Bon rotllo

Buen rollo y cerveza son dos conceptos que guardan una correlación importante. Una asociación de ideas entre ambos es algo común cuando se describe el ambiente de algún evento social, desde un cumpleaños a una excursión, pasando por encuentros, quedadas, ferias, presentaciones y un largo etcétera. Uno puede ser consecuencia del otro; y el otro consecuencia del uno. No están imperativamente unidos, pero para muchos el buen rollo sin cerveza, o la cerveza sin buen rollo, pierde gran parte de su sentido individual.

Con todo este buen rollo (de rollazo) que he soltado para empezar, podría pensarse que estoy en disposición de redactar un post largo, pesado, conceptual y abstracto acerca de la cerveza y su consumo, cuando en realidad lo que tengo en mente es hacer una breve crónica sobre un evento al que fui formalmente invitado (vía Facebook, dado que las nuevas tendencias, en forma y elegancia, lo exigen así), a celebrarse este pasado domingo.

En una empinada urbanización de Les Planes (Sant Cugat del Vallès), en Collserola, se encuentra una finca situada en plena cuesta, con una cálida casita de madera y un viejo y estrecho molino reconvertido a... ¡fábrica de cerveza! El centro operativo de Senglaris, un grupo de homebrewers barceloneses, fue el escenario escogido para celebrar el susodicho evento: el primer aniversario de este grupo de cerveceros caseros, y el segundo de los mediáticos Caçadors de Cerveses - Beer Hunters.

Para mí, si una cosa desprenden los Caçadors es buen rollo. En cada feria, en cada bar, en cada ocasión que hemos coincidido, ha sido juntarme con ellos y sentir que me inundaba esa sensación de relajación, bienestar, flexibilidad, compañerismo, ciudadanía y felicidad. Su función como grupo no parece otra que la de pasarlo bien; sin más. Resulta envidiable.

Aunque su aportación al panorama cervecero puede tener, desde otras plataformas, un formato, un contenido y una repercusión totalmente asimilable a la de los blogs, nunca les he identificado como bloggers, ni como creadores de contenido, aún siendo muy prolíficos en este sentido; sino como generadores de buen ambiente. De manera muy apropiada y gráfica, me gusta compararlos con la buena cerveza: a su alrededor se dan las condiciones ideales para pasar un buen rato.

En esta ocasión, en un rincón perdido de la sierra barcelonesa, se dieron nuevamente esas circunstancias; como no podía ser de otra manera. Fue una reunión de personas (muchas de las cuales no nos conocíamos) sin restricciones de edad ni estilo, pensada desde la misma filosofía vital que ejercen los Caçadors como grupo: compartir, comer y beber; disfrutar. Me atrevería a decir que todos los asistentes estábamos allí sin mayor preocupación que invertir correctamente nuestras horas de aquel caluroso mediodía de domingo en relaciones humanas.

El 21 de septiembre de 2011, después de medio año de haber empezado a hacerse eco de las cervezas y ferias locales, y de la escena cervecera barcelonina en general, aparecía en el muro de la página oficial de Caçadors de Cerveses el siguiente mensaje:

"l'Enric, el Pepe, l'Anton i el Martí estan fent un treball impressionant, estan restaurant un vell molí a Collserola perquè ells i dos privilegiats més poguem gaudir de la nostra gran afició: fer cervesa!! en un parell de mesos màxim estarà a punt per executar les primeres fórmules de Senglaris."

Traducción: Enrique, Pepe, Anton y Martí estan haciendo un trabajo impresionante, están restaurando un viejo molino en Collserola para que ellos y dos privilegiados más podamos gozar de nuestra gran afición: ¡¡hacer cerveza!! en un par de meses máximo estará a punto para ejecutar las primeras fórmulas de Senglaris.

(Los frutos de ese "treball impressionant" podéis consultarlos en este enlace: Senglaris - Microbrewery Project).

Un año y medio después, pudimos disfrutar de alguna de esas fórmulas que apuntaban: una refrescante y sabrosa Witbier, sin nada que envidiar a muchas cervezas que podemos encontrar en tiendas; una suave Stout, de paladar fino, acafetada e ideal para los deliciosos postres que nos zampamos; y, como no, la estrella del día: una Strong Ale conmemorativa del doble aniversario Senglaris-Caçadors, afrutadita, maltosa y con un final amargo muy agradable. Todo ello fue acompañado de una deliciosa panceta en pa amb tomàquet y un arroz de lujo al aire libre, con un delicioso sol que se había apuntado a la fiesta.


Mi conclusión, una vez más, es que no se necesita que haya buen rollo para tomar cerveza, pero como lo echaríamos en falta si no fuera así. Desde aquí, mi más sincero agradecimiento por haber contado con Mr y Mrs Birraire para un gran evento como éste.

Per molts anys, Caçadors i Senglaris! Sou molt grans.


Salut i birra!

Comentarios

  1. Joan... El Bon rotllo es algo fundamental en este tipo de encuentros y en las ferias. Ese es mi lema y lo intento traspasar incluso a las convenciones de coleccionistas, donde para mí lo primero es el reencuentro con las personas y lo segundo el intercambio o lo que sea. Eso no quita que los blogueros, cerveceros o sea no debamos ser críticos cuando corresponda y con quien corresponda. Muy buena pinta tiene el evento... y lo poco que he tratado a los Caçadors, via facebook sobretodo, me ha transmitido también esa sensación de buenrollismo que me encanta y mezclando cervezas, comida y risas... una combinación excelente... eso sí... tras más de 18 años en Valencia, aunque catalán de nacimiento... ese arroz (imagino que no será paella) me da un poco de miedo!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que tal con el buen rollo: el animador de los encuentros de coleccionistas :-).

      Eliminar
  2. No he tenido el placer de tratar mucho con los Caçadors pero con poco he tenido suficiente para percibir esa misma buena sensación que describes. Y es que en el fondo, si no es con buen rollo y buen ambiente la cerveza pierde su alma. Estupendo el guateque que os montasteis aunque al igual que apunta Txema, siendo de la tierra donde el arroz es una institución, reconozco mis reticencias hacia ese plato... Aunque por la cola estoy seguro que supo mejor de lo que aparenta... :)

    ¡Visca el bon rotllo i la bona birra! ¡Salut!

    ResponderEliminar
  3. Justo por ese motivo no me lo pensé dos veces cuando recibí la invitación, allí donde están "Els Caçadors" hay buen rollo seguro.
    Gran día cuyo principal propósito era ese, tener un gran día, y se consiguió de sobras.
    Por cierto, la paella no es como las maravillosas paellas que he podido degustar en Valencia (y también en Catalunya), pero estaba de rechupete, llevávamos 2 o 3 horas comiendo y bebiendo cuando por fín estuvo lista y dimos cuenta de ella en un periquete.
    Un placer saludar a Mr. (y Mrs.) Birraire ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei Albert! Totalmente de acuerdo con lo que comentas. Las 2 o 3 horas previas comiendo y, especialmente, bebiendo fueron un pelín peligrosas. Suerte que uno se sabe contener, porque me habría hinchado a Strong Ales :-).

      Un plaer novament company. Salut!

      Eliminar
  4. Como la respuesta habría ido en la misma línea para los dos, os la voy a hacer conjunta. Estos valencianets y asimilados sois unos ¡ricenobs! jaja. Siempre con la misma historia de los arroces. Si probáis un arroz de mi suegro un día que subáis, os daréis cuenta de que lleváis mucho tiempo engañados ;-). Todo lo snobs que no sois en cerveza lo guardáis para el arroz, jeje.

    Sobre el arroz del evento, decir que estaba fantástico. Y las birras, auguro que especialmente a Pau le habría gustado poder probar la Strong Ale. La verdad es que cada vez que tengo ocasión de probar lo que se cuece desde el mundo del homebrewing me llevo más y más sorpresas agradables. Ese trabajo desde la sombra lo vamos a celebrar en unos años :-).

    Y nada, de los Caçadors y Senglaris, creo que ya ha quedado clara mi opinión en el post.

    Salut, birra i bon rotllo QTLs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja!!! Nunca me habían llamado snob y que lo hagas tú aún tiene cachondeo, jajaja!! Te propongo lo mismo, el día que bajes nos montamos una buena paella con Txema de por medio (me propongo de cocinero si nadie levanta la mano) y hablamos, jejeje!! Salut, birra i patilleria birraire!!! ;)

      Eliminar
    2. Me apunto si puedo... Joan, en mi tierra natal he probado muy buenos arroces, algunos hechos por mi madre, otros en restaurantes... Arrós brut, arroces caldosos, calderos de bogavante, etc.... pero la paella es algo más que un plato de menú que se ofrece todos los jueves en los bares de media Catalunya!!! JA JA JA....

      Eliminar
    3. ¿Que lo haga yo tiene cachondeo? ¿Yo soy snob?

      No me vas a negar que en Valencia os lo tenéis un poco creído lo de los arroces. A València teniu la fama, i a Catalunya cardem la llana! jajaja

      Eliminar
    4. Ei Txema! El "dijous paella" ha hecho mucho daño, porque los garitos de menú cutres han sacado partido de ello ofreciendo arroces/paellas de dudosa calidad.

      Pero bueno, de esta discusión sacaremos alguna buena comilona por Levante y por el Principado :-). Mrs Birraire podría preparar un arroz de primera, pero si os venís voy a pedírselo al suegro, que es el auténtico artista, con influencias tanto catalanas como valencianas :-).

      Eliminar
    5. Fijaros, por cierto, que a sabiendas de que alguien se me podía ofender, he hablado de arroz y no de paella en el post. Aunque bien es sabido (o no siempre) que a un arroz cualquiera los catalanes lo llamamos paella de manera bastante habitual.

      Eliminar
    6. Con eso de "¿Que lo hagas tu tiene cachondeo" lo decía porque me conoces sobradamente, no porque tu seas un snob... aunque ahora que lo dices... jajaja!! Es coña, eh? Jejeje!!

      Lo de los arroces, no es cuestión de que los valencianos nos tengamos creído nada... Soy el primero que reconozco que por aquí he comido algunos de los arroces más infames precisamente viviendo del cuento, pero también he visto mucho "engendro" etiquetado como paella por casi todos los rincones de la península... "arroz con cosas" no es paella... XD

      Eliminar
  5. Por cierto, tiene coña discutirse en un post que se llama "bon rotllo" jaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El año de la lata

2016, el sector en datos

De botas, mujeres y cerveza