener Gold, "la social" Ales Agullons Extra Pura, "la perfecta" Haandbryggeriet Cuveè #1, "la fácil" Emelisse Rauchbier y, por último, "la reformulada" De 7 Deugden Vlier + Fluiter. Variado festival.

Y salvo error por mi parte, esto fue todo lo que dio de sí la jornada, que otra vez ayudó a dar un poco de rotación a los stocks de quienes acumulamos más de la cuenta, y en otros casos sencillamente sirvió para pasar un buen rato disfrutando de la cerveza. Destacable también que es un evento en el que el interiorismo juega un papel secundario pero clave: muebles, manteles, baldosas y otros elementos vintage decoran muchas de las instantáneas tomadas para dar ese punto amateur auténtico que demuestra que esto un entretenimiento popular, abierto a todos.

Mi retraso en publicar ha sido lamentable, aunque debo confesaros de que no me ha desagradado recordar, pasado el verano, cómo fue este 3er #FFdA a fin de completar el post que he escrito de manera más fraccionada en toda la historia de esta bitácora. Espero que también os resulte interesante haber hecho este repaso tanto tiempo después... y sino ya sabéis, que aquí nadie estaba obligado a leer.


Próximos pasos y opinión de los participantes:

Nuevamente, me gusta haber podido compartir un evento comunitario con toda la panda bloguero-cervecera (y demás "cerveceros digitales"), así como conocer a nuevos compañeros y sus bitácoras. Para la cuarta convocatoria tendremos ocasión de volver a sacarnos alguna cosilla interesante, aunque estoy considerando seriamente la posibilidad de cambiar ligeramente de formato a fin de que el #FFdA no se haga monótono y pesado. Incluso especulaba con la idea de pasarlo a periodicidad anual, con el objetivo de apostar por la originalidad y la aparición de nuevas iniciativas, así como dar más margen para la generación de fondo de armario cervecero. Como yo sólo soy el convocante, ¿qué les parece a los participantes? Vuestra opinión será importante una vez más.

Mientrastanto, recordaros que tenemos pendiente, a partir de este lunes, la participación en Mi Beerano Cervecero, el evento digital organizado por Pau Lupuloadicto a fin de contar las peripecias cerveceras de verano. ¡No os olvidéis de postear vuestras batallitas para el #MBC13!

A partir de aquí, sólo agradecer nuevamente vuestra participación en el 3er Finde Fondo de Armario, esperando poder convocaros en breve para alguna nueva patillada que tengo en mente. Eso sí, dejemos pasar el #MBC13 antes que nada.


Hasta entonces, salut i birra!

Comentarios