La Maison Belge en Madrid...

Imponente fachada y escaparate.
Hace algo así como tres semanas, pude hacer una visita que hacía tiempo que, por un motivo u otro, se me escapaba. En el madrileño barrio de Palos de Moguer, cerca de la Estación de Atocha, se encuentra una tienda fantástica para los amantes de los productos belgas: la franquicia madrileña de la Maison Belge.

Situada en el Paseo de Santa María de la Cabeza (número 42), la casa de las gourmanderies flamenco-valonas se presenta al público con un amplio escaparate, que muestra sin pudor las delicias que se pueden encontrar con sólo travesar el umbral que marca la puerta de entrada. Una vez dentro, el local se ve muy claro y espacioso; lleno de una buena variedad de productos belgas, exquisitamente presentados en elegantes estanterías de madera.

Quien conozca la cadena Maison Belge, sabrá que la mayoría de su negocio está en la cerveza, pero sin olvidar chocolate, galletas y dulces variados, y queso; la perdición para los amantes de la gastronomía en general, y de Bélgica en particular.

Preciosa.
Después de repasar de intensamente toda la variedad de cerveza disponible, decidí llevarme unas cuantas botellas, de las cuales me gustaría destacar la Gouden Carolus Cuvée Van de Keizer, que elegí confiando ciegamente en los gustos del compañero Txema... y también por la preciosidad de botella serigrafiada, todo sea dicho.

Al pagar, a parte de comprobar que los precios son francamente competitivos, pude entablar una breve conversación con el dueño, tan belga como todos los productos de la tienda. Después de confesarle mi absoluta preferencia y devoción por la cerveza belga (algo con lo que, como podéis imaginaros, él estaba totalmente alineado) hablamos sobre el panorama actual y la creciente realidad cervecera española.

Antes de irme, me obsequió con un buen taco de posavasos diversos; asimismo, me entregó la tarjeta de fidelización, que por cada 5€ gastados tienes un sello (al rellenar los 9 espacios disponibles, birra gratis).

Aunque me sigue pillando bastante mejor la Maison Belge de Barcelona, en la calle Montseny, es bueno saber que cuento con esta tienda en Madrid. Además, para quien viaje en tren desde Madrid, puede ser una buena parada previa para coger tener algún buen pasatiempo para el trayecto (siempre que, como en mi caso, no le importe beber cerveza a temperatura ambiente española).

Elegante y muy vistosa presentación. Gran variedad
belga, por supuesto.

Comentarios

  1. Un tipo agradable quien lleva la tienda junto a su hijo. Belga de pura cepa. De vez en cuando les hago una visita. Recomendable para aquellos no iniciados en el mundo de las cervezas belgas, y también para aquellos a los que les encantan, claro está. Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal JAB! Vi unas cuantas botellas de las no habituales que no me importaría tener cerca para comprarlas más a menudo :-). Realmente, un sitio muy interesante.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El año de la lata

2016, el sector en datos

De botas, mujeres y cerveza