viernes, 8 de junio de 2012

El Anti-Post, o Lisboa...

No es habitual leer posts sobre viajes cerveceramente no interesantes. Lo general es leer las mil maravillas o mil curiosidades cerveceras que hemos encontrado en tierras foráneas. Desde grandes templos cerveceros, unos conocidos y otros no, a cervezas exóticas; los posts-viaje dan envidia sana a los lectores, que algún día esperan emular o mejorar la experiencia que otro compañero ha tenido antes.

No es el caso de este post. Lo podría definir como un anti-post, porque no da envidia ni sana ni insana; y tampoco es interesante. Realmente, no sé ni porque lo estoy escribiendo. Me imagino que me gusta dejar constancia escrita de mis vivencias birraires.

El hecho es que el fin de semana pasado me escapé a Portugal, concretamente a Lisboa, para gozar de un fin de semana de tranquilidad con Mrs. Birraire en esta caótica capital europea, que destaca por la gran variedad de cerveza platos de bacalao que uno puede tomarse. El viaje no tenía objetivos cerveceros, pero alguna incursión en la cultura cervecera local, por irrelevante que sea, siempre acaba siendo un buen complemento.

Cabe aclarar que no teníamos previsto facturar maleta, así que la cerveza que me trajera de Portugal me la llevaría puesta. Todo sería consumido in situ; pero el recurso de coger algunas botellas para el hotel estaba allí... o no. Al llegar, vi que no había minibar en la habitación, así que mis posibilidades se veían limitadas a cervecerías. Pero oye, no problemo: no teníamos mucho tiempo para visitas de esta índole, pero algo caería.

En el itinerario que nos habíamos montado, aparecía el nombre de Cervejaria Trindade como sitio para comer. Fuimos allí especialmente porque teníamos grandes referencias en cuanto a la comida y el ambiente del sitio, pero habíamos podido leer en algún sitio que fabricaban su propia cerveza (algo de lo que, por alguna razón que no recuerdo, yo desconfié); así que la Trindade podía llegar a contener un bonus track de primera línea.

¿Qué tal fue? Bueno... sólo entrar me di cuenta de que cerveza propia no iban a tener, pues me encontré una barra con varios tiradores, todos ellos con variedades de Sagres. Efectivamente, la Cervejaria Trindade es la cervecería más antigua de Lisboa, y en ella se produjo cerveza desde 1836 hasta algún punto no especificado del siglo XX. La carta estaba redactada con gracia; algo así como:

"Trindade es la cervecería más antigua de la ciudad [...] Durante muchos años los lisboetas han podido gozar de nuestra cerveza, fabricada aquí en nuestras instalaciones. En la actualidad todo el mundo puede seguir disfrutando de la mejor cerveza de calidad gracias a nuestra gran selección".

Fácil de leer entre líneas, ¿no? Al menos para mí lo fue, ya que en mi trabajo las "ambigüidades bonitas" están a la orden del día. Yo no sé si estaría tan orgulloso como ellos de haber producido cerveza anteriormente y de tener, actualmente, la misma selección que el resto de bares del país; pero para gustos, EBCs.

Buena comida, local muy bonito. Cerveza igual que
los otros.

De lo que sí estaría orgulloso es de tener un restaurante que sirviera tan buen bacalao como el que pudimos comer (Bacalhau Sao Bras; os lo recomiendo juntamente con el restaurante), en mi caso acompañado de una pinta de Sagres Blonde que, con el calorazo que hacía, entró fantásticamente. La cerveza sigue siendo tal cual la recordaba; una euro lager típica con adjuntos que, sin ser nada del otro mundo, se deja beber y refresca; de aspecto correcto y paladar depurable.

Más tarde, al terminar el primer día de visitas, nos quedaba bastante tiempo libre hasta la hora de cenar. Era el momento ideal para hacer una pequeña excursión en transporte público y visitar una cervecería que me hacía ilusión. La Cervejaria Lusitana es (o era) una cadena de establecimientos que ofrecen (o ofrecían) una buena variedad de cervezas elaboradas por ellos mismos bajo el mismo nombre que los locales.

¿Habéis notado unos pretéritos entre paréntesis? Efectivamente, al llegar estaba cerrada; algo que pudo haberme costado el matrimonio ante la sed de cerveza que tenía Mrs. Birraire. Por suerte, la sangre no llegó al río, pero la desilusión fue tal, y la sed era tan acusada, que fuimos a la desesperada en busca de un colmado y nos compramos una lata de Coca-Cola. En aquellos momentos, creedme, entró tan fantásticamente como una Witbier después de una mañana en la playa (sí, TAN bien).

Fue en este punto que di, oficialmente, por cerrado el capítulo cervecero del viaje, y eso que no estábamos ni a la mitad. Desplazarme a una zona de la ciudad sin interés alguno para encontrarme un local en traspaso y no una cervecería me cabreó sobremanera. En ningún sitio pude leer que ya no existiera.

Y aunque el capítulo estuviera finiquitado, alguna que otra Sagres tomé. La última, concretamente, fue una Bohemia, que para dar ese puntillo final a las desgracias cerveceras del viaje me pareció bastante peor que la última vez que la había probado. No está mala-mala tampoco, pero en mi memoria estaba una cerveza que, cual Voll-Damm, ofrecía una alternativa interesante en bares comunes (sí, soy volldammista; y no tengo ningún problema en admitirlo).

No obstante, estoy hablando de bastantes-muchos años atrás, y puedo entender que mi percepción cervecera haya cambiado notablemente desde entonces; y que la Bohemia, así como tantas otras, no me diga lo mismo que antaño.

Turísticamente muy bien, eso sí. Una ciudad curiosa,
Lisboa.

Una muy buena experiencia el viaje desde el punto de vista turístico y de desconexión. Cerveceramente, horrible. Cierto es que se trataba de una escapada sin ninguna aspiración en este sentido: no me había preocupado de buscar grandes planes, ni mucho menos (consulté un par de referencias para poder hacer algo si nos encajaba, pero nada más). Pero vamos, alguna experiencia esperaba traérmela de vuelta.

Creo que este post llega en un buen momento: quien lo lea, pensará que es tan grande mi desgracia que merezco la gran experiencia de mañana en Mediona. Así, nadie se enfadará al ver el resumen de la feria.

Para viaje cervecero, por suerte, queda el verano...

14 comentarios :

  1. Ánimo!!! Afortunadamente Lisboa y Portugal ofrecen muchas otras cosas mejores que la cerveza.. yo recuerdo un plato llamado 'Cabeza de Salmón'... que era eso... una señora cabeza de salmón... tremendo!!! Ah... yo también estuve en Trindade... pero al final más que cervezas, en Portugal tomava Porto y Ginginha!!! Salud y a desquitarse en Mediona... menuda envidia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lisboa da mejor para posts para "Pitanza para la panza" que no para "Y creo que he bebido" :-), en esto estamos de acuerdo.

      Sobre lo de ánimo, quedan 24 horas para que estén a tope, jeje.

      Salut Txema!

      Eliminar
  2. Joan, no en todos los lados tienen el repertorio que gozamos por "casa"... jejeje! Desconozco por completo Portugal en cuanto a cervezas pero tengo que reconocerte que tenía curiosidad por saber si el rollo "craft" tan en boga por aquí se habría extendido también allí. Una pena. De todas formas Portugal es muy grande y tengo constancia que por algunas zonas hay cosillas así que nos quedará seguir buscando y sobretodo seguir bebiendo! Ens veiem a Mediona!!

    Salut mestre!

    P.D. Bacalao y Portugal... ufff... que hambre!! ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pau! Haberlas, en efecto, haylas de cosillas... pero en Lisboa a la vista no están. No busqué nada porque pensaba que con las referencias que llevaba algo pillaría... pero me equivoqué. En todo caso, me consta que no me he perdido nada del otro mundo.

      El bacalao sí que no me lo perdí :-)

      Eliminar
  3. Bueno, creo conocer bastante bien las cerveza de nuestro país vecino de las muchas veces que lo he visitado y he de decirte que en parte tienes razón. Para mi la mejor cerveza que he probado de allí es la Sagres Bohemia, pero tampoco hay que olvidarse de la Super Bock Stou o la Classic, ésta última realmente buena. Y para rarezas la SuperBock Double Gold Cerveja de Autor, la cual la conseguí en la fábrica de Oporto pero no sería extraño encontrarla en algún Corte Inglés de Lisboa...
    Ya puestos en Lisboa te podrías haber pasado por el recinto de la Expo del 98. Allí muy cerca del Oceanario puedes encontrar la micro República da Cerveja (aunque creo que ya no es micro, sino que depande de la Unicer -SuperBock-). Allí tienen unos 7 u 8 cervezas diferentes: Doble Malta, Weiss, Whisky,...

    Vale la pena visitarla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Teddy! Vaya, si lo hubiera comentado por aquí antes quizás habría pasado por el recinto que comentas. Pero vamos, con la Lucitana pensaba que ya cumpliría... y me quedé con las ganas. Por suerte tengo ya planeadas algunas "excursiones" para sacar el vientre de penas :-). Gracias por tu aportación y un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo he estado unas cuantas veces en Portugal y el tema gastronomico es bestial, sobretodo el bacalao en las mil maneras que lo cocinan.
    Hace unos años estuve en la Cervejaria Lusitana cenando y guardo buen recuerdo de las cervezas que probé. Incluso pude comprar cerveza directa del tanque, sin pasteurizar. Me dejaron darme una vuelta por su microfábrica y chafardear un poco.
    Y en una de mis últimas visitas compré unas SuperBock Gourmet, habia 3 tipos, que no estaban nada mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ei Josep! Pues que lástima que cerraran justo el local al que había previsto ir... Pero lo importante es que pude gozar de la gastronomía local y que el viaje fue bien. Si hubiera tenido grandes aspiraciones cerveceras, está claro que me habría llegado un chasco. Gracias por el comentario i salut!

      Eliminar
    2. Joan, não perdeste nada com a Lusitana. Tal como o Josep diz, há alguns (muitos...) ano atrás a Lusitana tinha muita e boa cerveja. Hoje em dia é fabricada pela Unicer (a mesma da Super Bock) e são cervejas banais. Se algum dia passares por Coimbra, a Cervejaria Praxis tem fabricação própria e uma Weizen bastante decente :-)

      Eliminar
    3. Una lástima que haya perdido fuelle la Lusitana, aunque me quedo mucho más tranquilo sabiendo que no me perdí gran cosa. Me gustaría hacer una rutilla por el país en breve si puedo, así que me apunto Coimbra como sitio interesante para la cerveza. Esta vez no se me escapará :-).

      Eliminar
  5. Lo mejor de todo es que lo pasaste bien y disfrutaste de tu viaje, aunque fuera en otros aspectos, y no el cervecístico. Lo cierto es que Portugal se está animando últimamente un poco en el terreno cervecero, pero aún les queda mucho camino por recorrer. Están a bastante distancia nuestra, pero con el tiempo irán adquiriendo experiencia y supongo que mejorarán. Hace poco probé algunas cervezas de micros artesanas portuguesas y la verdad ni una sola era digna de mención. Bastante planas, no muy sabrosas con mucho carbónico... no me gustaron nada, vaya. Otro tema son las lagers más conocidas como la Sagres y la SuperBock, que no son ninguna maravilla, pero bueno, al menos el bacalao lo preparan realmente bien, y un pescadito con un vinho verde de la tierra está para chuparse los dedos. Al falta de pan... o de cerveza...;) Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas JAB! Sí, yo me quedo con esto: buen viaje y buen bacalao :-). Las Sagres y SuperBock no están malas, pero no mejoran lo que tenemos por aquí en supermercados. Salud!

      Eliminar
  6. Pois... Lisboa (ou se quiserem Portugal) não é o melhor país para se desfrutar de uma boa cerveja. Temos sempre a desculpa que somos um país de vinho, não temos tradição na cerveja e tal... Mas quando olhamos para Espanha, outro país que poderia dar exactamente a mesma desculpa, vemos consumidores interessados e produtores a fazer cerveja de grande qualidade. Estamos a dar os primeiros passos na produção de cervejas artesanais, provavelmente com os mesmos erros que há uns anos se viam em Espanha (tanta cerveja espanhola artesanal infectada bebi eu :-) Espero que a evolução seja igual à vossa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oi Fernando! Obrigado por seus comentários :-). Me imagino que, como bien dices, el panorama actual de Portugal es el mismo que teníamos por aquí hace no tanto tiempo. Esperemos que la evolución siga la misma y salgan artistas de la cerveza como los que paso a paso van descubriéndose por este lado de la Península.

      Sobre el bacalao, espero que sigáis como hasta ahora. Una pasada la de estilos que encontré en Lisboa; por no hablar de lo buenos que estaban todos los que pude probar.

      Saudações e boas-vindas!

      Eliminar