lunes, 19 de diciembre de 2011

Fes-t'hi-val en Vilanova i la Geltrú...


Una de las más esperadas. La "alcachofa" cumplió
con creces.
Puede que otros compañeros piensen en un título similar para sus posts del Fes-t'hi; no soy muy original, seguramente. Sin embargo, pienso que es una buena manera de dejar claro desde el inicio mis impresiones sobre este festival de invierno que ha llegado para ser un referente de este tipo de eventos.

Llegué temprano, antes de que abrieran, un poco antes de las 11 de la mañana. Fuera de la carpa estaban Kevin y Pep Andreu (de Marina), a quienes empecé a presionar para que pincharan su Grim North de barril temprano, ya que por tener otras obligaciones justamente el dia del Fes-t'hi, tenía que marcharme al mediodía (una putada en toda regla, pero hacía tiempo que lo tenía agendado).

Esperando aún la apertura, tuve la primera alegría del día al ver que un tipo con una coleta y una cinta negra se aproximaba a mi posición. Efectivamente, Pau (Lúpuloadicto) y Rosana estaban en Vilanova dispuestos a darlo todo, y pude conocerles después de mucho tiempo de seguir sus peripecias en el blog. Cabe destacar que los Lúpuloadictos me hicieron entrega de cuatro chapas bastante antiguas y unos posavasos para mi colección; ¡muchas gracias!
¡Gracias, Lúpuloadictos!
Luego, el Fes-t'hi quedó inaugurado oficialmente, y me dirigí rápidamente a ver a Carlos Rodríguez para saldar mi cuenta pendiente desde hace mucho tiempo: compré una de las pocas Agullons Setembre que quedaban de este año, así como también una Setembre Barrica 2010. La diferencia entre ambas, a parte de la añada, es que la primera tiene como base una Lambic de Cantillon, y la segunda de 3 Fonteinen, madurando un año en barrica y otro en botella. Me habría quedado fácilmente la Setembre de Nadal (con uvas de la variedad moscatell) o la Barrica 2011 (madurada en Merlot), pero tenía otra cosas en la lista, y me daba por satisfecho con estas preventivas adquisiciones.

A partir de aquí pude reunirme con Jordi (Cerveza Artesanal en Catalunya) y empezamos la ronda de visitas. Después de hablar con varios productores sobre novedades, conocer a María (colaboradora también de la Gacetilla Cervecera) y reservar alguna de las botellas más codiciadas, fuimos a llenar nuestro vaso con la novedad que presentaba l'Anjub: la Lug. Se trata de una bitter muy sabrosa con sólo 3,5% de alcohol. Bastante amarga, con un carácter marcadamente lupulado, fue una buena cerveza para empezar (con muchas revienta-paladares por probar, al menos empezamos algo moderados).

Que difícil fue no quedarme las 4.
En ese momento, pude ver en el stand de Marina a los hermanos Andreu con un vaso lleno de cerveza muy oscura. Con una mirada de complicidad, me indicaron que ya habían pinchado la esperada colaboración con la micro inglesa Steel City, de Sheffield. Después de dejar mi vaso impoluto, me lo llenaron de Grim North. Estuve tranquilamente 3 minutos oliendo antes de probarla, absolutamente descolocado con el buen olor a mandarina y la falta de toques tostados en el aroma. En boca, otro mundo, más acorde a su color, pero manteniendo un carácter lupulado importante. En un principio estaba un poquillo fría para mi gusto; con temperatura salieron muchos más matices, especialmente la malta (aunque suavemente) en el aroma. En conclusión, una deliciosa Black IPA, que aunque era joven iba a por nota. Ya tengo ganas de probar la versión en botella un poco más reposada.

¡Un placer, Brian!
Después de mucho rato comentando animosamente la barbaridad de la Grim North con los hermanos Andreu, Jordi y Pau, me fijé en Brian Strumke, de Stillwater Artisanal Ales. Me dirigí a su pequeño stand y pude entablar una breve pero interesante conversación con él, en la que me contó que no tenía nada para vender porque había traído poca cerveza, aunque ofrecía pequeñas dosis de sus cervezas a quien se acercara totalmente gratis (que detallazo). Me habló de su anterior noche y de su mayor descubrimiento de la cultura local: el "porró", que le gustó especialmente, aunque dijo que era tan atractivo e ingenioso como peligroso a la hora de tomar bebidas alcohólicas (doy fe).

Luego Brian me dejó probar justo la que me parecía más atractiva, la Cellar Door, una cerveza a medio camino entre una Witbier y una Saison, especiada con Salvia. Una cerveza sorprendente, con mucho aroma a cereal y muy especiada en boca. Para hacer una idea a quien no la haya probado, de nariz me recordó (que no quiere decir que fueran iguales) la Ausesken Blanca, y en boca la Reptilian Thymus (y si no habéis probado éstas no os va a servir de nada la comparación...). La verdad es que una gozada. Tengo ganas de hacerme con alguna botella entera de Stillwater.

Nuevamente, ¡felicidades!
Y llegaba uno de los momentos especiales (y de hecho de mis últimos momentos en el Fes-t'hi). Pensando en verde (pero en referencia a los lúpulos, ojo) fuimos a por una de las cervezas más prometedoras que había en el festival, la Undead IPA de Javier Aldea. Compartiendo la botella con Jordi y Pau, tuvimos el lujo de una Imperial IPA que se codea con las mejores. Cualquier comentario positivo o recomendación sobre esta cerveza se vió perfectamente justificado a mi parecer. Para más inri, tuvimos el honor y el lujo de probarla con la presencia del propio Javier, que se unió a nuestro grupo y nos hizo una pequeña master-class sobre aspectos técnicos de la cerveza. La charla fue interesantísima, así como lo fue conocer a Javier personalmente y saber de sus proyectos.

Y con esto, pasó mi tiempo volando y no tuve tiempo de más. Después de despedirme de mis compañeros, fui a finalizar mis compras antes de coger el coche y marcharme. Me dió rabia no poder quedarme algunas cervezas a las que les había hechado el ojo, pero realmente tenía que coger mi botín en 5 minutos, y aquellos stands en los que por desgracia había varia gente esperando tuve que pasar de largo (Font del Diable especialmente, pero también Birra 08, Birres Ribbes y Zulogaarden). Una pena. Tengo una visita pendiente a la Associació Singlot, así que espero, al menos, encontrar las cervezas que me hubiera gustado comprar de Pepe. Con todo, estas son las cervezas que, ante la imposibilidad de beber más en Vilanova, me traje a casa:



La Art 1000 nits es una Bière de Garde, la primera elaboración de Art en sus instalaciones actuales en 2009, y es una edición limitada que valía la pena adquirir. Asimismo, no pude decir que no a ninguna de las Holzbräu que no había probado; ¡que bien que lo hacen en l'Hospitalet! Me había quedado pendiente subsanar un "error" del Vine a Fer Cervesa, cuando equivocadamente pensé que había adquirido la buena lager de Jo en Vull ("La Rossa"); y así lo hice, también. Pendiente desde la Fira de Torredembarra me quedaba la Verata, la cerveza especiada con Pimentón de la Vera, de la simpática gente de Moon. La Bitter de Menduiña (llamada Barda) fue la escogida para probar algo de los gallegos, a los que por desgracia no pude saludar correctamente. La otra novedad de Marina, la Mas Cremat, no podía faltar, así como la Carbonilla de mis muy admiradas Reptilian. Finalmente, una de las más esperadas por mi parte: la Sants Espasa Nocturna, colaboración de Xavi Redón (Ausesken), Bernat Carreras y Guillem Laporta (Homo Sibaris), una IPA oscura que, a diferencia de la Grim North, quiere hacer estallar algunas bocas con sus 101 IBUs.

Y con esto terminó una mañana corta pero intensa en vivencias. Os dejo con mi personal valoración "Me Gustó / Se puede mejorar" de este buen festival cervecero de invierno.


Me gustó:

- La organización en general. Desde el primer al último detalle. Actividades, comida, un programa completísimo del evento (ver siguiente punto), música adecuada de fondo y expositores de alto interés.

- Disponer de toda la lista de cervezas disponibles, con información sobre estilo, breve descripción y formato (botella o barril). Me gusta ir a hablar con los productores y ver que presentan en persona, pero disponer de una lista para mi propia planificación y para no tener que tomar notas (o tomar menos) me parece muy interesante. Si en otros festivales/ferias hay que pagar algo más para disponer de ello, lo pago encantado.

- El gran interés generado a productores, cosa que provocó que hubiera más novedades cerveceras que dinero y tiempo para que los consumidores pudiéramos probarlas todas. Degustar sólo birras nuevas en una feria es el ideal.

- Encontrar cartelitos del Fes-t'hi al entrar a Vilanova i la Geltrú. Si ya con el blog del festival y las redes sociales se había hecho un gran trabajo, este detalle fue la guinda. Singlots, chapeau! Primera edición y ya sois un ejemplo.

- Ver la camaradería y buen rollo que hay entre muchos de los productores. Habrá a quien no le importe, pero a mi me gusta ver como se ayudan los unos a los otros y como buscan las novedades de otros con entusiasmo. Para mi la cerveza es esto.

- Conocer a algunos y reencontrar a otros compañeros del mundillo, que básicamente conozco gracias al blog o la Gacetilla Cervecera. Me gusta compartir cervezas y experiencias con ellos.


Se puede mejorar:

- Soy un amante del queso; me encanta. Del más suave al más potente, sin excepción. Sin embargo, cuando voy a degustar cerveza, los olores fuertes me molestan, y el de un queso concreto que se abrió en la carpa de comida aún más. Es algo que debería vigilarse, desde mi punto de vista.

- Si un detalle más previsible falló, es el de la comodidad para limpiar el vaso. Tener que salir fuera de la carpa e ir a los baños me pareció mejorable. No fue mi caso, pero mucha gente por pereza no lo limpiaba, y aunque sea su culpa y deban avergonzarse de ello, la verdad es que una manguerita más a mano habría hecho la diferencia (desconozco las posibilidades e imposibilidades del sitio, pero "pa" pedir que no quede :-). En todo caso, mejor eso que hacer la feria fuera de la carpa, por supuesto.

- Disponer de mayor tiempo. Pero esto, mea culpa.


Y a modo de conclusión, os dejo alguna de las pocas fotos que tiré. Con tan poco tiempo no pensé ni en esto.


Premio. Ya están en la bodeguita
reposando :-).

¡En trámites para ser la primera micro con licencia de Lleida!

Contento de haberme hecho con la 1000 nits. Ya os
contaré...

Me quedé con las ganas... pero habrá más ocasiones.


En l'Anjub saben hacer cerveza. La Lug fue otra muestra
de ello.

Las muy elegantes botellas de 75cl. de Moon.


8 comentarios :

  1. Tremendo festival del que ya me llegaron impresiones via 'phone' el mismo sábado por la tarde... Espero que la iniciativa se mantenga y pueda tener la oportunidad de dejarme caer por allí!!!

    ResponderEliminar
  2. Una gozada. A ver si para el próximo te animas. Este valía los quilometros que Pau se pegó :-). Salut Txema!

    ResponderEliminar
  3. Un placer compartir la mañana contigo, maestro! Una auténtica pena que te tuvieras que marchar. Pero bueno, habrá más ocasiones!!!

    Me alegro que te gustaran las chapas, y tanto como antiguas tampoco... solamente de los 90'... jeje! Aún así me alegro que te gustaran.

    Sobre el Fes-t'hi, comparto mucho de lo dicho en este post. En un par de días a ver si publico el mío. Por el momento ya está el viernes de Mataró.

    Una abraçada, company!

    ResponderEliminar
  4. Pau! jajaj, piensa que para mi las chapas "antiguas" son aquellas que no pude conseguir por no tener suficiente "consciencia cervecera".

    Ya he leído tu post de Drunk Monk. Con lo que he visto y lo que ya había visto previamente en el maletero de tu coche ya veo que me perdí una de grande... la próxima no fallo!

    Ya tengo ganas de ver tus impresiones sobre el Fes-t'hi. Salut!

    ResponderEliminar
  5. La famosa Raclette, que cuando no está se hecha en falta y cuando está molesta....sera habitual en las proximas ediciones si las hay.

    El punto de agua...uuuufff...la historia es larga, pero, es cierto que queriamos uno dentro con su desague y una correcta ubicacion, hasta aqui pudimos llegar....intentaremos cambiar algunas cosas que el ayuntamiento "pone dificil"...tenemos algunas cartas en la mano ya.

    En lo personal tenia limpiavasos en mi stand, si cada uno lo hace asi no hay que ir a ningun sitio.

    Hay mas cosas mejorables, ya veremos....sonido, actividades, etc..

    gracias por asistir.

    ResponderEliminar
  6. El punto de agua ya me imagino que lo luchásteis... tiene que ser una faena. Pero oye, no os quedéis con el "Se puede mejorar" y mirar arriba, ¡que os salisteis! Felicidades nuevamente :-).

    Siempre hay cosas a mejorar en todo, por supuesto (y el queso de las narices, para mi gusto, era una jeje), pero siendo la primera edición mejor no lo habríais podido montar. Creo que el interés que demostraron tanto expositores como consumidores es prueba de ello.

    Salut i endavant, cracks!

    ResponderEliminar
  7. Muy buen post que ya estaba esperando sobre el Fes-t'hi-val. Sé que me repito, porque esto ya lo he comentado varias veces en diferentes foros y blogs, pero es una lástima que en Madrid y alrededores no existan iniciativas del estilo. Menos mal que este año parece que ha sido el del punto de inflexión en materia de festivales, y ya hubo uno en verano, en la cervecería L'Europe, que aunque muy modesto tuvo buena aceptación. Esperemos que cunda el ejemplo y haya más y de mayor relevancia, porque leyéndote me dan unas ganas tremendas de ir, la verdad, y me doy cuenta de lo mucho que me queda por probar y conocer de las artesanales autóctonas. Ya he oido hablar tanto y tan bien de esa Undead Imperial IPA que me tengo que hacer con una botella en breve. Ah, y coincido contigo en lo del buen rollo que existe en el mundo cervecero. Salud compañero! y a ver si nos vemos para esas cervezas!

    ResponderEliminar
  8. JAB, pues quedan pocas Undead según me han dicho. Puede que si no tiras de contactos sea difícil conseguirla hasta que no haya nueva producción...

    Yo espero que los festivales vayan apareciendo por todas partes, porque son una magnífica ocasión para conocer productores y acercar al consumidor habitual y al potencial a un mundo realmente maravilloso. Nada mejor para extender la cultura cervecera :-).

    Salud! Nos vemos bien pronto!

    ResponderEliminar