Un esperado anuncio...

Antes de irme de vacaciones, pude leer una noticia que me entusiasmó: antes de finalizar el año (y según me han comentado, dentro de nada) parece que vamos a disponer de cervezas de la Brooklyn Brewery gracias al acuerdo comercial de importación al que han llegado con los distribuidores Crusat. Concretamente, así de entrada, vamos a empezar a ver las cuatro siguientes birras: la Brooklyn Lager, la Brown Ale, la East India Pale Ale y la Local 1. Tuve el placer de probar dichas cervezas en un bonito viaje a Nueva York, y es algo que espero repetir en breve (probarlas... ¡el viaje ya me gustaría!).

Especial predilección tengo por la Local 1, una cerveza que pude comprar a última hora en un súper 24h y que me traje "de recuerdo" para casa. Me sorprendió muy gratamente desde el punto de vista conceptual, a medio camino entre una Tripel y una Saison, y por supuesto el gustativo. Se trata de una cerveza llena de sorpresas, empezando por su refermentación en botella, al estilo de algunos de los mejores champagnes. Raso y corto, pasada su primera fermentación, la levadura se filtra y, una vez en la botella, se le añade azúcar y levadura "nueva" para que vuelva a fermentar.

De hecho, con su imponente y elegante presentación ya se puede intuir que no estamos ante una cerveza cualquiera. Al sacar el tapón de corcho, un inesperado humo (al más puro estilo cava o champagne) da la bienvenida al cervecero, que al verterla en la copa puede llegar a dudar sobre el tipo de bebida que contiene la botella. En la copa vemos un líquido dorado, brillante, algo turbio; muy carbonatado y con una espuma muy consistente que nos acompaña hasta el final y nos obsequia con un lacing de campeonato.

El aroma y el sabor nos dejan un sinfín de matices, con un carácer bastante frutal, sobretodo con notas de plátano y cítricos, acompañado de suaves notas herbales, de especias y un buen toque de levadura. Con un contenido alto en alcohol (9%), muy bien integrado si bien no escondido, su sabor me recuerda el de un buen ron añejo. El retrogusto es largo e intenso, con un toquecillo de pimienta.

Yo no sé vosotros, ¡pero yo voy a llevarme unas cuantas cuando las vea por nuestras tiendas de aquí! Espero que sean las primeras de muchas cervezas de Garrett Oliver que visiten nuestras soleadas tierras.

Salut!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un tick histórico

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad