Una noche en El Estribo... (Madrid - Parte I)

Una de las cosas bonitas de ser birraire (cervecero) son los lugares y la gente que conoces mientras disfrutas de tu bebida favorita. En este sentido, y siguiendo con mi particular exploración del panorama cervecero madrileño, tenía una visita pendiente desde hacía tiempo por la recomendación que me había hecho un belga, que quedó entusiasmado con una cervecería de Madrid. Esta cervecería, algo apartada de la zona más céntrica de la ciudad, es El Estribo.

De tamaño más bien reducido, lo primero que vi cuando entré fue una fantástica variedad de cervezas, muchas de ellas artesanas y españolas. Después de observar detenidamente el "material" durante varios minutos para hacerme una idea del recorrido de cervezas, pedí una Tyris para empezar suave una noche que se antojaba larga viendo la selección que tenía al alcance.

Mi primer contacto con Andrés, el dueño, fue para pedir la cerveza y la copa, así como pedirle que no me quitara la chapa, que ya lo haría yo con mi cachivache. Andrés, muy comprensivo con los coleccionistas, me dijo que si quería me la quitaba él con el truco del euro encima del tapón, a lo que sastisfecho accedí. Luego pude beber tranquilamente mi cerveza de trigo mientras leía mis cosillas y comentaba alguna cosa con Andrés y con otros clientes.

El rock setentero/ochentero que sonaba de fondo, juntamente con una decoración adecuada, me dificultaron mucho fijar el límite horario y de cervezas de la noche, pues estaba disfrutando mucho de aquel buen ambiente. Finalmente, muy a mi pesar, decidí que iba a tomar cinco birras aquella noche, y que mis siguientes víctimas iban a ser una Brabante Lager, una Zeezuiper, una Domus Summa y una Paradox Isle of Arran.

Sobre la Tyris, un poco demasiado carbonatada para mi gusto, si bien una cerveza de trigo refrescante, buena para empezar. La Brabante Lager aplica todo lo del post anterior (gallo confundido y "embotellado para"); en este caso, la cerveza "original" es la Estaminet, fabricada también por Palm. La Zeezuiper muy bien, aunque poco compleja dentro de su estilo (Tripel). Mi primera cerveza toledana se salda con una impresión buena; si bien la Summa no es la mejor Scotch Ale que he probado, me parece muy positivo que se apueste por estilos menos vistos en el mundillo artesano español.

La traca final con una buena Imperial Stout de Brewdog para terminar la noche a gusto y contento, y marcharme a dormir satisfecho con mi experiencia en El Estribo.

A parte de mi cometido principal en la capital, que es currar como un loco todo el día, espero poder cumplir con mis "deberes" cerveceros y seguir con la agenda de visitas que tengo previstas para estas próximas semanas. Así, mis siguientes posts tendrán como denominador común la bonita ciudad de Madrid.


(Entregas posteriores):


Comentarios

  1. Voy al Estribo porque tiene las cervezas más guapas de Madrid (perfectamente explicadas por el dueño) y ahora resulta que también ponen los mejores gintonics jamas probados.
    Así no hay quien se mantenga sobrio!!!
    Salu2-G

    ResponderEliminar
  2. Un gran sitio, sin duda, El Estribo. A parte de la buena bebida que te sirven, me quedo con el trato: allí siempre te encuentras a gusto.

    Saludos Guillermo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un tick histórico

Madrid 2017 - Día 2 - Embajadores y Cortes

Madrid 2017 - Día 1 - Universidad